Jump to content

Dakaria Zweig

Magos
  • Contenido

    53
  • Ingreso

  • Última visita

Todo lo publicado por Dakaria Zweig

  1. Hola, hace mucho que lo estoy pensando y siempre me olvido de pasar por aquí . Me parece una agradable familia y espero ser bien recibida. Nick: Dakaria Zweig Ficha Personal: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=107790 Bóveda Personal: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=107855 Parentesco: Hija de Elvis F. Gryffindor
  2. Hola, puesto que no había pedido mis conocimientos pasaba por ello. Me gustarían: Conocimiento de Maldiciones y Cuidado de Criaturas Mágicas. Desde ya gracias n.n
  3. Dakaria vio una enorme lengua de fuego y como Darian ingresaba en la sala. Aguardó a que nadie hubiese en la habitación y se paro del rincón. La chica avanzó, el techo estaba negro y había sangre en el suelo. Sacó sus dagas y mató a dos de los zombies que estaban por ahí. Tenía que entrar en la cuarta habitación, la quinta puerta la llevaría a la salida. Caminó con paso decidido hacia la cuarta puerta e ingresó a la sala. Esta era de tamaño mediano y estaba limpia, no había rastros de nada. Tenía las paredes color blanco, pero de la mitad hacia abajo eran negras. La puerta estaba justo frente
  4. Bueno, aquí está mi examen. Espero que esté bien: Camaleon: Sectusempra. (Turno 1 - Acción 1) Tigre: Protego. (Turno 1 - Acción 1) Camaleon: Silencius. (Turno 2 - Acción 1) Tigre: Morphos *Interceptado, no sale*. (Turno 1 - Acción 2) Camaleón: Morphos *Jersey en araña rincón, envenena a Tigre* (Turno 2 - Acción 2) Tigre: Tarantallegra *Impacta* (Turno 3 - Acción 1) Camaleón: Silencius (Turno 3 - Acción 1) Tigre: Morphos *no sale* (Turno 3 - Acción 2) Camaleón: Finite Incatatem. (Turno 3 - Acción 2) Bueno, leí el duelo y me parece que estuv
  5. Su camiseta había desaparecido, en cambio tenía sobre la cintura alambre de púas. –Maldito.- pensó, cuando lo vio acercarse. Miró fríamente a Anastacius, con su rostro inexpresivo y sus fríos ojos. Comenzó a arrancarse el alambre de púas. Comenzó lento y fue acelerando el ritmo, el dolor era insoportable pero estaba algo acostumbrada. A cada tirón sentía espasmos de dolor que le hacían morderse el labio inferior y encorvarse un poco. Sentía la tibia sangre correr por su espalda y vientre, pero en ningún momento paró de arrancarlos. El frío rozaba su blanquecina piel, que hacía contraste con s
  6. No estaba segura de ser la última, pero allí estaba. La profesora Malfoy les había puesto frente a ellos el examen final. Cinco habitaciones, todas conectadas, la quinta tal vez sería la salida, pero no estaba garantizado al 100%. Darian le hablo y Dakaria asintió con la cabeza. No estaba segura de que estaba pasando, y eso la exaltaba un poco, aunque no se notaba en absoluto. Darian tomó la delantera, como lo supuso. Se pudo apreciar el sonido de la katana cortando los cadáveres. Dakaria seguía sentada en su lugar, callada, observadora. Pandora desafiando a Mcnair, Alexa deteniéndola, to
  7. Dakaria estaba en el suelo cuando vio cómo el muchacho se daba vuelta listo para atacar al escuchar su fingido grito de dolor. "Creo que va ser mas rápido si te cargo y vamos rápido al castillo, no quiero arriesgarme a hacer ningún hechizo y que empeore tu condición, pero vayamos a dejar primero "eso" y después te llevo a la enfermería." dijo Darian. -Si... además no podemos utilizar magia.- pensó. El joven la ayudó a pararse y se agachó para que se subiera a su espalda. -¡Cárgame!- ese maldito pensamiento infantil volvía a su mente. Se subió y rodeó su cuello con los brazos. -Vamos.- dijo, d
  8. Mientras se dirigían hacia el castillo Dakaria se adelantaba o atrasaba para matar algún que otro zombie, al igual que su compañero. Se movía ágil y libremente, se podría decir que le gustaba o incluso que la divertía matar a aquellas criaturas. Luego de caminar un poco Darian le preguntó: "¿Dónde aprendiste a moverte así con las dagas? solo he visto a alguien moverse así y digamos que su profesión era...bastante peculiar..." La muchacha estaba delante de él, se dió vuelta y se limitó a sonreír maliciosamente. Lanzó un cuchillo a un muggle muerto que estaba cerca de su compañero, otra vez
  9. Darian le dijo que le gustaba su forma de luchar, Dakaria se sintió halagada, aunque no dio muestra de ello. "Nos están siguiendo... hace rato que siento que alguien me observa y habiendo crecido en un bosque hostil mi instinto nunca falla. Pero no te preocupes, tengo una idea." Dakaria ya había sentido eso, pero pensó que al estar con otra persona solo era su impresión. Siguieron adelante, y se toparon con un mausoleo. Sus rostros se llenaron de curiosidad. Su compañero le dijo que podría ser una trampa, o que podría ocurrirle algo. Si esto pasaba que corriera, buscara la copa y avisara
  10. Dakaria lo miró con desdén -¿Estas insinuando que soy pequeña?.- Elevó sus fríos ojos para mirarlo a la cara. -Ya... Me gustan las armas discretas, eso llama demasiado la atención. Además, me sería imposible manejarla.- Dijo mientras salían del castillo. Luego de caminar unos cuantos metros entraron al territorio donde se encontraban aquellos seres. -Ahora que nadie puede escucharnos...- Dijo, bajando un poco la voz. -Tengo la sospecha de que la copa está en el bosque prohibido, obviamente oculta bajo algún hechizo, pero eso no va a ser problema.- Siguieron avanzando por el terreno húmedo
  11. -Ah, sí, lo de los calamares... No fue gran cosa.- Dijo Dakaria con aire a superioridad, pero sin dar importancia. Se quedó callada mirando a la nada mientras Darian le hablaba. "¿Te gustaría hacer equipo conmigo? con mi habilidad en combate y tu valentía creo que tenemos una buena posibilidad de hacer esto un juego de niños." -No me parece un juego de niños, podríamos morir, pero meh.- pensó la muchacha. Este se levantó y fue hacia el armario de armas. Dakaria lo observó, era un joven fornido y alto. Cuando se paró, Dakaria lo observó desde abajo, y tuvo un pensamiento bastante infantil. -¡Cá
  12. El lugar que había elegido Anastacius le encantaba, aún más en penumbras, la emocionaba. El bosque se volvía espeso y a veces se abría en claros que iluminaban su blanquecina piel y resaltaba su cabello negro que hoy estaba más alborotado que de costumbre. Llevaba una camiseta negra, de mangas cortas con un enorme y feroz lobo estampado en la parte trasera. Esta era más corta en la parte de enfrente, que dejaba ver parte de su vientre. Sus habituales jeans y borcegos negros, eran sus prendas favoritas, ya que eran muy cómodas. El frío de la noche la abrazaba y la hacía sentir de alguna ma
  13. La señorita Malfoy comenzó a hablarles, tenía una copa en la mano, miró a su compañero y esta desapareció. Les dio un discurso, para algunos desalentador y para otros emocionante. Dakaria se sentía emocionada, aunque algo temerosa. Escuchaba con detenimiento cada palabra. "Hay muggles vivos y muertos dentro de estos terrenos, varios de ellos han sido sometidos a experimentos mágicos. Si quieren pueden llamarlos Zombis, muertos vivientes o inferís…La copa que desapareció les ayudará a evitar ser atacados por los muggles, aunque no evitara que sus poderes mágicos se vean mermados. En pocas palab
  14. Entró en lo que sería su salón de clases, estaba en penumbra. Era una de las primeras cosas que le agradó, sus ojos se acostumbraron rápido. Había una mesa larga y sillas al rededor con esposas en los apoya-brazos. Ese día se había puesto una camisa a cuadros rojo sangre y negro, un jean y borcegos a juego de color negro. Una chaqueta de cuero, larga, no la usaba muy seguido, pero era linda. Le gustaba vestir de muggle, pero con un toque extravagante. Había llegado tarde, y estaba algo nerviosa, cosa que no se notaba en su pálido rostro inexpresivo. Ya había alumnos en el aula, los miró a
  15. Bueno, es como lo entendí. Espero que esté bien. [Con respecto a los roles, son todas situaciones diferentes]. El último no entendí como hacerlo, espero que los otros estén bien.
  16. Hola, tarde (por la escuela muggle) pero seguro n.n Langlock: Hace que la lengua se te pegue al paladar y no pueda pronunciar los hechizos, aunque si puedes hacer no verbales. Tendría desventaja si me lo lanzaran. Podría hacer un "Finite Incantatem" si el rayo me dio o un "protego". Pienso en lanzárselo a mi oponente luego de un hechizo en el necesite uno verbal para reponerse. Avis: La usaría para "cegar" momentáneamente a mi rival. Haría que le cubran la vista y así poder moverme hacia algún lugar en caso de que lo necesite. En caso de que este esté en mi contra utilizaría "oppugno
  17. Sola, otra vez estaba sola, Anastacius la había dejado. -Como en el principio, nada de que preocuparse.- se dijo. Su rostro nunca se había visto tan sereno, pero estaba enojada por dentro. No le quedaba hacer más que terminar el platillo sola, y se dispuso a hacerlo. Se dirigió a donde se encontraban las ollas y buscó una sartén rectangular. La misma ya estaba caliente cuando vertió la primera delgada capa de huevo, la movió para que cubriera toda la superficie. Cuando el huevo se había cocinado en la base y continuaba cruda por encima, era cuando estaba en el punto perfecto. Entonces
  18. El día había llegado, el T.I.M.O. era el examen que necesitaba aprobar para terminar la primera etapa de sus estudios. La sala estaba en silencio y todos los que se encontraban allí estaban haciendo el examen. Nerviosa y ansiosa, así se sentía Dakaria ante aquella situación. No le quedaba otra opción que comenzar con aquella tarea. Luego de un rato ya lo había terminado. Se levantó y caminó esa corta distancia que había entre ella y el pilón con otras evaluaciones. Depositó el pergamino suavemente sobre la misma.
  19. Ya se había sentado en la mesa junto a su compañero. Dakaria estaba mirando a la nada misma cuando Bel pasó a darle ánimos - Ánimo chicos, la cacería fue dura pero esta parte también les supondrá otra clase de dificultades.- les había dicho. Las palabras de su profesora la despabilaron y puso manos a la obra. Leyó la receta y dijo: –Anastacius, ¿serías tan amable de buscar entre las ollas una sartén rectangular? Fíjate que tiene que estar detrás del todo si no la encuentras a simple vista. Yo iré preparando la mezcla.-. Volvía a tener el tono neutral y el rostro inexpresivo. Se dirigió al
  20. -Si, luego de clases estaría perfecto.- Sentía curiosidad, desde pequeña siempre había sido así. Siempre quería saber, aunque se llevara sorpresas. Cuando su Anastacius contó ese fragmento de historia frente a un publico no existente, Dakaria sonrió sinceramente. Él le sacaba sonrisas verdaderas. -Algo así.- Dijo entre una pequeña risa. Al caminar hacia las puertas del castillo sentía el frío en su rostro. Sentía la nariz fría, eso era agradable. El invierno estaba casi sobre ellos y eso la ponía feliz. Estaban llegando ya. En la puerta, antes de entrar, su compañero le dirigió unas palabr
  21. Hacía mucho que no daba ni recibía muestras de afecto. Siquiera sabía por que abrazó a su compañero, y ese beso en la frente la paralizó. Ella nunca había sido esa clase de persona; abrazos y cariño no eran palabras que estuviesen el su vocabulario y esa repentina muestra de afecto hacia alguien que cavaba de conocer la sorprendía hasta a ella misma. -No... no es que me haya preocupado, solo... si te quebrabas no íbamos a poder terminar el trabajo. Tu sabes...- dijo algo dubitativa mientras jugueteaba con una hoja seca que estaba en el suelo. Cuando Anastacius comenzó a explicar como era q
  22. Se sentía una total y completa idi***, había malinterpretado las palabras de Anastacius y se había ofendido, pero todo era culpa suya. - Está bien, ¿como no iba a cuidarte?, somos compañeros, y depende de nuestra unión lo que consigamos.- Dijo, con un tono mas cálido del que tuvo todo el día. Hizo una señal de aprobación y una pequeña sonrisa, cuando al bajar de la balsa, su compañero imitó la reverencia de una dama. Anastacius había comenzado a curar esa pequeña herida que tenía en la mejilla, -Gracias...- susurró, bajando la vista. Luego de un poco de magia estaba curada. -"Listo"- habí
  23. Negó con la cabeza al escuchar las palabras de su compañero. -¡Definitivamente está coqueteando, por todos los Elfos!. Y no son tonterías, es como soy...- pensó para si misma. Se sentía algo molesta, pero esperaba que la tranquilidad de las aguas la calmase un poco. Antes de subir, clavó la espumadera en la tierra y agarró la varita, dejando el sobretodo encima de la roca. Al subir a la balsa Anastacius le contestó "-Sería un lío contarte esto ahora. ¿Quieres que nos veamos en algún sitio después de clases y te lo cuente con todos los detalles? Pero el punto es que en este momento soy humano.
  24. -Lo se, lo se...Ni me lo recuerdes...- fue su respuesta al recordatorio de que si no presentaban lo que les habían encargado, reprobaban. Estaba algo distraída, meneando los brazos al son de una canción que solo sonaba en su cabeza, cuando vio a Anastacius acercarse. Estaba a centímetros de ella. La estaba mirando fijo, no estaba acostumbrada mirar a los ojos a las personas. Dakaria empalideció -Voy a diseñar un plan C. Te dejo a ti con la observación.- le había dicho al oído. No era la primera vez que hacía eso, hablarle al oído. Se sentía extraña cada vez que eso sucedía, se le erizaba la pi

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.