Jump to content
Foros de HarryLatino

Recommended Posts

UwOce4Z.png

 

Alrededor de la pila de ramas rodeadas por medianas rocas que había traído desde el río, habían trozos de troncos, gruesa madera de un árbol que había caído hace unos días tras una fuerte tormenta que azotó la montaña. Las copas del bosque que rodeaba el claro, se escondían bajo un manto de nieve, suave polvillo que se levantaba con una serena brisa invernal. El terreno había sido limpiado para nuestra pequeña fiesta, una reunión que sin duda alguna, esperase dejar más de una enseñanza.

 

-Goldor, Nemétona, Ix Chel...- partí leyendo en murmullos, mientras paseaba por alrededor de la fogata que pronto sería encendida, un pergamino viejo y gastado que enseñaba todos los caminos del bosque como un mapa del merodeador. El vaho marcaba la baja temperatura-... ¿Albus?...¿Luna?- cuestioné deteniéndome sin saber porqué no aparecían con sus debidos seudónimos mientras acariciaba mi barbilla y les veía entrar, a estos últimos dos, por un camino que les haría pasar junto a la cabaña de Lucan, uno de los tres líderes de clan que se habían ofrecido a compartir sus conocimientos con algunos miembros del bando. Allá él con las bestias salvajes que resguardaba.

 

Los otros tres deberían presentarse con su máscara si no querían ser presa fácil de las criaturas y entes que buscaban adoptar cualquier forma de debilidad ante ellos; muchos decían que se trataba de un nido de boggart, aunque jamás hubiésemos tenido la suerte de hallar uno en su apariencia original. Más allá de eso, no habría mayor complicación para llegar al lugar de encuentro.

 

Verbalicé un fuego maldito luego de estar parado casi dos minutos observando la pila de madera que pronto, con la serpiente que expidió mi varita, se encendería. La criatura de fuego inextinguible surcó los pocos metros para aferrarse a un leño que ardió de inmediato, soltando el crepitar al cabo que se encendía el resto. De vez en cuando podía verse su cabeza entre las llamas de aquel calor que nos cobijaría en el pasar de la noche.

 

Eché la cola de mi capa hacia atrás e ideando un par de Necrohands, caí sentado en la palma de una de las manos fantasmales cuyos largos y huesudos dedos me harían de respaldo. Se oían pasos, esperaba fuesen los primeros.

 

OFF:

 

Buenos días, tardes o noches ^^!!! Bienvenidos al compartir(?) jejeje. Esto dará comienzo a la tutoría de Perfil con la cual pretendo que aprendamos todos en conjunto y más allá de eso, indagar el mágico mundo de HP para relacionarlos a nuestros personajes y obtener un perfil más completo e idóneo al respecto.

 

Los temas que pretendo elaborar se irán jugando semanalmente, es decir, rolearé una vez por semana no obstante de rolear más de una vez si les veo animados. No soy un GM sino más bien un guía para aconsejar el perfil mortífago, no así de sus personajes, per se deberán acoplar eso ustedes con el pasar de esta actividad. Algunos vienen con plumas así que se las quemaré (?) ajajjaa na... es bueno partir por el principio.

 

Iniciaremos con "La vida foril de los personajes". Con ello pretendo que cuenten on rol, sea en diálogo o simple narrativa, quiénes son y porqué están ahí. A su vez, si quieren, pueden traer en link un rol con el cuál se sientan mortífagos y mortífagas, esperando puedan comparar al final de esta tutoría lo que han avanzado, así sea tan solo un poco.

 

Intentaré no ser tochero jeje

 

Reglas:

 

-Respeto por el usuario tras la pantalla, lo que no quiere decir que dejen de expresarse en el ON rol, pues todos entendemos que es una fuente primordial del juego.

 

-Lectura comprensiva.

 

-Dedicación. No lo hagan por el ranking, háganlo por el desarrollo de sus personajes, del cariño por el juego de rol y la pasión por la escritura.

 

-¡Sean sus personajes! No estamos aquí para medirnos entre nosotros sino para aprender de todos con todos :P

 

Participantes:

 

@@Albus Severus Black

@Luna21

@@Sagitas Potter Blue E. Potter Blue

@Xell Vladimir

@@Mael Blackfyre

  • Like 4

ISh3z7l.gif

1yVXGup.png
xV0xd.gifmdbNxIw.gif

Link to post
Share on other sites

Mi mente reseguía los destrozos de la tormenta pasada. Con cierta pena, noté que la Madre Naturaleza había sido cruel en ciertas partes del monte, la tormenta que se había desatado, había desguazado árboles y rocas y había dejado un aspecto desolador. Sin embargo, yo sabía que la Diosa del Bosque Sagrado, de los ríos, de toda la Tierra, desataba su ira, pero todo volvería a florecer con más fuerza. A pesar del aspecto actual, cuando volviera la primavera, aquella parte del Bosque volvería a lucir con esplendor. Esa era una de las grandes enseñanzas que Sagitas (yo) había aprendido en el cambio que había sufrido: no había el Bien ni el Mal como me lo habían inculcado; todo estaba unido y todo era necesario. Todo llegaba en su justo momento y la paciencia era un virtud a desarrollar mientras esperaban.

 

Ahora, aún invierno, aún eran visibles las zonas atacadas por la tormenta bajo el blanco manto de la nieve de invierno. Aunque no era la estación que más me gustara, el frío era un revitalizante, el rechizar de las botas al hundirse en aquel claro, húmedo por la nieve recién apartada, lleno de vida a pesar de la quietud y de las ramas caídas, pudriéndose en el suelo... Caminar por allá me daba una sensación de riqueza ante los detalles que veía en todo aquel espacio; mi Suma, quien me había enseñado hacía mucho tiempo, me había enseñado a cuestionar lo que veía y a notar la vida que florecía hasta en el rincón más oscuro y desafiante de una hoja seca o una piedra llena de liquen. El lugar donde nos habían citado estaba lleno de esos detalles de vida, a parte de los sujetos que nos acercábamos hasta el punto de encuentro.

 

Mi máscara ocultaba mi rostro y mi pelo y relucía de una forma que iluminaba un rostro claro y un pelo negro como la más oscura cueva. Su poder era tal que, cuando me la ponía, yo no era yo, no era Sagitas la Ministra, la payasa, la magizoóloga, la que todos conocían. Yo era la Sacerdotisa Oscura que ansiaba llevar mi conocimiento mucho más allá de lo que ya tenía, mucho más lejos que movimientos de varitas o amuletos de protección o sanación. Con la máscara, me convertía en Nemétona, una mortífaga que no temía demostrar sus poderes ante quien se pusiera delante.

 

El resplandor de la hoguera indicaba el lugar donde ya esperaba un compañero. Su porte era elegante y autoritario, se veía en su pose, en la postura que usaba para sentarse sobre aquellas manos invocadas con la magia no verbal. Sonreí. No sabía quién era. Es decir, sí, sabía que era Caelum, aunque no sabía quién de todos los mortífagos se escondía tras la máscara.

Edited by Sagitas Potter Blue
  • Like 1

eY6U8Oa.png?1

Icr0JPz.gifKRLtVZp.giftOWLU4S.gif

 

Link to post
Share on other sites

Me había aparecido un poco más atrás de la cuenta. Los troncos de los árboles iban creciendo alrededor en distintas direcciones y los caminos serpenteaban, invisibles, entre ellos. Aunque a ésa altura, todo estaba cubierto por nieve, por lo que era más difícil orientarse. Con mi varita iba derritiendo algunas zonas para confirmar que iba bien. Estaba nervioso, porque el mismísimo líder de la Marca Tenebrosa, Caelum, nos iba a acompañar desde entonces. ¿Qué sucedería? No había tenido a nadie para preguntarle.

Los árboles se fueron el paso cada vez más, indicando que me había dirigido bien para llegar aquel claro, el cuál, ya dos personas se habían presentado. Mi máscara ocultaba cada centímetro de mi rostro. Solamente mis ojos que se veían desde aquellas rendijas. El último árbol por el que pasé cerca, despidió un poco de nieve que cayó encima de mí, y me quité los copos de nieve. Cuando me acerqué, realicé una reverencia a modo de saludo. Caelum y Nemétona eran los primeros allí.

Cuando fue mi turno me adelanté un paso, después de haber permanecido en aquella especie de círculo alrededor de la fogata. Cerré mis dedos en puños perfectos, mientras admiraba las llamas que bailaban, abrazaban y rodeaban los troncos que estaban apilados. ¿Cómo tenía que proseguir? No estaba seguro si lo que dijera iba a sorprender a alguno de los presentes. Mi corazón latía fuerte de vez en cuando.

Soy Goldor, para ustedes. Pertenezco a la familia Gryffindor y la Yaxley. Tengo un negocio que se dedica a la resolución de problemas. Vine a éste país hace algunos meses. Estoy encontrando aquí mi lugar —les comenté, con una voz tranquila—. Y aquí en el bando, lo que necesito es mi libertad. Asegurarme de que ésa sensación perdure cada vez que utilizo la máscara —miré de reojo mi marca tatuada en el brazo.

Link to post
Share on other sites

Era la primera vez que sentí el llamado desde el tatuaje que llevaba en el antebrazo izquierdo. La última vez que había estado aquí, en La Marca, había huido por miedo a fallar a la familia y no había conseguido mi tatuaje. Era lo tenía y sentir aquel movimiento no era desagradable, más bien diría que era un golpe de adrenalina que se había disparado con aquel quemazón. Tenía la boca seca de tanto respirar por ella, sin saber cómo reaccionar. Así que tomé un vaso de agua de golpe, me puse ropa de abrigo, un vestido negro de lana, largo hasta los tobillos y de cuello cerrado. No quería ir tan azulona como solía vestir porque... no sé, me daba la sensación que no era la ropa adecuada para una chica que había cambiado de bando. Sin embargo, no perdía mi forma especial de vestir al lucir la capa roja de lana, que me había regalado mi madre Reena en su día, cuando entré a formar parte del Circo. Me traería suerte.

 

Me puse la máscara verde y me miré al espejo. Aún no me acostumbraba a llevar aquel distintivo de mi nuevo bando. Me daba firmeza, alejaba toda aquellas dudas que siempre me hacían sentirme débil. Con ella, no me importaba lo que pudiera pasar. Así, con ella, di el paso hacia el punto indeterminado de encuentro, donde iba a estar junto a más compañeros en alguna aventura. Me consideraba casi una primeriza, después de tanto tiempo viviendo en el pueblo, ahora iba a estar con personas de ideales que había despreciado tan solo un año antes.

 

Cuando llegué, había gente en el bosque, los animales susurraban y el crepitar lejano de un fuego me indicaron el camino a seguir. Soy amante de la Naturaleza desde que tengo recuerdos y eso hacía que pudiera entender sus emociones, aunque supongo que el anillo que llevaba encima también me ayudaba a comunicarme con ellos. Pronto encontré a mis compañeros y el corazón me dio un vuelco al reconocer a Nemétona. Sabía quien era, era inconfundible para mí, pues olía su alma, su espíritu rebelde y por su aroma a canela y chocolate tan familiar.

 

Había dos más. Quien hablaba se identificó como Goldor, no lo conocía aunque se presentó como miembro de la Gryffindor y la Yaxley. Cuando habló sobre su negocio casi la pifio.

 

- ¡Anda como en Mega...! - Casi dije el nombre del negocio, que me hubiera delatado a mí de alguna manera, o a mi tía. "Mega Sagitas llevaba su nombre y, aunque no era suyo, no era difícil de saber que lo fue en algún momento y ahora era de la familia. - Perdón por la interrupción...

 

Me acerqué un poco más y di un breve vistazo a Caelum. Allá todos le conocían aunque tampoco supiéramos su nombre real. Eso era lo bonito de llevar máscara. Todos éramos amigos y nadie podría decir el nombre verdadero, si alguien nos obligara.

 

- Yo soy Ix Chel, nueva en el bando, algo incómoda por haber cortado tu exposición, compañero Goldor, espero que disculpes mi torpeza. Aún me siento algo novata en estos encuentros. En realidad, es mi primer encuentro fuera de la Taberna, así que soy novata. Soy...

 

Dudé un poco en cómo proseguir.

 

- Soy... Me creo poca cosa porque a mi alrededor siempre hay brujas fuertes y de grandes conocimientos, pero quiero dejar claro que eso no me hará dudar en poner la varita en beneficio del Bando. Si estoy aquí es con todas las consecuencias. Tengo varios negocios, amo la naturaleza libre, soy una sacerdotisa con orígenes celtas ligados al culto artúrico y... Soy de las familia Potter Black y Potter Blue, con familiares en la Vladimiir, la Snape y la Ryddelturn y...

 

Retrocedí un paso y me puse instintivamente al lado de Nemétona, quien permanecía en silencio.

 

- Y ya está de momento. Gracias por escucharme.

AebdpFW.png?1


7sfPjxW.gifhttp://i.imgur.com/idFgtQA.gif

Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

Loading...
×
×
  • Create New...

Important Information

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Terms of Use, Guidelines y Privacy Policy.