Jump to content

Gabriel W Diggory

Magos
  • Contenido

    91
  • Ingreso

  • Última visita

Reputación comunidad

84 Pobre

7 Seguidores

Acerca de Gabriel W Diggory

  • Rango
    Muggle
  • Cumpleaños 20/12/1991

Profile Information

  • Género
    Male
  • Casa de Hogwarts
    Hufflepuff

Ficha de Personaje

  • Nivel Mágico
    2
  • Rango Social
    Unicornios de Bronce
  • Galeones
    5445
  • Ficha de Personaje
  • Bóveda
  • Bóveda Trastero
  • Bando
    Neutral
  • Trabajo
    0
  • Raza
    Humano
  • Graduación
    Graduado
  • Puntos de Poder en Objetos
    60
  • Puntos de Poder en Criaturas
    20
  • Puntos de Fabricación
    0
  • Rango de Objetos
    10 a 200
  • Rango de Criaturas
    10 a 200
  • Conocimientos
    Conocimientos de Maldiciones
    Encantamientos
  • Medallas
    10000

Visitantes recientes al perfil

2.417 visitas al perfil
  1. Salía del baño listo para enfrentar la jornada de arreglar la casa, miré para todos lados mientras me secaba el cabello con una de las toallas solo para descubrir que Kato debía haber regresado a la Mansión Diggory. Lástima, fue mi pensamiento mientras sonreía divertido, el elfo hubiera vuelto a poner el grito en el cielo. El desayuno estaba sobre una bandeja a los pies de la cama y al otro lado de la misma acomodada mi ropa. Busqué al elfo en su habitación, pero no estaba allí, ni en la cocina, que seguía tan desarmada y vacía como cuando había llegado, vaya, lo único mejorado era mi perf
  2. Dormir en una cama prestada estaba bueno, dormir en la propia era mejor, no corres el riesgo que llegue un marido o novio celoso a querer cruciarte, con suerte, si no escapaba un avada de su varita ofendida. Eso pensaba mientras tirado en la cama observaba el techo luego de una noche tranquila tras una deliciosa velada en privado. ¿Había algo más privado que la intimidad de mi propio departamento? Pues sí, lo bueno de las creaciones muggles que cambiaban una H por una M. Pero ya era hora de levantarme. --¿Kato? --pregunté mientras me sentaba en la cama y el elfo aparecía con un sonoro cra
  3. No podía negar que me había sorprendido para bien, escucharla reír como hacía tiempo no la veía hacer era casi como un bálsamo para el alma. La había visto feliz en su cumpleaños y luego se había mostrado tan fría y lejana. Había veces en que sentía que podíamos ser los mejores amigos y otras en que, en parte por mis desapariciones, parecíamos dos extraños desconocidos. Más sus palabras y que me llamar su dulce fantasma era una magnífica señal, si es que yo las lograba interpretar en su justa medida. La tomé mejor de la cintura cuando se colgó casi de mi cuello y no pude evitar reír. Discu
  4. Me sorprendió el giro de su actitud, aunque no podía negar que para bien, no estaba seguro si eran correctas hasta ahora mi vida no había sido precisamente lo que había manifestado segundos antes, pero era eso lo que planeaba desde que había finalizado mis estudios hacía algunos años. Que no se daba, no se daba, eso era seguro, pero no era el mismo picaflor de entonces, aunque no fuera de hierro. —Llegado el caso ella tendrá que decirlo, no soy monedita de oro, pero sí al fin llega una mujer que quiera que esté para siempre a mi lado ten por seguro que es lo que buscaré, estar para ella y
  5. Salí de la ducha secando el cabello alborotado, agradeciendo que si hubiera toallas en el lugar. Definitivamente me iba a quedar y dar el toque personal al departamento, nada muy elaborado en realidad. --Kato --lamé e inmediátamente mi elfo se apareció en el pasillo frente a mí. --Amo Diggory --dijo bajando la cabeza al verme sin ropa, cosa que me asombraba hasta para un elfo. --Llámame Gabriel, Kato, lo hemos hablado mil veces, trae mi ropa aquí y tus cosas, nos mudaremos un tiempo a este departamento, avísale al tío Amos y --dudé, no, si mi tío le quería avisar a mi padre que lo
  6. No pude evitar sonreír con sus palabras, aunque nadie hasta ahora me había llamado fortachón como ella lo hacía. No negaba que mis prácticas de quiddtich y algún que otro deporte habían dejado algunas marcas en la formación de mi cuerpo, pero que me llamara de esa manera me hacía sentir diferente. —Lamento haber interrumpido tu descanso, gracias, por todo —dije observándola acercarse a mí y sostuve su mirada. Sí que era bonita y olía bien, esos ojos que parecían hacerle a uno una radiografía, la dejé acomodar mi ropa y mostré un gesto de disculpa en mi expresión, mezcla de haberla int
  7. La mirada de Lady pareció traspasarme y sus palabras no estuve seguro de si había dolor, desafío u otro sentimiento que no lograba identificar en su comentario pero su pregunta, tan directa era obvio que no la podría evitar. Respiré profundo, tratar estos temas hacían que no siempre uno saliera bien parado, desvié unos segundos la mirada, observando los grupos y parejas de personas antes de volver a tomar aire y verla a los ojos. Aunque sus palabras unas tras otras parecían que no me iban a dejar mucho lugar ni para responder, ni estaba seguro de que me oyera o le importara realmente. --No
  8. Puse los ojos en blanco al oír la pregunta de @ respecto a cómo había sido que la había llevado a la cama. Si he de confesar no era algo que me ocurriera seguido que quien llevaba a la cama, de la forma en que ella lo insinuaba, fuera a olvidarme, pero en este caso era claro el por qué de su falta de memoria. --En la Luxure, para el cumpleaños de Lady, usted se desmayó y la señorita Ada me pidió la ayudará, la cargué tres pisos para dejarla en la cama de uno de los hijos de Lady, creo que quizás por ello no le recuerda y sin embargo --me callé mientras ella se presentaba y tuve como un dej
  9. Definitivamente las referencias a que tomaba solo lo mejor me hizo pensar más que en la calidad de las bebidas y comidas que la bruja consumía en una advertencia por otra cosa. Bueno, ni pretendía “me tomaran” de nuevo, que no soy bar para vampiros, pero por otra parte jamás había tenido queja y me habían llegado hasta decir que era el mejor. Pero estaba seguro que decir semejante cosa no era empezar con el pie derecho así que solo sonreí ante el comentario. —No, yo no —dudé, no había tenido muchos encuentros por no decir ninguno con vampiros hasta esa noche por lo cual observé a la bruja
  10. Genial, mujeres en pie de guerra, ¿habría trascendido de guerra mágica, a guerra con muggles y ahora guerra contra los hombres? Levanté mis manos mostrándole mis palmas en un claro gesto de búsqueda de paz. --Sin sinónimos pues --dije con gesto resignado --No seas amistosa si no quieres pero al menos no me hagas la guerra mujer, Gabriel Diggory a tu servicio --agregué a efectos de romper el hielo con la presentación. Había seguido a la fémina recién vestida hasta un salón más que agradable, tras hacer un nuevo gesto de saludo, ahora sin vidrio de por medio al tío que ocupaba la vigila
  11. Dicen que lo que no tomas en el momento no lo tomas más, no estaba seguro por qué esa idea había venido a mi mente mientras deshacía el enlace que había hecho con mi brazo y el de la bruja pelirroja. Retrocedí un solo paso, para apreciar más dos cosas, su anatomía y su actitud. Seguía preguntándome cuál seria el bolsillo secreto en que estaba descansando la varita al alcance de su mano. Confiaba en que no la fuera a sacar para lanzarme otro langlog. --Déjame disfrutar también del vino --le susurré antes de que una figura más que familiar se hiciera presente y su voz sonara como canción de
  12. Menuda chance, alguien había atrapado mi oreja y me había jalado hacia atrás, que manía de la gente de querer castigarme, pensé algo molesto, pero al ver y oír las palabras que siguieron levanté una ceja. No, no negaba propiedades pero la última vez que había visto a la castaña estaba con un rubio más que enamorado, pero aaahhh ahí recordé el evento completo. La pelirroja cayendo sobre ella y yo llevándola en volandas a la cama, lo cual resultó menos pervertido de lo que sonaba. --Señorita Dumbledore, qué placer, pero me encuentro en mi deber recordarle que si yo estoy metido en este lío
  13. No estaba muy seguro del por qué, luego de pensarlo mucho, había decidido ir a aquella inauguración. Sin mi elfo que me asistiera habían pasado un par de días intentando llevar una vida de libertad. No era lo mío. Salí de la ducha y busque mi ropa. No hay elfos aún, me recordé y busque en el armario, camisa blanca, jeans, saco sport azúl. Recorté con magia mi barba que empezaba a hacer sombra y me peine lo mejor que pude el cabello algo largo. Cuando salí del departamento me dirigí hacía la ubicación que indicaba la invitación cuando llegué al lugar me encontré con una llamativa construcci
  14. No tenía idea de por qué seguía allí luego de ¿cuántos minutos? imaginaba que un chocolate no era suficiente para recuperar las fuerzas luego que una vampiro se alimenta de tí. Mala mía, encima me había puesto a caminar en el frescor de la noche y parecía que era como cuando te emborrachas, el fresquito te tira. La cosa es que seguía allí cuando un ángel azul abrió la puerta. La miré de pies a cabeza mientras me hablaba, no era azul, tenía los cabellos más violetas que había visto en mi vida y unos ojos verdes que parecía había asaltado una joyería por esas dos esmeraldas. La verdad es que

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.