Jump to content

Crazy Malfoy

Administradores
  • Contenido

    7.089
  • Ingreso

  • Última visita

  • Días ganados

    57

Todo lo publicado por Crazy Malfoy

  1. La figura de Lucan Lawless se recortaba, sólida, contra los dorados rayos del crepúsculo. Era un hombre fornido y achaparrado, de piel negra y rostro cincelado en piedra, alrededor del cual parecía deslizarse, sin tocarlo, el resplandor provocado por los estertores del día moribundo. Iba vestido con ropa de entrenamiento, apenas unos desgastados pantalones de cuero y un chaleco que dejaba su torso al aire. A su alrededor se extendía Bastión Salvaje, el campamento fortificado que servía de lugar de reunión al clan que dirigía. Entre las ordenadas hileras de tiendas de tela blanca correteaban, ajetreados en mil quehaceres, sus subordinados, e incluso los vigías del perímetro, apostados en elevadas torres de madera, parecían observar con especial celo los alrededores. Crazy observó tranquilamente el campamento y no le gustó demasiado lo que vio. Aquel ambiente frenético y concentrado, muy distinto del habitual buen humor y liviandad del campo, le recordaba mucho al de un ejército preparándose para la guerra. Y los Walpurgis eran un ejército muy bueno, pero que destacaba en una única cosa. Matar. Se había vestido con unas ropas sencillas, ya que sus camaradas rara vez apreciaban la ostentación o los lujos, apenas unos pantalones negros de cuero flexible y una camisa azul claro de corte marcial. En el costado izquierdo de su cinto colgaba la varita, el derecho estaba reservado para el colmillo del clan, si es que alguna vez llegaba a ganárselo. Llevaba ya bastante tiempo entrenando y aprendiendo los caminos de los caballeros, y aunque todavía le quedaba un enorme trecho por recorrer, al menos ya no era considerado un novato. Ese era el motivo por el que algunos de los mercenarios más jóvenes se paraban al pasar a su lado para saludarlo llevándose el puño al pecho. La jerarquía era un concepto cambiante y caprichoso allí dentro, pero la fuerza se respetaba. Precisamente por eso no pudo evitar tragar saliva al acercarse al que era conocido como Alfa. - ¿Ya te has enterado? - la voz de Lucan reverberaba con un timbre similar a un desprendimiento de rocas - - Tendría que estar sordo y ciego, los cachorros no hablan de otra cosa, parecen emocionados por su primera batalla en meses Lucan asintió, girándose para mirarlo. Parecía satisfecho. - El cachorro que no ansía luchar nunca se convertirá en lobo - Los lobos no atacan a los suyos, eso es más propio de los perros rabiosos Lawless encajó el reproche sin pestañear, duro como el granito, sosteniendo la mirada de Crazy con serena tranquilidad. A pesar de todo, detrás de sus ojos oscuros parecían atisbarse los remolinos de una tempestad. - Me imaginaba que dirías algo así - suspiró - Todavía estás a medio camino, por eso no lo entiendes. - ¿Entender qué? ¿Que vamos a atacar a un aliado porque tiene un juguete que nos gusta? - la voz del Malfoy era gélida, dura, sin rastro del humor socarrón que lo caracterizaba - ¿Qué importa que tenga las lágrimas? Son suyas, él las ha encontrado. Lucan tardó unos instantes en responder. Uno de sus oficiales, un Walpurgis de pleno derecho con el tatuaje de Ouróboros completo, se acercó para que firmara un legajo repleto de palabras en una columna. Parecía una lista de intendencia, más preparativos. - Ha roto el código, es avaricioso, arrogante y ladino - respondió el Alfa - Sí, también poderoso e inteligente, y un aliado, pero eso no lo exime de cumplir sus compromisos. Dime, ¿Qué harías con un recluta que incumple una de tus órdenes? Lucan lo observó de nuevo, despidiendo a su oficial con un gesto. Su expresión parecía transmitir un desafío, y sus palabras encerraban un doble sentido. Un recluta que desafía a su superior debe ser castigado, ¿Iba por lo tanto Crazy a desobedecer a su comandante? La amenaza no era muy sutil, pero no solían serlo entre los Walpurgis, ni siquiera entre viejos amigos como lo eran ellos dos, que se conocían desde mucho antes de que Lawless fundara el clan, de los tiempos de la Compañía Gris. - Espero que sepas lo que haces, si esto se nos va de las manos será el caos - De ti, y de tus camaradas, depende evitarlo. Queremos que Cassian acepte su error, nada más - hizo una breve pausa, meditando sus siguientes palabras - No queremos una guerra, pero estamos preparados para ella Crazy asintió. No tendría sentido discutir, los Walpurgis eran obstinados y daban importancia a los contratos y las promesas. Las transgresiones se castigaban y las ofensas eran respondidas. Esperar lo contrario era como pedirle al viento que dejara de soplar. Sin decir nada más, se alejó del centro de Bastión Salvaje, dejando que los sucesivos círculos de empalizadas defensivas que iba cruzando bloquearan los rayos del sol en su ocaso. Allí donde se encaminaba no encontraría más que sombras.
  2. Crazy sonrió al escuchar las palabras de su hija, reconociéndola cada vez más en los gestos y el tono de voz, a pesar del tiempo que llevaban sin verse. Quizás fuera algo común a todos los progenitores, pero al verla allí compartiendo aquellos conocimientos no podía evitar que la imagen de la niña traviesa que un día fue se mezclara con la adulta poderosa que actualmente era. Eran como dos imágenes superpuestas, dos personas similares pero diferentes, hablando a la vez unidas por las finas líneas de la vida y las experiencias. No por primera vez se sintió satisfecho. Su vida había sido larga y atareada, repleta de intrigas y quizás demasiada sangre, había hecho cosas terribles en nombre de la paz y el progreso, pero siempre podía volver la vista atrás, observar a sus hijos y sentirse orgulloso de cómo los había educado para ser libres, para defenderse a sí mismos y perseguir sus ideales hasta las últimas consecuencias. El resultado era que todos ellos habían disfrutado de una vida plena e importante, en el sentido menos banal del término. Así que ese, al menos, era un legado del que sentirse satisfecho. El pequeño aparato flotó en el aire y Crazy se acercó para observarlo detenidamente. La pantalla brillaba con fuerza y al tocarlo con un dedo, cambió al instante de color y desplegó unas letras e imágenes. Realmente era maravilloso cómo los muggles habían sorteado su natural falta de magia con ingenio, y las cotas a las que lo habían elevado. Lástima que hayan enfocado ese genio hacia el camino de la autodestrucción y el exterminio. - Sé muchas cosas de ellos, pero no sé si más que tú - respondió a su hija - Son una raza tan cambiante que apenas un par de años desconectado de su cultura puede volverlos irreconocibles Sí que era cierto que en algún momento había conocido en profundidad a los muggles. Quizás no las sutilezas de su cultura, o los códigos de su vestimenta o medios de comunicación, pero sí se había esforzado por comprender su industria armamentística para analizar hasta qué punto su tecnología era una amenaza para los magos. Había tratado con muchos de ellos también a lo largo de las décadas, primero como mortífago donde los encuentros no solían ser muy placenteros para su contraparte y luego como primer ministro, donde tuvo trato con gran cantidad de políticos muggles. Aquella experiencia no había dejado una impronta muy positiva en él, aquellos que los propios muggles elegían para gobernarlos tendían a ser unas alimañas sin escrúpulos, a pesar de sus estudiadas sonrisas y elegante vestimenta. - No he tratado con muchos desde mi dimisión, y creo que en estos años han cambiado bastante - se detuvo un instante a reflexionar - Nunca creí que diría esto, pero me gustaban más los muggles de antes Estudió de nuevo aquel extraño aparato. ¿Servía para comunicarse a distancia en cualquier lugar? ¿Y mediante imágenes? Arrugó la frente cuando la preocupación ensombreció su rostro, apagando la sonrisa como un nubarrón oscuro apaga un día soleado. ¿No era aquello acaso más de lo que la propia magia común era capaz? Los magos tenían muy variadas maneras de comunicarse, algunos usaban patronus, otros se enviaban lechuzas, o se comunicaban a través del fuego de las chimeneas, pero no estaba extendido en el mundo mágico un método instantáneo y visual de acceder a cualquier mago del mundo. Que los muggles estuvieran superándolos siquiera en un aspecto era... turbador.
  3. Por supuesto que te acepto, nunca he dejado de ver a Juv como hija sanguínea de Crazy, así que encantado. Igual es buena ocasión para desempolvar la mansión xD
  4. Todavía sentado en el suelo, Crazy se sorprendió al toparse con alguien conocido. Llevaba mucho tiempo sin ver a su hija y su aspecto físico había cambiado lo suficiente para resultar muy difícil de reconocer, pero había algo intangible en su forma de moverse, incluso en su forma de observarlo, que le recordó a la pequeña díscola que correteaba por la mansión Malfoy buscando algún lío en el que meterse. Esbozó una media sonrisa y se levantó tranquilamente, preguntándose si realmente sería el único alumno de aquella clase. Observó de reojo la vetusta pirámide de Castelobruxo, que despuntaba entre el denso follaje de la selva. Incluso a aquella distancia considerable, parecía cernirse sobre ellos como un gigante vigilante. Aquellos magos sí que sabían como construir una... El tren de sus pensamientos descarriló súbitamente, ¿Macnair? Se giró para observarla, tratando de discernir la broma. Había pasado mucho tiempo y él estaría muy cambiado también, pero incluso sin tener en cuenta su parentesco, el rostro de Crazy era una fotografía recurrente en la prensa mágica. Había que vivir encerrado en donde Merlín perdió la sandalia para confundirlo con uno de aquellos Macnairs. ¿Se habría equivocado al reconocerla? - El placer es mío, profesora - respondió con una sonrisa, siguiendo la corriente - Sobre los muggles... Crazy se detuvo un instante a reflexionar, intentando que la aparente amnesia de su hija no lo distrajera del propósito de aquel viaje. ¿Qué sabía de los muggles? Mucho sobre su naturaleza, eran una civilización mezquina basada en el miedo, que había forjado su historia colectiva en base a una sucesión casi infinita de guerras y matanzas que hacían palidecer en comparación cualquier guerra mágica que hubiera tenido lugar. El miedo que los dirigía como grupo los había hecho aislarse, erigir muros y fronteras e inventar algo que denominaban ejército, consistente en una amalgama de máquinas y hombres cuyo único objetivo era matar de manera profesional. Habían logrado avances significativos a pesar de su carencia de magia, construyendo una serie de artilugios que realizaban hazañas que en otra época solo hubieran sido posibles para los magos. Todo ello a expensas de haber encaminado el planeta, y a su propia especie, al borde mismo de la extinción. Habían degradado el entorno natural con tal velocidad y voracidad que era probable que la tierra misma dejara de ser habitable en un par de generaciones, si es que no lograban impedírselo antes aquellos magos con la cantidad de cerebro suficiente para comprender que aquella plaga muggle tenía que ser detenida y no protegida. - La verdad es que no sé mucho - dijo, sin embargo - Se visten muy variado, usan un sucedáneo de magia que llaman electricidad y cada vez que le digo a uno que soy un mago insiste en que he perdido la chaveta Su interlocutora hizo aparecer una serie de artilugios muggles de lo más variado. Crazy reconoció vagamente algunos de ellos, otros no eran tan diferentes de los objetos que usaba el pueblo mágico, pero la mayoría le resultaron completamente ininteligibles. - A mí lo que me fascina es ese rectángulo de colores que llevan consigo a todos lados y que observan a todas horas, los hipnotiza de algún modo y no dejan de mirarlo ni para caminar - rebuscó por entre los objetos sin encontrarlo - Mantener el estatuto para el secreto de la magia nunca había sido más fácil, no me verían ni aunque pasara volando con la escoba sobre ellos
  5. Crazy aspiró lentamente de la boquilla de su pipa de roble, exhalando una vaharada de humo blanquecino que se elevó en círculos hasta el techo del salón de la mansión Malfoy. - Luego, claro, todos los muebles huelen a cenicero - resonó la vocecilla de un elfo doméstico a su derecha - Y es Chávez el que tiene que limpiarlos antes de que leguen las visitas Crazy volvió a aspirar. - Algunos son obras de arte, más valiosas que muchas de las mansiones vecinas... Crazy exhaló. - Pero no pasa nada, Chávez limpia, el trabajo sigue El patriarca Malfoy estaba tumbado sobre uno de los divanes, con los pies cruzados y los zapatos sobre el caro terciopelo. Se sentía cansado tras la última batalla en la que lo habían liado los clanes. Durante un tiempo creyó que jubilarse consistiría en una interminable procastinación donde lo más interesante del día sería decidir entre irse a beber o cortejar a alguna de las viudas ricas del vecindario. Sin embargo allí estaba, con la mitad del torso vendado tras haberse visto arrastrado al enésimo berenjenal político. - Ya, ya me voy, de todas formas he quedado - Vaya, que lástima que el patrón abandone tan prematuramente su querido... Crazy no escuchó el resto, pues desapareció al agarrar el pequeño traslador con forma de piedra que llegó con la carta de la Universidad. Como no se había molestado en levantarse, cayó sentado de culo en un lugar oscuro, que al parecer sería el escenario de su próxima clase. ¿Dónde estaba?
  6. La onda expansiva provocada por la explosión de la barrera mágica tiró por los suelos a los enemigos más cercanos, pero todavía lo separaban de su objetivo una media docena de iluminados y era dolorosamente consciente de que su única oportunidad ante tal desventaja numérica era el factor sorpresa. Se adentró profundamente en su bestia interior, sintiendo al instante cómo su cuerpo aumentaba de tamaño y notando su mente teñirse de una cualidad animal, no irracional pero sí más instintiva. Convertirse en un hombre irbis provocaba que usara mucho menos su vista y mucho más sus otros sentidos, su cerebro le indicaba a través de los olores aquellas zonas libres y a través de los bigotes en su rostro podía sentir cualquier movimiento a su alrededor, incluso aquellos producidos a su espalda. A pesar de su tamaño, ya que ahora medía unos dos metros y medio, esquivó al grupo de iluminados como un jirón de niebla flotando en la noche. Silencioso, cubriendo varias zancadas humanas con cada pequeño salto, comprendiendo sin pensar a dónde se movían cada una de las personas que lo rodeaban. A escasos metros pudo divisar el rostro del Santo. Ya no parecía ufanamente despreocupado, sino que lo observaba con furia, el puño brillando con un resplandor esmeralda que prometía una descarga de fuego preparada para cuando se hubiera acercado lo suficiente. No sabía a ciencia cierta qué poderes de los clanes dominaba aquel fanático, podrían ser varios o incluso todos, pero dudaba que pudiera controlarlos como un verdadero miembro del clan, tras arduas jornadas de entrenamiento con maestros expertos. Fijos todos los ojos en Crazy, una sombra relampagueante y embadurnada de sangre, nadie vio el gran portal Nox que invocó justo detrás del Santo. La trampa estaba en posición. Los hechizos zumbaban a su alrededor, algunos errando su objetivo por apenas milímetros, Crazy saltó impulsándose con los dos pies y surcó el aire por encima de la última hilera de iluminados, cayendo justo sobre su líder en un revoltijo de fuego y gruñidos, precipitándose ambos por el portal, que se cerró a su espalda como si nunca hubiera estado allí. Cayeron rodando sobre un sueldo de madera oscura, pateando, golpeándose y esforzándose por colocarse encima de su rival. El Santo era fuerte y su mano derecha le golpeó un costado, helándolo al instante y arrancando del Malfoy un alarido de dolor. Crazy, desesperado, abrazó su mente animal y actuó sin pensar, desprendiendo su armadura y proyectándola hacia delante, esforzándose por adaptarla, por moldearla justo para que... ... Y tan rápido como había comenzado, todo terminó. Crazy rodó un par de metros hasta quedarse tirado boca arriba, jadeante y el Santo cayó inerte al suelo, emitiendo un ruido sordo. La coraza del Walpurgis se había adherido a su cuerpo, rodeándolo e inmovilizándolo completamente, convertida ahora en una carcasa rígida. El silencio se abatió sobre la estancia, que parecía una taberna vacía. Despojada de su jolgorio habitual, era un lugar triste y solitario, repleto de vasos vacíos y muebles desvencijados. - ¿Te entretuve bastante al Senescal, Jefe? La voz de Sagitas rompió la quietud y Crazy comprendió que se había desmayado. ¿Cuánto tiempo había pasado? Se incorporó con dificultad, sintiendo un dolor agudo en su costado allí donde el Santo lo había congelado. Su enemigo yacía en el suelo, atrapado en un sarcófago que lo hacía invisible en aquellas partes no ensangrentadas. El Walpurgis movió lentamente la varita sobre él, provocando que la sangre se evaporara, y a una orden mental la armadura se volvió transparente. El fanático le devolvió entonces la mirada, los ojos desorbitados y los labios aplastados contra la barrera invisible. - No sabía que se podía hacer eso - murmuró Sagitas - - Yo tampoco - respondió Crazy - Concienzudamente modificó la irrompible coraza para que se adaptara hasta el último milímetro del cuerpo de su adversario, dejándole el espacio justo para respirar, y no muy hondo. Finalmente abrió un pequeño orificio en su boca, para que pudiera hablar. - Nunca me había costado tanto llevar a nadie a una taberna - dijo Crazy con una sonrisa sardónica - - Maldito supremacista oligarca, cuando acabe contigo no sabrán distinguir tu trasero de tu cara Crazy suspiró, mientras se sentaba en una de las mesas desocupadas y retiraba el corcho de una botella de whisky prácticamente vacía. El calor del familiar líquido en su garganta lo animó un poco. Le hizo un gesto con la botella a su compañera de armas, en un ofrecimiento mudo. - No estoy seguro de si es una amenaza de muerte o un ofrecimiento sexual, ¿Tú que dices Sagis? - Reíd mientras podáis, mis apóstoles saben qué hacer, el plan está en marcha y vuestra pequeña organización supremacista tiene los días contados Crazy se limitó a encogerse de hombros y apurar lo que quedaba del whisky. No sería la primera vez que se quedaba sin trabajo.
  7. Crazy se levantó de un salto pero al posar los pies esbozó una mueca, que quedó oculta tras el casco de su armadura, al sentir un dolor punzante en el costado. La coraza que había invocado era todavía imperfecta, más débil que la de los Walpurgis más experimentados. Lo había protegido de la lluvia de hechizos, salvándole la vida, pero a pesar de todo había sentido el golpe y probablemente se llevaría un cardenal de recuerdo tras aquella escaramuza. No por primera vez aquel día, pensó que quizás estuviera demasiado viejo para aquello. - Desde mi punto de vista - dijo observando a Ságitas - Son los Senescales los que se meten conmigo - ¿Eh? La mujer de pelo violeta lo miró sin comprender, obviamente extrañada de hablar con una armadura parlante, mitad invisible mitad bañada en sangre. Crazy le hizo un gesto con la mano izquierda, mientras con la otra movía la varita en un círculo, levantando una pequeña barrera a su alrededor. La bruja siguió la dirección de su gesto y vio que uno de los iluminados estaba lanzando fuego verde y hielo como si fuera un surtidor con patas. Otra media docena de hechizos impactó contra la barrera de translúcido tono sepia que el Malfoy había erigido, y su brillo se atenuó visiblemente, perdiendo fuerza. No iba a resistir muchos más. - Nos van a fornicar, pero bien - dijo Crazy, tranquilo a pesar de la lluvia de magia - No sé donde está el resto de los mortífagos, pero son muchos para nosotros Sagitas asintió, haciéndose cargo de la situación. Echó una mirada de reojo a la barrera, convertida ahora en un fino velo prácticamente transparente. - Tenemos que llevarnos al Santo Se sacó entonces un anillo de oro de la mano con la forma de una serpiente enroscada y lo hizo flotar en el aire, apuntándolo con la varita murmuró un Portus. A continuación lo hizo volar hasta uno de los bolsillos de su compañera. - Agarra el traslador cuando estés lista, te llevará a donde estaré, si es que no me matan antes Se giró un instante para observar al grupo de enemigos. Eran más de una docena, y varios de ellos parecían dominar parcialmente algunos poderes del clan. El surtidor humano parecía controlar varios, por lo que supuso que se trataría de uno de los apóstoles. En el centro de la formación, bien protegido, lo observaba con los brazos cruzados y expresión iracunda el propio Santo. - Entretenme a ese Senescal del demonio, intentaré agarrar al Santo y largarme... - emitió un gruñido gutural, notando la bestia desperezándose en su interior - Si lo logro, usad el traslador para seguirme Y con un último y brillante fogonazo, la barrera que había invocado explotó hacia fuera, lanzando un furioso torrente de magia que tumbó a los iluminados más cercanos. Crazy saltó hacia delante, recorriendo varios metros antes de que nadie pudiera pestañear, confiando en que esta vez el Senescal no lo hiciera saltar por los aires.
  8. Hola Bela, bienvenida al foro, espero que te lo pases bien y te caigamos simpáticos xD Si tienes alguna duda, que siempre surgen, o quieres algún consejo, aquí me tienes. Envíame un mensaje cualquier cosa que necesites. Un saludo!
  9. Hola Nimblue, bienvenida de nuevo. Probablemente hayamos coincidido en tu primera etapa, que yo también andaba por aquí con otra cuenta. Me alegro de que te acordaras de nosotros 😃 Estamos estrenando nueva versión, así que no te extrañes si ves algún cambio de un día para otro. Si tienes alguna duda o necesitas ayuda con cualquier aspecto del foro, ya sea técnica o sobre el juego, no dudes en mandarme un mensaje privado. Nos vemos por aquí
  10. Crazy trotó silenciosamente a través del campo de hierba baja, adentrado a medias en su forma de hombre irbis, impulsándose con sus cuatro extremidades en absoluto silencio, sus articulaciones girando armoniosamente y su instinto impulsándolo a moverse siempre contra el viento para no espantar a su presa. La armadura de camaleón lo ocultaba completamente, reflejando su entorno con meticulosa perfección y nadie en el campamento enemigo pareció detectarlo mientras hacía un círculo para rodearlos. Al cabo de unos instantes oyó gritos y la docena de iluminados que tenía a la vista se agitaron, rompiendo en un súbito estallido de movimiento cuando todos parecieron necesitar quitarse las botas a la vez. Supuso que sus dos compañeras habían llegado también, componiendo una distracción perfecta. Había visto en la fortaleza a algunos de los Walpurgis más experimentados portando extrañas armas al cinto o a la espalda, pero no había logrado dominar todavía aquel poder, de modo que cuando se abalanzó sobre el mago más cercano fueron las garras retráctiles de sus manos las que usó para rebanarle el pescuezo en un único y fluido movimiento. El cuerpo se desplomó silenciosamente, derramando un largo surtidor de sangre carmesí que le recordó al chorro de una fuente. Avanzó metódicamente a través de las filas enemigas, aprovechándose de su invisibilidad para eliminar a aquellos especialmente aislados o distraídos. Algunos cayeron fácilmente pero a otros tuvo que golpearlos varias veces, como un leñador talando un árbol, metódico, silencioso, implacable. Del otro lado del grupo le llegaba el eco de gritos y el brillante resplandor de la magia, en el suyo reinaba la tranquilidad. Finalmente la obsesión de los iluminados por rascarse los pies se difuminó y uno de ellos levantó la vista, parpadeando como si tratara de aclararse la mente, para observar con la boca abierta el reguero de cadáveres ensangrentados que yacían desmadejados sobre la hierba. Eran cerca de una docena. Y entonces, lentamente, esos ojos se clavaron en Crazy. - Maldita sea - murmuró el hombre bestia - La sangre. Se había olvidado de realizar un encantamiento impermeabilizante y ahora su armadura se había teñido completamente de rojo, anulando sus capacidades de camuflaje. El líquido, todavía caliente, emitía nubes de vapor que ascendían fantasmagóricamente hacia el cielo. El iluminado lo contempló con una expresión de absoluto espanto, tratando de comprender aquella figura ensangrentada y humeante, sin forma tangible. Y gritó. Crazy pegó un salto felino y aterrizó a su lado extendiendo el brazo, decapitándolo limpiamente. Pero era demasiado tarde, mientras la cabeza rodaba por el suelo varios de los magos más cercanos se giraron para mirarlo. Los hechizos no tardaron en llegar y el mundo explotó a su alrededor, lanzándolo por los aires. Aunque su coraza, prácticamente indestructible, lo protegió, no evitó que saliera despedido varios metros cuando un surtidor de fuego se elevó bajo sus pies. Al menos uno de sus enemigos podía usar la magia de Caronte. Anulado el factor sorpresa, decidió invocar un portal nox bajo su cuerpo, mientras caía a través de el observó que una nueva andanada de fuego y hielo surcaba el aire justo donde había estado su cabeza un instante antes. Aterrizó con un golpe sordo al otro extremo del grupo, cerca de donde Sagitas y Anne se encontraban luchando. Ambas se giraron para mirarlo, con la confusión y la sorpresa dibujadas en el rostro, tratando de dilucidar qué era aquella humeante sombra informe bañada de sangre. - Los poderes de los Senescales me tocan bastante las narices - dijo a modo de saludo -
  11. En este subforo de temática offrol variada puedes abrir o unirte a un tema que verse acerca de cualquier temática que elijas, por ejemplo para reunirte con tus familiares, para charlar de algún gusto o afición con gente que lo comparta o cualquier otro tema que prefieras, pero hay algunas reglas, aquí van: - No hay tópicos de inscripciones, así que si el creador del grupo quiere llevar un listado de afiliados al mismo, deberá incluirlo en la primera página y encargarse de actualizarlo. - Abre el tópico del grupo directamente y comienza a charlar, pero al inicio del primer posteo debe ir un pequeño párrafo explicando claramente el propósito del club y el tema sobre el que versará. Intenta que sea fácil de entender y no muy extenso. - Cualquiera puede entrar y participar en cualquier tema, no se requiere inscripción ni autorización. - Una vez hayas abierto el tema, postea en este tópico dejando el enlace al mismo, para facilitar que el equipo del foro pueda mantener el censo actualizado. - Los clubes inactivos, entendiendo como tales aquellos que lleven más de tres meses sin respuestas, serán cerrados periódicamente. Si quieres reabrirlo solo debes solicitarlo aquí. Nota: Existe una nueva herramienta en los foros que permite abrir un club completo, que es algo así como un foro único para ese club con toda una serie de herramientas de gestión, la posibilidad de abrir distintas salas, determinar la privacidad, aprobar las entradas y un largo etcétera. A pesar de ser términos homónimos, este subforo no gestiona esa nueva herramienta. Si tu deseo es crear un club completo, muy pronto explicaremos cómo puedes hacerlo. Si tienes alguna duda, puedes dejarla por aquí también. ******* CENSO La Pipol de Ecua Amantes del Quiddich
  12. "Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que conoces, o del que has oído hablar, cada persona que existió y vivió su vida. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de religiones, ideologías y doctrinas, cada héroe y cobarde, creador y destructor, rey y campesino, cada pareja enamorada, madre y padre, niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, 'superestrella', 'líder supremo', cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol"  - Carl Sagan
     

    1. Helike R V PB

      Helike R V PB

      Un grande, entre los grandes!! 👏👏👏👏

  13. Como la última vez que había visitado aquellas tierras, la serena calma nocturna se llenó de irritante algarabía. Uno a uno sintió acercarse a sus compañeros, hablando lo suficientemente alto para espantar a todos los animales en una milla a la redonda y esforzándose en pisar todas las pequeñas ramas y piedras que podían, como si se hubieran embarcado en una competición consistente en llenar de sonidos aquella desolada planicie. Sus ojos grises no se desviaron del pequeño campamento que vigilaba, preocupado porque los detectaran antes de estar preparados. Para su sorpresa ninguna de las personas que divisaba en la lejanía parecía haber oído nada, y tuvo que recordarse a sí mismo que lo que sus sentidos percibían como un estruendo insoportable serían apenas susurros y roces para los demás. La transformación en hombre bestia lo estaba volviendo irritable, todos los que lo rodeaban parecían hablar demasiado alto y oler demasiado fuerte. Y que se hubiera fusionado con un animal carnívoro de carácter irascible tampoco ayudaba, cuánto mas se adentraba en los poderes del clan más le costaba reprimir los impulsos salvajes de su bestia interior. Le habían advertido de aquello, pero es difícil resistirse cuando es tu propia mente la que te traiciona. Echó un vistazo sobre su hombro, dos viejas conocidas suyas conversaban animadamente a unos pasos de distancia. Verlas así le trajo recuerdos y eso le alegró levemente el humor. Abrió en silencio un portal a su lado e introdujo la cabeza en él, su rostro apareció flotando justo entre las dos brujas, que dieron un respingo de sorpresa. - Hola - susurró - Perdonad si interrumpo la conversación Ambas intercambiaron una mirada, parecían confusas. - Eh... Hola - respondió una en lo que al Malfoy le pareció un grito descomunal - Crazy dejó escapar un peligroso siseo gutural, casi inaudible. - Silencio, no sé si me vigilan, había un cuervo... Igual me estoy volviendo loco - hizo un ademán con la cabeza flotante en dirección al campamento de iluminados - Yo voy delante, contad hasta treinta y seguidme La cabeza desapareció, pero volvió a reaparecer casi inmediatamente. Las observó un instante con la larga melena blanca cayéndole cómicamente hacia el suelo. - Hacéis mucho ruido - dijo al fin y volvió a esfumarse - De regreso en la loma que le servía de atalaya se sorprendió al observar una transformación en el grupo de enemigos. Todos parecían haberse quedado dormidos salvo uno, que observaba a sus compañeros con aire suspicaz. ¿Se habían dormido todos? ¿A la vez? Se percató de que su respiración levantaba ahora vaharadas blanquecinas debido al descenso de las temperaturas. Inspiró dubitativamente y sus fosas nasales se vieron invadidas por el olor a magia psíquica de los senescales, ¿Sagitas? Aquello sería útil. Su cuerpo se transformó levemente, adentrándose en el irbis que le confería su forma animal. Los brazos se le recubrieron de un pelaje níveo, sus manos se alargaron hasta transformarse en zarpas y los músculos se le ensancharon. Esa era la parte fácil. Apoyó las manos, forradas de pelo blanco, en la hierba y se concentró todavía más, tratando de invocar sobre sí mismo aquella elástica coraza translúcida y prácticamente indestructible que su gente usaba como armadura. Lo había practicado antes y sin embargo tardó unos instantes en lograr que adoptara la forma que necesitaba, cubriéndole todo el cuerpo salvo los ojos, nariz y boca. Por último activó su piel de camaleón y se esfumó. Seguía allí, pero la coraza imitaba los colores de su entorno con tal exactitud que se volvía prácticamente invisible. - Hora de cazar - pensó antes de adentrarse silenciosamente en la noche -
  14. Dejo de nuevo mi inscripción, la quoteo por si ya estaba incluida en algún listado que no se desdoble. Creo que con el cierre no se tramitó ni se llegó a cobrar, así que la dejo para inscribirme a las clases del siguiente mes.
  15. Muchas gracias a todos por las palabras de ánimo y los ofrecimientos de ayuda. En lo personal me preocupaba mucho el futuro del foro, pero tras leer estos días tanta gente dispuesta a aportar y con ganas de que la comunidad siga adelante, me siento más optimista. El equipo tiene un montón de trabajo por delante este mes, así que os pido paciencia y que no os desaniméis. Si la mudanza sale bien y encontramos entre todos una forma de autofinanciarnos, la comunidad de hl.org tendrá un futuro. Mucha gente me ha preguntado acerca de la información que se perderá, nuestra intención es aligerar la cantidad de tópicos antiguos para que el foro no pese tanto como actualmente pesa y por lo tanto sea más sencillo de mantener y de migrar. No es la primera vez que hacemos algo similar, los más antiguos recordarán la época de las caídas, que mantenía el foro offline más tiempo que funcionando y que nos hizo hacer una limpieza general, en la que muchos perdimos valiosos recuerdos de nuestras épocas de juventud xD. Esto es una pena, pero lo realmente importante es encontrar una manera de que los foros sigan y sean viables, para que podamos construir nuevos recuerdos juntos. Sobre lo que habrá que borrar, será principalmente material antiguo y tópicos inactivos, por lo que gran parte de los tópicos activos intentaremos que sigan, incluyendo familias o negocios, fichas y etc. Podrían ocurrir fallos técnicos durante la migración que nos hagan perder algo de eso, así que mi consejo es que respaldéis todo lo que consideréis valioso, porque nunca está de más prevenir. Guardar una página de un tópico no es difícil, puede hacerse manualmente desde el navegador "Guardar página como" o dándole a "Imprimir" y luego eligiendo "Guardar como PDF". El problema es que muchos de los tópicos que querréis guardar tendrán muchas páginas, e ir guardando una a una puede ser un trabajo titánico. Para ayudaros con esa tarea, Julio ha diseñado un script y lo ha subido a internet: https://topics.juliens.xyz/ Únicamente sirve con aquellos tópicos que son visibles públicamente, sin necesidad de loguearse, pero permite guardar a la vez muchas páginas juntas (a mí me ha dejado hasta 80). Su funcionamiento es sencillo: - Copiar la URL del tópico público que queráis guardar - Elegir un rango de páginas para guardar, por ejemplo de la 1 a la 50 - Dará como resultado una página web de texto con las 50 páginas del tópico que hayáis elegido, todas para guardar en el mismo archivo. Solo tendréis que darle a "Guardar página como" o a "Imprimir - Guardar como PDF" PD: Gracias Julio por diseñarlo y compartirlo con todos nosotros. Responder a estas dudas no es sencillo, porque ahora mismo estamos completamente centrados en temas técnicos y organizativos sobre la mudanza e incluso nosotros tenemos ciertas incertidumbres sobre qué es lo que podremos conservar intacto y qué habrá que rehacer o reinstalar. Pero sí te puedo responder que el juego será el mismo que tenemos ahora, con las mismas mecánicas y reglas, y no vamos a borrar las fichas, ni las bóvedas, de forma que salvo fallo técnico todo el mundo debería conservar todo lo que ha adquirido en el juego. Todos conservaréis vuestros usuarios y perfiles, y el juego seguirá allí donde lo hemos dejado todos tras esta pausa de un mes para mudarnos. No todo será exactamente igual, y es posible que se de algún fallo técnico, pero conservarás tus libros, pertenencias y galeones, o al menos eso estamos intentando. Si algo se perdiera, lo volveríamos a colocar manualmente. El juego se mantendrá con las mismas normas y rangos que hasta ahora, quizás pudiera haber algunas variaciones en niveles porque parte del juego depende de aplicaciones instaladas que habrá que sustituir una por una y volver a configurar, si esto sucediera intentaremos restituir todo de manera manual. Tenemos por delante un mes de guardar mucha información de respaldo, de organizarnos y de aprender a realizar unos cambios técnicos que no habíamos hecho nunca, pero la intención es que los usuarios tengáis una transición lo más fluida posible y que el juego se retome allí donde lo hayamos dejado. Gracias por ofrecerte a aportar, confío en que mantendremos la comunidad a flote entre todos. Bastante trabajo, sí, no te voy a mentir. Pero lo hacemos con gusto, realmente no me gustaría ver desaparecer estos foros... Sí, no creo que esté de más la idea respaldar los datos importantes de tu ficha y perfil. No comenzaremos de 0, los usuarios no desaparecerán y los tópicos activos y necesarios, incluyendo las fichas de personaje, permanecerán. De hecho, ni siquiera desaparecerán todos los tópicos antiguos o inactivos. Pero como ni siquiera yo tengo claro si podríamos perder algún dato que no esté tomando en cuenta, también voy a respaldar mi ficha y mi perfil de usuario, por si las moscas. Pero el escenario que estamos barajando ahora mismo es que toda esa información debería permanecer, así como la mayoría de tópicos que no sean antiguos. Estamos aligerando el tamaño del foro para hacer la mudanza posible, pero no es un borrado general. De hecho, sospecho que no será tan diferente a la limpieza que hicimos en el 2009. Sobre las oficinas de los bandos, no las hemos visibilizado porque nuestra intención es no borrar nada de ellas y que persistan todos sus tópicos en el nuevo foro. Aunque muchos son antiguos, como dices hay allí muchos proyectos importantes, normas del juego... Es uno de esos ejemplos de información que queremos conservar, así que es una zona que no será necesario respaldar. ******* Todo esto que acabo de deciros es información preliminar que debéis tomar con ciertas reservas, hablo más que nada de nuestras intenciones y de lo que creemos que va a suceder, pero estamos todavía trabajando y todavía tendremos que trabajar mucho más antes de poder responder con una cierta certeza. Seremos transparentes con vosotros y os iremos avisando de los plazos, de los trabajos que hagamos, de los criterios de limpieza y de las cantidades que tendremos que asumir para mantener el foro funcionando. Para aquellos que no lo hagáis ya, os aconsejo seguir las redes sociales del foro, porque probablemente las usaremos si hay que hacer algún anuncio y el foro se encuentra cerrado o no queremos postear en él durante momentos críticos, allí podéis dirigirnos vuestras dudas también si entramos en la etapa en la que no se podrá escribir por aquí. Os dejo links al Facebook y al Twitter, y de paso os digo que si nos seguís en las redes sociales ayudáis a crecer al foro: https://www.facebook.com/ForosdeHarrylatino https://twitter.com/foroshl?lang=es Mi único y principal consejo es que, independientemente de lo que nosotros tenemos intención de conservar (que es mucho y además intentaremos hacer respaldos de lo importante), guardéis todo lo que os resulte valioso y podáis echar de menos en el futuro. Más vale que guardemos todos de más, arriesgándonos a duplicarnos, a que luego nos falte algo. Espero que entre todos lo consigamos, y con suerte esto podría ser algo así como una nueva versión de hl.org, como ya hubo varias en el pasado, migraciones incluidas. En mi opinión lo único verdaderamente esencial para que un foro perviva es su comunidad, y la voluntad de ésta por permanecer unida en torno a un objetivo común.
  16. Crazy caminaba tranquilamente por la suave colina escocesa, pisando la alfombra de tupida hierba verde con sumo cuidado. El paisaje a su alrededor era, incluso para un hombre viajado como él, sobrecogedoramente bello. A pesar de la noche cerrada, sus afilados ojos de cambiaformas no necesitaban más que el pálido fulgor de la luna para distinguir con precisión la orografía del terreno a centenares de metros de distancia. En la oscuridad veía los colores apagados, como si alguien hubiera lanzado un velo de grises sobre el mundo, pero apreciaba las texturas con la misma claridad que si las tuviera frente a sí en un día soleado de verano. La hierba baja se extendía como una sábana mortuoria a lo largo de un terreno sin una sola planicie recta, las colinas erosionadas por el tiempo la elevaban aquí y allá como dibujando la forma de un cadáver inmóvil enterrado bajo la vegetación y la tierra. Salpicados sobre el paisaje sobresalían macizos de piedra grisácea, como huesos rotos que horadaran la piel que los cubría, elevándose varias decenas de metros hacia el cielo. Divisó también un par de lagos de aguas serenas que brillaban con fuerza en medio del paisaje al reflejar los rayos lunares. - Es una lástima que odie este puñetero lugar Estaba hastiado de aquella panda de fanáticos, que la fatiga de la vejez no le dejaba diferenciar de aquellos otros fanáticos de la Orden del Fénix que había combatido durante décadas en la guerra mágica, entregando su juventud en una lucha fraticida para evitar que postraran al mundo mágico ante los pies de los muggles. Viajar allí, ante el encuentro del mismo enemigo con otros ropajes, le transmitía la dolorosa sensación de que todo había sido en vano. - Como no tenga cuidado me voy a convertir en un existencialista - masculló entre dientes - Si me viera ahora mi tutor... Coronó con precaución una elevación especialmente pronunciada y entonces vio lo que llevaba media noche buscando. Habían tomado precauciones para evitar que el resplandor de la lumbre se propagara como un faro en aquella altiplanicie, pero no podían ocultarse ante los ojos de un hombre bestia. Un pequeño punto rojo al cobijo de un saliente rocoso y lo que parecían figuras arrebujadas en torno a él, quizás charlando o comiendo como cualquier otra persona haría. Así, desde tan lejos, no ofrecían indicio alguno de ser el grupo de locos que eran. - ¿Y ahora? Ahora a esperar, pensó. El resto de los clanes enviarían a más gente y eso le garantizaría mayores posibilidades de atrapar a su objetivo. Esta vez no podía escaparse, no estaba dispuesto a perseguirlo eternamente por aquel rincón olvidado. Impaciente, dirigió una mirada a su alrededor y se detuvo en un cuervo a unos cien metros de distancia. ¿Llevaba allí mucho tiempo? ¿Era un simple animal o el mismo cambiapieles que insistía en perseguirlo? El pájaro levantó el vuelo perdiéndose en la noche y Crazy no pudo decidirse. Quizás se estaba volviendo loco él también.
  17. Por supuesto que sí, te voy a poner como mi nieto en el árbol. Si quieres una madre o padre concreto, avísame y lo gestionamos, a ver si alguien te adopta xD Si a alguien más lo he borrado por error, que me diga y lo agrego encantado.
  18. Finn el gordo repartió varias cartas, colocándolas boca abajo en la mesa de madera con una mano más ágil de lo que sugería su cuerpo orondo. Crazy lo observó con los ojos entornados, suspicaz, y las recogió. Iba vestido con una elegante túnica plateada con runas azul claro bordadas en espiral a lo largo de las mangas, como una serpiente que se enroscara. Finn en cambio llevaba una camiseta blanca deshilachada llena de manchas, no todas de aspecto reciente, y unos pantalones holgados y desteñidos que alguna vez habían sido violetas. A su alrededor se desplegaba la rutinaria algarabía de una taberna de baja estofa, mesas abarrotadas de borrachos y rufianes, bebiendo, contando anécdotas y jugando a las cartas. Un par de lámparas de madera colgaba del techo, pero la mitad de sus velas estaban rotas o apagadas, así que la mayor parte de la iluminación provenía de la chimenea al fondo del local. Detrás de la barra lateral se situaba el único camarero, un hombre viejo, alto y delgado que se esmeraba en frotar un vaso limpio con un trapo sucio. Crazy centró de nuevo su atención en las cartas, aunque en realidad no entendía del todo el juego y Finn el gordo llevaba desplumándolo toda la tarde. - ¿Vas a jugar o a delectarte con el paisaje un poco más? - ¿Delectarte? - respondió el Malfoy genuinamente sorprendido - - Tu problema es que crees que todo el mundo es tonto, alteza Y señaló las cartas con una inclinación de cabeza mientras alzaba desmesuradamente las cejas en un ademán cómico. - Tú está claro que no - dijo Crazy mientras observaba su menguante montón de galeones - ¿Sabes que no entiendo este puñetero juego, verdad? - Esa es la parte más divertida - respondió canturreando - Juega Crazy apuró lo que le quedaba de whiskey en el vaso pero no soltó ninguna carta. Había una sensación que lo molestaba en algún rincón de su mente, como si tratara de llamar su atención sobre algo importante. Finalmente jugó uno de los naipes sin casi mirarlo, tratando de concentrarse en aquello que estaba pasando por alto. - ¡Ja! Ese es mi chico, buena jugada La sonrisa de oreja a oreja que exhibía le confirmó a Crazy que no había sido una buena jugada para nada. Tampoco es que importara, aquel gordo embustero jugaba como si pudiera leerle la mente, no había forma de... de... El tren de sus pensamientos descarriló súbitamente y las cartas se le cayeron sobre la mesa mientras comprendía. ¡Leer la mente! Eso era. Levantó la mirada y se encontró a Finn el gordo con una expresión repleta de nubarrones. - Tengo que irme - le espetó - Llego tarde a algo, muy muy tarde - Te toca jugar - respondió Finn - Juega Crazy extendió la mano y un portal nox se tejió en el aire a partir de zarcillos de tinieblas entrelazándose. Señaló el pequeño montón de monedas que le quedaba. - Quédatelas, ibas a ganarlas de todos modos Y como el sol de verano que sale tras la tormenta, el rostro de Finn se iluminó como el de un niño en su cumpleaños. - Contigo sí que da gusto jugar, tu habilidad a las cartas solo es superada por tu... Crazy no lo oyó porque ya había cruzado el portal para adentrarse en los terrenos de la Universidad. Acudió al pequeño y tranquilo jardín donde se había reunido con Rosalía la última vez, junto al invernadero que usaba como lugar de meditación. Se lo encontró desierto, salvo por la ordenada colección de plantas que se mecían en la suave brisa vespertina. Aquello le trajo recuerdos, la última vez aquella arcana lo había enviado con la extraña misión de interrogar plantas y, sorprendentemente, había aprendido a leer de alguna forma los primitivos pensamientos que emitían aquellos seres. En su momento había sido un gran descubrimiento, pero luego sobrevino la guerra mágica y la vorágine del mundo lo atrapó de nuevo, provocando que se olvidara de proseguir aquella senda. - ¿Hola? - dijo, titubeante - Los arcanos parecían tener una cierta omnisciencia, pero Crazy no estaba ni siquiera seguro de que la arcana siguiera utilizando aquel lugar. Deseaba proseguir su entrenamiento allí dónde lo había dejado, así que supuso que lo mejor sería practicar lo ya aprendido mientras esperaba. Se giró tranquilamente y se adentró en el invernadero, proyectando la mente a su alrededor. - Hola chicas, ya estoy aquí, ¿Alguna tiene sed? Por extraño que pareciera, esos eran principalmente los pensamientos que detectó al proyectar la legilimancia. Aquellas plantas tenían sed. Mucha sed.
  19. Nick: Crazy Malfoy ID: 19379 Habilidad: Oclumancia Nº de conocimientos que se poseen: 18 Link a la Bóveda: Bóveda Link a la Ficha: Ficha
  20. Nick: Crazy Malfoy ID: 19379 Conocimiento: Estudios Muggles y Magia de los Elementos Link a la Bóveda: Bóveda Link a la Ficha: Ficha
  21. ID: 19379 Nick: Crazy Malfoy Link a la Bóveda Trastero: Trastero Link a la Bóveda de la cual se hará el descuento: Bóveda Link a Tópic de la clase o a la prueba: Nivel Mágico: 54 Fecha: 2021-03-15 Nombre del producto: Libro de Hermes Trimegisto Consumible o Libro de Hechizo: Libro de Hechizo Nivel (del libro): 35 Precio: 35.000 Precio total: 35.000
  22. Una pequeña barca de madera flotaba en la noche, robusta pero profusamente decorada por la experta mano de un ebanista con motivos marineros, la embarcación se deslizaba en silencio por el oscuro cielo nocturno, apenas iluminada por los pálidos rayos de la titubeante medialuna creciente. En la proa se acomodaba Crazy, vestido con una túnica plateada con runas azul claro bordadas en torno a las mangas asemejándose a una serpiente enroscada. Frente a él, sosteniendo unos remos inmóviles que pendían lánguidos de los costados de la embarcación, iba un hombre taciturno, con el pelo largo recogido en una coleta y la típica vestimenta holgada y blanqueada por la sal de los hombres de mar. El hombre escupió una vez por la borda, lanzando su espumarajo en caída libre a través del centenar de metros que los separaban del suelo. Crazy confiaba en que no hubiera ningún mortífago caminando despreocupadamente justo debajo de ellos, camino a alguna cita importante en la fortaleza oscura. - Lo sé, no te gusta este lugar - respondió Crazy - Está lleno de fanáticos Su interlocutor bufó, emitiendo un ruido sibilante allí donde le faltaba algún diente. Su nombre era John aunque todos lo conocían por Mudo Joe, rara vez hablaba pero llevaba tripulando barcos mágicos desde antes de que la mayoría de la Compañía Gris hubiera nacido. Su mirada era dura y enganchaba a la gente con la firmeza de un garfio. - Lo sé, podría haber venido volando o abrir un portal nox que soslayara los hechizos antiaparición - sonrió - Y sin embargo te hago dar este paseo, con la gélida brisa nocturna amenazando con congelarte las pelotas Mudo Joe lo observó unos instantes sin pestañear y, finalmente, escupió nuevamente, esta vez a babor. Mal asunto, se estaba enfadando. - No todo consiste en llegar rápido a los sitios, viejo amigo, un marinero conoce la importancia del camino Hizo un leve gesto con la cabeza, apenas una inclinación, y Joe echó un vistazo con el rabillo del ojo. Su vista era clara a pesar de la edad, así que no le costó divisar la lechuza que aleteaba en silencio a un par de docenas de metros de distancia. - Nos sigue desde que abandonamos la Dama Solitaria, diría que es un cambiapieles Mudo Joe no dijo nada, pero tampoco volvió a soltar un gargajo. Buena señal. Al cabo de unos minutos la estilizada figura de la Torre Negra se elevaba sobre ellos, ominosa. Una maciza mole de ébano que surgía de los terrenos de la fortaleza como la empuñadura de una espada gigantesca clavada en la tierra. El mudo maniobró el bote para acercarlo a la ventana que el Malfoy le indicó, siguiendo el olor de la persona con la que debía reunirse. Meses atrás, cuando logró por fin despertar su poder de cambiaformas, le habría resultado imposible distinguir los efluvios de una persona concreta en un lugar tan densamente poblado. Pero usar sus nuevos sentidos se había vuelto tan natural como respirar. - Quédate en la ventana, no quiero que se acerque la lechuza a escuchar Mudo Joe asintió pero Crazy no lo vio porque ya había saltado a través de la ventana abierta con un ágil salto felino, imposible para cualquier hombre normal. La estancia a la que accedió no era ningún despacho ornamentado, sino una sencilla habitación del servicio. Un catre ajado en una esquina, una mesa con una vela que emitía más humo que luz y una chimenea crepitante al lado de la cual se acomodaba la persona que había venido a buscar. El Jorobado lo observaba con una expresión divertida, el cigarro colgando de sus labios con una larga capa de ceniza acumulándose en su extremo y amenazando con derramarse sobre sus harapientas ropas al más mínimo movimiento. No por primera vez, Crazy se preguntó porqué su fragancia era diferente de la de cualquier otra persona que hubiera conocido. Más allá del olor a cigarro, sudor y mugre alcanzaba a distinguir algo que ni siquiera parecía humano, una magia profunda pero no oscura, sino antigua. El viajero rasgó las tres cuerdas del laúd que acunaba en el regazo y una suave melodía de bienvenida rompió el silencio. - El gato gris viene a verme, paranoico como siempre - canturreó mientras la ceniza se desplomaba por fin sobre sus pantalones - Aunque juega a ser pirata, de maquinar no descansa Sus chispeantes ojos violeta se clavaron en los grisáceos de Crazy, afilados como cuchillas. - ¿Esto te divierte? ¿Vernos corretear detrás de tus acertijos? - A bailar la melodía de otros, el aristócrata no está acostumbrado, sin reticencia prefiere mandar que ser mandado Sofocando un gruñido de irritación, deseó estar de vuelta en el bote con el Mudo Joe. Los mudos no eran lo suficientemente valorados. - ¿Cuál es la misión esta vez? Creí que lo tuyo iba de responder preguntas como un loro amaestrado - El valeroso leopardo una peligrosa gesta ha encontrado, a Escocia se vuelve en persecución del gemelo iluminado ¿A Escocia otra vez? Maldita fuera su estampa, estaba harto de perseguir fanáticos, había abandonado la política para librarse de aquella panda de locos. Y sin embargo, si quería obtener los poderes del clan... Exhaló un suspiro resignado, calmando la furia de su bestia interior y agitó la mano para convocar un portal Nox. Un arco de zarcillos de tinieblas se entrelazó a su lado, reflejando los ambarinos tonos del fuego hasta formar una abertura de su altura exacta. No apartó la vista del mercader de secretos. - Tienes casi todas las respuestas, pero no todas y eso es lo que te mueve - le dijo - Responderé a una, si tú respondes a otra - El Soñador de Tempestades al trovador le ofrece un trato, que responda pues sin demorarlo, ¿Dónde esconde su rabo de gato? Esta vez Crazy no pudo evitar reír, sopesando el brillo malicioso en los ojos de su interlocutor. - Bien, quizás la próxima vez entonces - agregó levantando la voz - Mudo, ya puedes irte, dile al resto que no me espere Y dicho esto cruzó el portal. Lo último que escuchó fue la suave melodía del laúd, que entonaba algo parecido a una despedida.
  23. Azrael, hemos leído las clases y las indicaciones para continuarlas son muy claras. Lo único que tienes que hacer es hacerle caso a los arcanos y continuar la trama que te plantean. Quizás esa trama no te guste, pero no es compleja y a veces hay que ceder y adaptarse, tanto en la vida como en el foro. Lo único que tienes que hacer para continuar y lograr tu prueba es leer los últimos roles de los arcanos de tus clases y seguir en base a lo que te han indicado. Nada más. Ahora, si te empecinas en no aceptar lo que los arcanos rolean en sus propias clases, es posible que no logres alcanzar esa prueba nunca. Son ellos los guías, quienes marcan el sendero de la habilidad, y no al revés. Si necesitas ayuda me ofrezco a echarte una mano, mándame un privado e intento resumirte o explicarte aquellas partes que no entiendas. Pero no le des más vueltas al tema por aquí, el veredicto no es apelable ni discutible.
  24. Se modifica la ficha de personaje para agregar cambios en el aspecto, personalidad e historia del personaje. Los cambios:
  25. El hombre de rostro avinagrado consultó por enésima vez el reloj de bolsillo que llevaba atado a la chaqueta con una pequeña cadena plateada, lo estudió en silencio y lo guardó de nuevo en el mismo bolsillo del que volvería a sacarlo no menos de treinta segundos después. No es que estuviera nervioso, pero era metódico, y aquel artilugio mágico le señalaba el estado de los cuatro grupos que había enviado a lidiar con la... "incidencia". Con su mano izquierda golpeaba rítmicamente la superficie del escritorio de roble, elevando una letanía de ruidos sordos que despejaba el silencio abigarrado en que se había sumido su despacho. No es que se sintiera agitado, pero el sonido le ayudaba a concentrarse en sus cuidadosamente elaborados planes. Todo estaba controlado, incluso aquella incidencia era una desviación lógica y esperable de... - Esto es un absoluto desastre - dijo una voz rasposa a su espalda - Letterman saltó de la butaca como si alguien hubiera activado un resorte en su trasero, y a punto estuvo de desparramarse de bruces sobre el suelo enmoquetado de su propio despacho, en su prisa por arrodillarse frente a la chimenea. Allí lo observaba, entre las llamas, el fantasmagórico busto de un hombre calvo y mirada febril. Conocía bien aquellos ojos verdes, que durante los dos últimos años se habían ido tiñendo de locura y lo observaban ahora ligeramente desenfocados. - Su Santidad, la incidencia está completamente... - Incidencia - repitió el hombre calvo con voz átona - - Entraba dentro de nuestros planes que en su momento descubrieran el Área... - Nuestros planes Letterman se interrumpió y tragó saliva, preguntándose si había sentido un timbre peligroso en la voz del Santo. Aquel hombre era una bomba silenciosa que estallaba sin aviso alguno. Poco quedaba en él de aquel mago idealista que dedicara su vida a la defensa de los derechos de los muggles, su fanatismo había degenerado en locura. Quizás sí se sintiera un poco nervioso después de todo. - Quiero que mates hasta el último de esos fanáticos supremacistas Letterman no pudo evitar pestañear. El Santo le devolvió la mirada con la expresividad de un bloque de granito, los labios apretados formando una fina línea y las comisuras manchadas de saliva. - Los mortífagos son una enfermedad que ha aquejado durante demasiado tiempo a la sociedad mágica. La única forma de curar la rabia es sacrificando al perro. Letterman asintió, sintiendo un repentino nudo en su garganta. En estos últimos dos años había visto a varios apóstoles ejecutados, no era un cargo con demasiada esperanza de vida. - Como ordene su Santidad - Dédalus - agregó el Santo mientras su torso comenzaba a desvanecerse - Corre Entonces la chimenea estalló en un surtidor de llamas, extendiéndose en una espiral humeante por toda la habitación con la furia de un torbellino. Y Letterman corrió.

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.