Jump to content

Mery Gaunt Karkarov

Magos Expertos
  • Mensajes

    947
  • Ingresó

  • Última visita

Acerca de Mery Gaunt Karkarov

  • Cumpleaños 01/01/1999

Contact Methods

  • MSN
    meryannehaughton@gmail.com
  • Skype
    mery-botias

Profile Information

  • Género
    Female
  • Location
    En algún lugar entre las sombras o en el racho, junto todos los ponyes :love:
  • Casa de Hogwarts
    Slytherin

Ficha de Personaje

  • Nivel Mágico
    8
  • Rango Social
    Dragones de Bronce
  • Rango en el Bando
    Base
  • Galeones
    29532
  • Ficha de Personaje
  • Bóveda
  • Bóveda Trastero
  • Bando
    Marca Tenebrosa
  • Libros de Hechizos
    Libro de la Fortaleza (N.5)
  • Familia
    Gaunt
  • Trabajo
    Bartender (tapadera para su negocio de traficante de pociones no testadas)
  • Escalafón laboral
    Sin información
  • Raza
    Vampira
  • Graduación
    Graduado
  • Puntos de Poder en Objetos
    960
  • Puntos de Poder en Criaturas
    70
  • Puntos de Fabricación
    0
  • Rango de Objetos
    210 a 1100
  • Rango de Criaturas
    10 a 200
  • Conocimientos
    - Historia de la magia
    - Leyes mágicas
    - Defensa contra las Artes Oscuras
    - Aritmancia
    - Adivinación
  • Medallas
    2000

Campos para Gringotts

  • Escalafón último mes cerrado
    T0
  • Posteos acumulados último mes cerrado CMI
    0
  • Posteos último mes cerrado CMI
    0

Visitantes recientes al perfil

22.302 visitas al perfil

Logros de Mery Gaunt Karkarov

Newbie

Newbie (1/14)

914

Reputación

  1. Adoraba sentirse como en casa, aquello podría volverse algo más común de incluso lo que ella podría pensar, aunque ella misma sabía que no podía estarse allí mucho tiempo, amaba sentirse libre, visitar y descubrir sitios nuevos, por eso solía desaparecer sin previo aviso, porque sino la mantendrían encerrada, como a una pájaro en una jaula. - A veces no me conozco ni yo -carcajeó levemente-. Ni yo se a veces cuando voy a irme, así que difícil está eso -le hizo una mueca graciosa, aquello era completamente verdad-. Nah, no me asusta el peligro -le sacó la lengua. Volvió a dar un trago a la botella de vodka, amaba aquella bebida, aunque era la que más le subía a la cabeza. Su última experiencia con aquella bebida acabó en un embarazo y una criatura que, aunque le quería, llevaba sin ver desde su desaparición. Y eso era algo de lo que se debía de ocupar, tendría que mostrar un poco de amor de madre a esa pequeña criatura. - Ya estoy contigo, dramático -se rió y le dio un beso en la mejilla-. Pero tarde o temprano deberé verla a ella, y a mi hijo -suspiró con pena, en verdad aquella criatura nunca debía de haber aparecido en su vida-. Si, quizás esta noche vaya allí... -y se quedó callada cuando escuchó el nombre de "pequeña Kore". Se incorporó lentamente para poder quedar cara a cara con el Ragnarok. Aún estaba analizando aquella frase, bebió vodka, un trago de estos que la hacían estremecerse-. Deja el maldito tatuaje de la mariposa y dime ahora mismo quien es Kore -su voz sonó seria, profunda e incluso algo penetrante. @@Hades Ragnarok
  2. Bailaba con descaro intentando atraer al varón hacia ella, no sabía porque, pero tenia necesidad de llamar la atención de aquel hombre porque lo primero de todo llevaba mucho sin compañía masculina y lo segundo es porque tenía bastante atractivo para ella, era el prototipo exacto de ella. - Ya te lo dije, soy como un pozo sin fondo -bromeó, y volcó la botella en sus labios, adoraba beber vodka, aunque fuera malo-. Prometo que no soy siempre así de alcohólica -le dijo con voz elevada mientras movía sus caderas de manera sensual y se reía sin parar. Volvió a empujar con su cadera a Issy, amaba molestar a aquella mujer. Comenzó a reír como una loca ante los comentarios de la Hawthorne y el dildo-. ¿Quién querría robarte tal aparato? -seguía riendo sin parar, la verdad es que podría jurar que llevaba mucho tiempo sin divertirse tanto. Bebió y le pasó a Issy, quien amenazaba con tener que quitarle ella misma la resaca del día siguiente. Pero sus risas cesaron cuando escuchó la palabra padre de la boca de su amiga. Su boca se abrió levemente, ¿estaba intentando ligarse al padre de su mejor amiga? Tan surrealista situación hizo que volviera a reír como una loca-. ¡¡ESPERA QUE ANDO EN SHOCK!! -algunas lágrimas salieron de sus ojos debido a las carcajadas de ella misma. - Me andas diciendo que él es tu padre... Quizás entiendo ahora la belleza, buena herencia -siguió bailando-. Somos como amigas inseparables, lo que no entiendo es como no te conocí antes -sus orbes grises se clavaron en Fokker ya que esas palabras, aunque estaban rodeadas de ebriedad y risas, iban bastante en serio, demasiado para el gusto de la Gaunt-. ¿A casa? Tu esta noche vas a donde yo vaya señorita, ¿no querías una fiestas de las mías? -le guiñó el ojo, le sacó la lengua y le robó la botella de vodka para darle un buen trago. No sabía en que momento iba por la mitad el líquido de ésta misma. Un toque en su hombro, el comentario de ambos y el olor del hombre que tenía justo detrás hizo que para de bailar bruscamente, e incluso la Gaunt se quedó más blanca de lo que ya era. Se giró lentamente encontrando así a su hermano Hades con una mirada no conocida para ella, ¿donde se había quedado esa mirada de amor y juguetona? Tragó un nudo, al que acompañó con otro trago de alcohol, ahora si que lo iba a necesitar. - ¡¡Hermano!! -y aunque estaba temblando de miedo por dentro, el alcohol y la música hacía que pareciera todo lo contrario. Se lanzó a sus brazos, rodeando el cuello de éste y quizás manchándolo de vodka-. ¡Que alegría verte aquí! -le soltó y notó que la mirada de éste bailaba entre Fokker e Issy, aquello se iba a poner cuanto menos intenso, y no en sentidos eróticos-. Calma calma, que nos conocemos eh -dijo agarrandole de los brazos y comenzando a hacer que bailara al ritmo de la música-. ¿Le conocen? Es mi hermano, Hades -dijo girando su cabeza a sus acompañantes anteriores-. Ellos son Fokker e Isabella, aunque supongo que los tienes bien investigados -comenzó a reir, debía de calmar los ánimos o aquello pasaría de una fiesta a una batalla campal. @ @Fokker @Hades Ragnarok
  3. Para cuando se dio cuenta de ese gran "vaya" del hombre de su lado se había bebido ya más de media copa de vodka, y es que le daba igual que supiera a alcohol malo, de estos baratos y peleones que provocaban dolor de cabeza al día siguiente con tan solo del copas. - Tranquilo, tranquilo -carcajeó para después terminar la copa y el cigarrillo de paso. Tiró la colilla al suelo y la pisó-. ¡¡Uppss!! Se me cayó -era obvio que no, lo había hecho a posta porque si, ella era así de terrible cuando se lo proponía-. No creo que este alcohol peleón pueda conmigo -le sonrió con gracia. Se giró un momento más a la barra para indicar con una simple mirada que necesitaba otro de aquellos, aunque iban a ser un par de docenas como mínimo. La música llegó hasta sus oídos con fuerza, ¿acaso querían dejarla sorda o que le sangraran? Necesitaba música buena, de verdad. Apoyó su brazo derecho en la barra y cruzó sus pies, creando su figura mucho más estilizada para al varón que se encontraba ya con ella. - ¡¡Me suena tu nombre!! -gritó, y sonó más de lo que habría deseado, aunque tampoco es que con anterioridad alguna que otra mirada se había fijado en ella, o en sus partes más intimas-. Mery Gaunt -le dio dos besos, cada uno en una mejilla-.Te dejé marca, lo siento -sonrió con inocencia, aunque aquello también lo hizo a posta, quizás así podría acompañarlo al baño a "limpiarle" las marcas-. Necesito música más animada -empinó su copa hacia la boca y el líquido de nuevo bajó por su garganta, ardiendo-. Realmente que es terrible este vodka eh -hizo notorio el escalofrío que había recorrido por su espalda. De repente, unos gritos de una mujer y bastante ebria llegaron hasta sus oídos y no tuvo duda de quien era. Terminó la copa con un segundo trago, quizás necesitaría mas de dos docenas de copas para que aquella noche prometiera lo suficiente. Comenzó a reír a carcajadas, incluso apoyó su cabeza en el hombro de Fokker inconscientemente, aquella maldita amiga suya siempre iba dando el cante. La vio girar como una maldita peonza cuando alguien la ayudó, incluso pidió un martini, aquello la defraudó, ambas eran de vodka puro y duro-. ¡¡MALDITA BORRACHA!! -gritó cuando los labios rojos de Issy se pegaron en su mejilla-. ¿Donde dejaste el dildo, eh? -le alzó las cejas varias veces con esa mirada cómplice-. ¡¡Bebe vodka y deja las pijadas de martini!! -le regañó con mala mirada, pero luego miró al barman y se relamió los labios-. ¡Corazón, deja de ponerme copas y trae la maldita botella de vodka, juro que la pago! -le dijo pero en el fondo sabía que no lo haría, siempre solía salirse con la suya-. ¿Os conocéis?, ¿como no tuve el honor de conocer a tal belleza antes? -dijo en dirección de la Hawthorne pero señalando a Fokker, al cual miró después y guiñó un ojo de manera coqueta, quizás aquel vodka malo subía a la cabeza antes de lo previsto. La música reggetonera que Issy había lanzado a sonar a todo volumen hizo que la pelirrosa comenzara a mover levemente su cuerpo, lo cual comenzó a aumentar para golpear con la cadera a su amiga, coger la botella de vodka y comenzar a bailar como si nadie la mirara delante de ambos. @ @Fokker
  4. Marcha, aquello era lo que más necesitaba Mery en aquel preciso instante, y mucha bebida, y quizás diversión masculina. Pero lo que más quería era beber hasta perder el conocimiento, lo cual era difícil debido a su gran aguante al alcohol. Debería hacerse mirar su gran vicio con aquellas bebidas que se le subían a la cabeza y le hacían decir y hacer cosas de las que luego se arrepentía, o de las que directamente luego no recordaba. El mejor ejemplo era su hijo, aún desconocía la identidad de su padre. Caminaba con tacones negros, falda de cuero negra que quedaba un poco más arriba de la mitad de su muslo y una hermosa blusa negra transparente, dejando ver su sostén de color rojo intenso. Acompañaba aquel oscuro atuendo con los labios del mismo color rojo que su ropa interior superior, la inferior era un misterio hasta para ella, ni sabía si se había puesto alguna, tampoco le importaba. - ¡Hoy muero! -dijo observando el lugar donde iba a comenzar a beber como si su hígado no fuera a sufrir, aunque una muy buena amiga dijo, vida e hígado solo había uno. Entró con emoción, aunque la música de rock suave no era exactamente algo que Mery adorara, con unas copas de más seguro que podría bailar eso y lo que le pusieran. Caminó con decisión hasta la barra, ni siquiera miró a las demás personas que había allí, y tampoco es que le interesaran, ella tenía un objetivo, Vodka. Aunque cuando se colocó al lado de un varón fumando, decidió que ella también se encendería un cigarrillo, así que de su pequeño bolso sin fondo sacó su pitillera hasta las trancas y sacó uno, el cual encendió y le dio una gran calada. - ¡¡Barman!! -lo llamó con desesperación, alzando incluso la mano para que la viera-. Vodka doble, con hielo -le sonrió con picardía e incluso le guiñó un ojo cuando puso su copa delante suya-. Solo solo, no vayas a estropear el sabor -comentó sabiendo que le preguntaría en segundos aquello, pero ella el alcohol lo tomaba solo, para que su garganta ardiera. Y así fue, el primer trago lo sintió hasta lo más profundo-. Nos vemos, guapo -le dijo al barman lanzándole un discreto beso, volvió a beber, después a darle una calada a su copa y se quedó apoyada en la barra, aún necesitaba beber para hacer algo más.
  5. Se miró frente al espejo de su cuarto, analizando tranquilamente cada detalle de su ropa, pelo, cuerpo y maquillaje. Debía de parecer casual, tranquila y nada desesperada, y es que desde que había decidido volver a ir al estudio de tatuajes por el simple hecho de volver a ver al maldito rubio que había hecho aquella maravilla en su espalda. El centauro se permanecía completamente quieto mientras la Gaunt lo miraba en el espejo, y es que había usado un vestido que le llegaba a las rodillas con la espalda completamente abierta hasta el principio de sus glúteos. No había elegido aquel atuendo si no fuera por las últimas recomendaciones de Jank sobre que debería de lucirlo, además de su cabello, que había dejado completamente suelto. Miró sus labios en el tono nude que había usado en ese momento para que pareciera completamente natural y entonces desapareció con un último vistazo al espejo. En mitad del Callejón diagón, lo único que sonaba eran sus deportivas a cada paso que daba, más cerca de su objetivo. ¿Y qué haría para que no pareciera una obsesiva? Pues un tatuaje nuevo, y ya tenía pensado lo que quería. "Maldita obsesiva" se dijo a si misma mientras observaba la fachada del local y entraba con plena decisión-. ¿Hola? -alzó la voz para que no hubiera una zona en el local que no se escuchara y se quedó allí de pie, con los brazos cruzados y la respiración un tanto alterada debido a los nervios. @@Jank Dayne
  6. La familia, aquello era lo que debía de apreciar más la Gaunt de ahora en adelante, era reconfortable estar con gente que la entendía y dentro de ciertos aspectos, le daban cariño y apoyo. Estar en brazos de Hades era lo más cercano a su infancia, y eso la volvía completamente vulnerable. - Y yo también soy más peligrosa -comentó poniendo los ojos en blanco. Lo último que el Ragnarok le produciría a ella sería miedo o intimidación, y el lo sabía-. ¿Debería empezar a temblar de miedo o a correr? -bromeó con gracia, él sabía que nunca haría eso, no al menos en su sano juicio. Ignoró como si nada la pregunta de su tatuaje más íntimo, debería guardar ese secreto por el momento, aunque sabía que tarde o temprano debía decírselo o el mismo comenzaría a investigar su piel hasta encontrarlo. Llegaron al despacho del vampiro y lo observó con detenimiento, mientras el hacía sus truquitos para encender la leña ella quitaba su túnica y dejaba al descubierto una camisa de cuadros roja y unos pantalones negros ceñidos, lo típico de ella para marcar sus cuervas. Se acomodó en el sofá, apoyando la cabeza en el hombre de su hermano y observó la bandeja que llegaba hasta ellos-. ¡Vodka! -sus ojos brillaron de emoción mientras agarraba la botella, los vasos se acababan demasiado rápido. Dio un largo trago-. Anne es como es, yo hasta creo que no quiero verla por el momento -se rió con tristeza, extrañaba los pocos momentos divertidos que tenía con ella. Miró de reojo al Ragnarok volviendo a hacer referencia al tatuaje-. ¿Hasta que no te diga donde está no pararás, verdad? -alzó una ceja, pero volvió a dejar el tema en el aire, quizás conseguía que lo olvidara. @@Hades Ragnarok
  7. Claro que Hades había reconocido a Mery nada más verla, ¿que esperaba? Era ni más ni mejor que su hermano mayor, y no solo eso, un vampiro como ella, nadie en el mundo no la reconocería, y si así fuera, él no era uno de ellos. Se quitó la capucha despacio, calculando a cada paso que daba el Ragnarok con un centímetro más atrás de ésta para ir descubriendo su cara poco a poco. - ¿Pesadillas? -bromeó alzando una ceja con mirada graciosa, acompañándolo con su lengua en dirección de Hades-. No intentaba que no me reconocieras, quería poner a prueba si seguías teniendo las mismas habilidades -Le volvió a sacar la lengua, ¿porqué siempre se volvía como una niña de diez años junto con éste hombre? Se removió inquieta en el sitio, no sabía como aún no estaba despeinada y a carcajada limpia, la tranquilidad que estaba manteniendo su acompañante la estaba comenzando a poner de los nervios, no estaba acostumbrada a eso. Quizás estaba demasiado enfadado con ella como para tratarla con naturalidad, como siempre habían sido. - Mejor no diré nada al respecto de mis tatuajes, quizás aumentó la cantidad de ellos -puso cara de angelito, aunque ambos sabían que eso en ella era imposible. Cuanto menos, era un saco de nervios y un tanto agresiva con el mundo en general, menos con el-. Pero más escondida está la mariposa, sin duda -soltó una carcajada, aquella situación debía de perder la tensión ya o Mery comenzaría a arrancarse los pelos. Y entonces pasó, en cuestión de segundos estaba en brazos de Hades, soltando risas y pataleando levemente para que la bajara al suelo, cosa que no pasaría-. Te vi a ti antes que a mi madre, ¿acaso no crees que yo no te extrañé? -con aquel comentario se abrazó a su cuello, más que hermanos parecían padre e hija, aunque daba igual el lazo que tuvieran, el cariño siempre iría en aumento-. ¿A donde me llevas? Espero que no a una sala de torturas eh -le soltó un beso en la mejilla y se dejó en brazos de él, con completa calma. @@Hades Ragnarok
  8. ¿Reconocería Hades a la Gaunt después de tanto tiempo? Tampoco es que ella lo pusiera fácil, llevaba años adorando llevar túnicas con capuchas lo suficiente grandes como para que solo se viera de su nariz a su barbilla, en aquel caso de todo negro y bordes verdes brillante. Caminaba ahora por el callejón Diagón en camino del sitio que no dudaría ni un segundo en encontrar a aquel hombre que tanto molestaba y adoraba Mery. - Al toro por los cuernos -se dijo cuando ya se encontró delante de la puerta del local de artilugios deportivos, los cuales nunca habían sido favoritos de la pelirrosa. Aquella expresión que se dijo la había aprendido en su último viaje a España y la cual le costó entender, pero luego comenzó a ver el fanatismo por aquellas personas por esos animales tan adorables, incluso había pensado asaltar un corral de aquellos y llevarse a todos esos pobrecitos encerrados. Empujó la puesta y entró, escuchando la campanita que haría que el Ragnarok apareciera en cualquier momento para seguramente hacerla torturar con las cosquillas típicas hacia ella, pero ella no era de esperar mucho, así que aclaró la voz un poco-. ¿Aquí nadie va a venir a recibirme? -dijo en el tono típico suyo, a voces, claramente, pero lo vio aparecer, así que sonrió y esperó la reacción del hombre. @@Hades Ragnarok
  9. Aquel momento debía de llegar en algún momento, y no es que quisiera evitar a su familia, simplemente quería evitar gritos, regañinas y la vuelta a responsabilidades que nunca había decidido tener en su vida, aunque tampoco debía haber cargado a su madre Anne con ellas. Miraba de lejos el castillo Gaunt, con añoranza y ternura, se había criado allí y aunque quisiera huir a veces de todo siempre acababa volviendo a su hogar de origen. Se puso la capucha de su túnica verde y caminó con velocidad para adentrarse en el jardín principal. Miró a un lado, a otro, la puerta de entrada, los árboles, ventanas... Y se acordó del último incidente que vivió allí con el maldito dragón y su difunta oveja. Soltó una carcajada demasiado sonora que tapó con la mayor rapidez con sus manos. Ya estaba haciéndose ver con sus ruidos. - ¿Y ahora qué? -preguntó para si misma mientras colocaba sus brazos en jarra y torcía el morro, entonces recordó que cuando era pequeña jugaba a escalar árboles y esconderse allí hasta que escuchaba a los elfos llamarla con desesperación. Caminó rodeando el castillo, si no había pasado nada en su ausencia, debería de encontrar el árbol perfecto, ese en el que jugaba siempre con su difunto amigo. Suspiró con pena y lo divisó a unos 100 metros de ella y en menos de dos pestañeos de un muggle, estaba en el rama más alta que podía sostenerla. - ¿Cuanto tardarán en notar mi presencia? -comentó en su mente mientras admiraba las vistas de aquel magnifico edifico.
  10. Aquella situación se había vuelto cuanto menos interesante, al menos la Gaunt estaba empezando a ver y oir cosas que en su mente comenzaban a encajar como un pequeño puzzle. Su amiga Issy había estado, sin dudarlo por un segundo, con el chaval que acababa de aparecer, y también sabía, por la forma de hablarse, que no había sido un final de los e cuentos de hadas, aunque para ninguna de las dos ha habido nunca un final feliz. - Perdona, salvo a mi, como acabas de decir... Ya quisieran aguantar a esta preciosidad y conocerla como yo lo hago -dijo haciéndose ya presente en la conversación y mirando con complicidad a su amiga-. Además, ¿que clase de juguetería que se precie no tendría una sección de placer? -se cruzó de brazos y miró fijamente al que creía encargado de aquel sitio. Sabía de sobra por sus inmensos viajes por el mundo que un sex shop va a parte de una juguetería de aquella clase, pero estaban en el mundo mágico, allí pocas cosas eran imposibles, así que había que intentarlo, ya le había incluso emocionado la idea de un dildo a la pelirrosa, y eso que para ella, donde se pusiera un buen hombre, aquellas cosas eran como un cigarrillo, nada importante. - Se como te gustan a ti, querida mía, porque no es que tengamos gustos muy diferentes en este ámbito, y en ninguno -le guiñó un ojo en modo seductor, el alcohol en el cuerpo de Mery solía tener unos efectos un tanto extraños cuanto menos. Agarró la botella de vodka, la cual no tardó ni un segundo en empinar hacia su boca y dar un buen trago mientras observaba un segundo hombre en aquel sitio llegando hacia donde ellas. Alzó las cejas y bajó la botella para comenzar a observar de uno a otro. Un sonrisa pícara apareció en su rostro, aquello acababa de ponerse interesante, demasiado. Un Malfoy y un Ravenclaw, aquella combinación era cuanto menos interesante, aunque claro, ese mismo Malfoy se había metido entre las bragas de otra Ravenclaw presente aquí, pero ella era cortada por otro patrón, sin duda. Suspiró, volvió e beber de la botella, la Gaunt iba a necesitar más alcohol del que había creído necesario para una simple búsqueda de juguetes sexuales. - ¿Nueva mejor amiga? -comenzó a reír como loca con la mano en la barriga, ahora recordaba porque aquella mujer era su mejor amiga, de aventuras, de redadas e incluso de peleas. Pero aquello de repente se volvió un tanto tenso, claro, no podíamos evitar que la Hawthorne estaba lanzando pullas para Alec, y que James estaba observando e intentado calmar aquello. Torció el gesto y miró fijamente al Malfoy-. Haré un inciso, Alec -dijo un poco seria, adelantándose hacia el-. Ya quisiera un hombre vibrar como un dildo lo hace, además, ustedes son realmente aburridos -volteó los ojos y le golpeó un par de veces en el pecho-. Aunque supongo que entrar en zonas oscuras de otro hombre es más entretenido, ¿no? -soltó una pequeña carcajada y se dejó rodear por los brazos de Issy-. Quizás tendremos que probar a entretenernos entre nosotras -le dijo entre risas a la mujer, lanzandole un beso. Volvió a observar como ahora la botella pasaba de manos de Isabella, a las de Alec para después a las de James. Abrió su boca de par en par, quedaba ya menos de media botella y encima babeada por aquellos dos magos que Morgana sabría donde había tenido la boca metida. Negó con la cabeza-. Nos van a contagiar algo babeando la botella -dijo frunciendo el ceño, así que simplemente hizo aparecer otra botella de Vodka para ella misma, aunque sabía que su amiga tardaría poco en cogerla. - ¿Que quién soy yo? -preguntó, pero antes de contestar se tomó el honor de sentarse sobre la mesita en la cual estaban hablando-. ¿Les importa que fume?, ¿no?, genial -se respondió sola mientras un cigarrillo aparecía en su boca y se lo encendía como si estuviera en su propia casa-. Mery, Mery Gaunt -respondió crujiendo su cuello y dando una larga calada al cigarro, después un trago de la nueva botella de vodka-. Ya dejen de misterios, donde está la sección interesante de este sitio, no me creo que no tengan un maldito dildo -comentó tragicamente para mirar a su amiga-. No me engañes más, a la próxima juro que te dejo atada de por vida en el sótano del negocio, o te llevo a una fiestas de las mías, que en esas no necesitaremos un juguetito -comentó, aunque de repente se quedó un poco bloqueada, en la última fiesta de esos calibres acabó embarazada y con un crío de cuatro años ya. Un escalofrío recorrió todo su cuerpo y decidió no volver a nombrar aquello. @ @ @
  11. "Gaunt, deberías haberla dejado atada en el sótano del negocio" Se repetía una y otra vez Mery mientras seguía torpemente a su mejor amiga, quien los tragos habían afectado más que a si misma, aunque claro, su adicción al alcohol hacía que poca gente aguantara lo que ella. En el fondo de su ser, sabía que aquello era una aventura como las que había vivido tiempo atrás, cuando eran pequeñas, inocentes y alocadas. La noche estaba comenzando a caer sobre ellas, pero en ese preciso instante lo único que sabía es que la loca de su mejor amiga la estaba llevando a terminar de perder la poca dignidad que le quedaba en el mundo mágico. - La mala cara es por no haberte matado cuando tenía oportunidad -gruñó casi para si misma, aunque sabía que Issy tenía la capacidad de escucharla. ¿Era la única que se daba cuenta de las carcajadas tan sonoras que estaba lanzando la borracha que llevaba de acompañante? No sabía si sus mejillas estaban tomando un tono rojizo debido a la vergüenza, a la risa que estaba intentando contener o al alcohol, pero la Gaunt tenía claro que aquello se lo devolvería tarde o temprano. Caminó ya entre risas, viendo como su amiga se tropezada con las propias lineas del suelo del Callejón Diagón, aunque ella tampoco es que fuera la estabilidad en persona,sus pies chocaban entre si de vez e cuando, pero nunca para llegar al punto de perder la estabilidad como su querida amiga, la cual optó por taparse la boca en un intento de que no se escucharan sus risas. - Eres única, no te pienso dejar beber en la vida -dijo ya mostrando que ella se encontraba casi en la misma situación de ella. Sus ojos grises brillaban, las risas y los shots se tenían que notar, aunque sus propias figuras eran más evidentes de su ebriedad. Entraron en un sitio que parecía cualquier cosa menos un sex shop, ¿acaso es que era una fachada? Miró los osos de peluche, los trenecitos de madera, lo típico de una juguetería de niños. Comenzó a reír a carcajadas-.¿Acaso tu borrachera ha hecho que te confundas de sitio? -bromeaba hasta que escuchó a la chica gritar por un maldito dildo, y se quedó paralizada aunque con una sonrisa bastante pícara-. ¿Acaso no sabes como me gustan? Si tenemos los mismos gusto, cerda -le guiñó un ojo y se apoyó en el mostrador, a esos juegos todos sabían jugar, y Mery era una experta. @
  12. Al final entre unos y otros, acabo metida hasta el cuello otra vez xD Nombre: Angustias (? Mery Gaunt n.n Ficha de personaje: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=98518 Bóveda personal: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=98807 Indica tu relación con la familia o como te gustaría aparecer: Pony Estrelllado de la familia n.n O hija de Pik y Anne, como queráis xDDDD ¿Qué piensas de los muggles?: Que... ¿Se comen? ¿Con o sin?: ¿Con ropa o sin ropa?, ¿con alcohol o sin alcohol? Depende de la pregunta, es una respuesta u.u ¿2 o 3?: Donde caben dos, caben tres :3 Bueno, me voy, que tengo mucho sueño u.u
  13. Nick: Mery Gaunt Karkarov Link a la Bóveda: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=98807 Rol de Personaje: Bartender (tapadera para su negocio de traficante de pociones no testadas) Información Adicional: Profesional de la preparación y mezcla de bebidas, sobre todo en cuanto a mezclas marroquíes, además de especialista en dar espectáculos de ésto mismo. En sus horas libres, trafica con otros países con pociones no probadas en seres, las cuales de vez en cuando usa para sus mezclas explosivas.
  14. *-* Para Libros de Hechizos: ID: 114956 Libro de Hechizos: Libro de la Sangre Justificante de compra del Libro (Link al post del Concilio de la bóveda trastero): http://www.harrylatino.org/topic/108518-boveda-trastero-de-mery-gaunt-karkarov/?p=5085004 Link a la Bóveda: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=98807 Link a la Ficha: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=98518 *-*
  15. Marrakech, la ciudad donde Mery había estado viviendo a sus anchas durante un periodo de tiempo que ni ella recordaba. Había recorrido aquel sitio imperial como si fuera su hogar natal, y es que no necesitó más de un par de semanas para adaptarse al idioma, costumbres e incluso parte de sus creencias. Podría poner la mano en el fuego a que, si ella fuera una persona responsable, habría llevado a su hijo con ella y lo hubiera criado con aquellas maravillosas vistas, pero ese no era el caso. Caminaba cabizbaja, quizás hasta un poco triste, había vuelto a Londres, a su vida de siempre, caminar bajo una presión y tensión inigualable, pero bastaba la sensación de poder volver a ser ella misma durante un tiempo como para que una sonrisa torcida apareciera en su pálida cara. Las calles del Callejón Diagón jamás cambiarían. Y allí se encontraba, al pie de las pocas escaleras que daban al local que desde su apertura, había pisado dos veces contadas. Suspiró, subió un escalón y frenó. ¿La odiarían por no haber ido nunca? Subió otro y se encogió de hombros, tampoco es que la pelirrosa le importara demasiado aquello, nunca le había importado y ahora incluso menos. - ¡¡Hola!! -dijo una vez empujó la puerta y entró unos pocos metros al interior. Mantuvo constantemente los ojos cerrados, si venía el guantazo, que al menos no supiera al principio de quien venía.

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

Muchas gracias por tu colaboración.

De acuerdo