Jump to content

Scavenger Weatherwax

Magos Expertos
  • Contenido

    291
  • Ingreso

  • Última visita

  • Días ganados

    2

Todo lo publicado por Scavenger Weatherwax

  1. ID: 121148 Nick: Scavenger Weatherwax Link a la Bóveda Trastero: B 111085 Link a la Bóveda de la cual se hará el descuento: B 110428 Link a Tópic de la clase o a la prueba: -- Nivel Mágico: 10 Fecha: 2021-02-24 Nombre del producto: Libro de la Sangre Consumible o Libro de Hechizo: Libro de Hechizo Nivel (del libro): 7 Precio: 7000 G Precio total: 7000 G
  2. Agnes Lynn A través del lente de su cámara la luz era casi soportable, el cóncavo del cristal acercaba el mar a ella y disminuía el reflejo del sol sobre las olas. Agnes hizo una mueca de disgusto, aún tenía que corregir el color y probablemente añadir otro cristal para preservar el enfoque. Presionó el disparador de la cámara, más por costumbre que por arte, y sin muchas ganas le dio la espalda al mar. Traer el abrigo había sido un error, pero si lo que sus contactos le habían dicho era cierto, no estaría las islas por mucho tiempo. Las excavaciones en las Eolias eran comunes, y hasta
  3. Nombre: Scavenger Weatherwax Edad: 27 años Nacionalidad o procedencia: Escocesa Raza: Humana Personaje principal al que está asociado: Agnes Katherine Lynn Relación con el personaje principal: Amigas Aspecto Físico: De aproximadamente 165cms, tiene el cabello castaño y a la altura de los hombros. Piel morena, tostada por el sol y ojos cafés oscuros. Favorece la comodidad por la elegancia casi siempre, lo que le da un aspecto desaliñado aún en el mejor de sus días. Tanto tiempo pasado en el sol le ha ocasionado un par de pecas que adornan sus mejillas. Tiene una cicatriz que cruza
  4. Hola, Voy a cambiar de personaje principal, así que cambio toda la ficha. Pego el formato completo para que no haya confusiones. Espero que todo esté bien. Muchas gracias a quien se pase Datos Personales: Nombre del Personaje: Agnes Katherine Lynn Sexo: Femenino Edad: 30 años Estado Civil: Soltera Nacionalidad: Británica Familia(s): * Familia 1: Potter Evans * Familia 2: -- Padre(s) Sanguíneo: Ada Marie Lynn* Kit Horace Lynn* Padre(s) Adoptivos: -- Trabajo: Historiadora Poderes Mágicos: Puntos de poder en objetos y pociones: 430 Hechizos adicionales: -- Puntos de po
  5. No le sorprende que cada persona gravite hacia los suyos; aunque hay caras desconocidas, puede adivinar fácilmente a qué clan pertenecen por las personas a las que se acercan. Deben ser un grupo extraño, porque las miradas y comentarios en voz baja de los nativos se manifiestan en cuanto ponen un pie Ravenrock y los siguen durante su trayecto hacia la iglesia. La militarización de Ravenrock es evidente no sólo por la tensión en el aire, sino que hay policías muggles dispersos en diferentes puntos del pueblo, Scavenger evita su mirada y espera que el carruaje sea suficiente cubierta para un
  6. El sabor del mar en el viento le indica que ya está cerca de Ravenrock, o al menos cerca de la costa. Después de un par de horas caminando por el bosque, sus piernas empiezan a pedirle un descanso. Pudo haber volado o haberse aparecido en el punto de reunión, pero las instrucciones son precisas, sólo ha de usarse la magia en caso de ser estrictamente necesario, por eso ha optado por opción muggle más famosa: un autobús a la estación más cercana y, en vez de un taxi, una caminata. La caída del estatuto ha sido una crisis para ambos mundos, pero ante la llegada del Inquisidor es imprescindib
  7. El alivio de ver a Sagitas y las otras brujas a salvo le duró muy poco. Sabía que no tenía que explicarles qué era lo que estaba pasando, la conexión con Avalón era fuerte en ellas, y con todas juntas fluía con facilidad. Cuando Sagitas mencionó que había que proteger la entrada, entendió que las espinas y las maldiciones que habían descendido sobre ellas eran nada más que una distracción. La otra sacerdotisa parecía convencida de que algo más se acercaba, y conjuró a un hipogrifo para defender la pirámide. Scavenger apenas tuvo tiempo de sentir asombro ante del claro poder de su compañera
  8. Supo que había tenido éxito con su último hechizo cuando un grito se escuchó apenas por encima del ruido de la arena. Un escalofrío recorrió su cuerpo, incluso la voz de la figura con la que peleaba pertenecía a Agnes. Intentó mirar hacia adelante, pero le era casi imposible distinguir formas. Parecía, sin embargo, que poco a poco la tormenta disminuía en intensidad, lo cual era un alivio, pero no le permitiría atacar directamente a la pelirroja por un rato más. Con su limitado campo de visión, Scavenger intentó enfocarse en lo que tenía cerca, rocas o raíces que pudiera usar a su favor.
  9. El razonamiento de Richard no era del todo descabellado, la posibilidad de un espía era muy real, aunque no estaba segura de que mereciera actos tan drásticos como la destrucción tan violenta de un libro. Scavenger lo miró mientras terminaba de limpiar el piso y se deshacía de los restos del libro, mitad fascinada y mitad desconcertada. No es que fuera la persona más social, su círculo de conocidos parecía reducirse a cada día, pero el Moody era sin duda una de las personas más enigmáticas en él. Después de terminar con la limpieza, anunció que necesitaba un trago y se encaminó afuera de l
  10. No se sorprendió cuando Agnes (así la iba a llamar, por ahora) despareció, causando que sus flechas siguieran su camino hacia adelante, al menos dos llegando hasta la palmera que tenía en frente antes de que el resto cayera en la arena sin hacer ruido. Cuando la pelirroja reapareció frente a ella, Scavenger casi esperaba escuchar los mismos regaños de siempre: que sus ataques carecían de un objetivo, que si no aprendía a defenderse no iba a sobrevivir mucho tiempo en la ciudad. Si el ente frente a ella era en realidad Agnes, entonces debería recordar que hubo en tiempo en que ellas solían
  11. » ¡Necesitamos ayuda! ¡Solas nos podremos! Por mas que le dolía admitirlo, Xell tenía razón. La fuerza de Avalon estaba en la unidad y con las sacerdotisas separadas, todas eran más débiles. Estaba a punto de decirle eso mismo a la rubia cuando sintió a Lily moverse de entre sus brazos. El fuego de Beltane había logrado sanar sus heridas, pero no parecía que a su prima le importara mucho, ya que inmediatamente reanudó su marcha hacia Excalibur. Escuchó como le pedía a Xell que le diera la espada, brazos extendidos hacia el arma y mirada atenta. — No creo que separarnos sea una buen
  12. Con las manos temblorosas, tomó el bezoar que Khufu había producido para ella y le dio una mordida, inmediatamente sintió el dolor punzante de la cabeza disminuirse. Lo había atribuido al sol y a la caminata, pero ahora se daba cuenta de que el ataque que sufrió a manos de la serpiente fue más letal de lo que había pensado. Unos minutos después, con el sol brillando alto en el cielo, se encontraban de pie en el centro de Abusir. Scavenger se desamarró la sudadera de la cintura y la echó a un lado con todas sus fuerzas, llevaba una playera de manga larga que también le cubría el cuello, su
  13. — Oh. — dijo, apenada. — No sé por qué me imaginé que había otro desván. — Ridiculizar al sacerdote es lo último que deseaba, así que no hizo comentario alguno cuando la cara del hombre se enrojeció y evitó su mirada por un largo tiempo. Aprovechó para darle un trago a su té, esperando que el momento incómodo pasara. Agradeció mucho el momento en que ambos fueron distraídos por el sonido del pasar de las hojas en el libro. Escucho la explicación de Rory con atención, intentando encontrar una conexión entre todo lo que habían visto esa tarde. — Nazis… — dijo, pensativa. Sabía exactament
  14. Siguiendo a su familia, caminó por los pasillos y escaleras del castillo rumbo a la biblioteca. Era un camino que conocía bien, pero igual se tomó su tiempo para poner atención a cada detalle. Al ver a Mel observando los cuadros, se acercó a ella. —Son maravillosos, ¿no? — le comentó con una sonrisa. —En todo el tiempo que estuve lejos, fue lo que más extrañé. La oportunidad de sentarme a tener una conversación con uno de ellos. Bueno, ya habrá tiempo. Espero. El resto de la familia se había detenido en la entrada de la biblioteca, Scavenger se giró a verlos y se acercó a ellos, intent
  15. La velocidad a la que se reproducían las espinas era abrumadora. Xell y Lilian, ya alertas, las percibieron casi al mismo tiempo que ella. El interactuar con ellas parecía tener un efecto negativo en las sacerdotisas, al igual que las plantas y otras cosas vivas que tocaban: las marchitaba, borrando todo rastro de vida de ellas, maldiciéndolas. De reojo, pudo ver a Xell poniéndose de pie y curándose una herida provocada por las espinas, usando una magia similar a la que su prima había usado antes. La mención de Excalibur le heló la sangre, pues sus compañeras tenían razón; en el centro de
  16. Cada vez que creía entender algo acerca de Richard, el Moody se encargaba de un modo u otro de demostrarle que no. Estaba convencida de que el misterio el libro sería suficiente para tentarlo, pero su reacción fue totalmente apuesta a lo que ella hubiera esperado. Vio sus facciones endurecerse y antes de que pudiera preguntarle qué estaba mal, había cruzado la habitación y tomado un tridente de la pared. Si la memoria no le fallaba, Scavenger recordaba haber escuchado antes que Richard era impredecible, impulsivo; este conocimiento fue la única razón por la cual, cuando el Moody empezó a a
  17. Fue el toque de Lilian lo que la sacó de su ensimismamiento. Sintió un calor fuerte recorrer su cuerpo hasta centrarse en su rodilla, borrando cualquier rastro de dolor de esta. Scavenger sonrió a su prima, y estaba a punto de preguntarle cómo había hecho eso cuando una voz llamó su atención desde el otro lado de la biblioteca. No conocía a la bruja frente a ella, pero algo en sus facciones le resultaba familiar. Sabía, de la manera en que se saben las cosas en Avalon, que si estaba dentro del templo es porque debía ser una sacerdotisa, lo que significaba que era de confiar. No fue hasta q
  18. Scavenger examinó el portal frente a ella con mucha atención. No era la primera vez que veía a alguien hacer uso de esa magia, tenía la fortuna de conocer magos con conocimientos muy avanzados en áreas de la magia que ella no podía ni siquiera nombrar aún. Se estaría mintiendo a sí misma si dijera que eso no había influido en su decisión de estudiar con los uzzas; el poder en sí nunca le había llamado la atención, pero el conocimiento, el saber simplemente por saber… eso era lo que la motivaba a actuar. No había misterio que su mente no disfrutara analizando. Las instrucciones de su guía e
  19. No llevaba más de un par de pasos cuando escuchó el grito de Luna a su espalda. Se giró a tiempo para ver a la bruja salir corriendo hacia el bosque, seguida de Sagitas, que le imploraba que no fuera sola. Scavenger se mordió el labio inferior con fuerza, ¿a dónde iría Luna con tanta urgencia? La respuesta la obtuvo cuando siguió el trayecto de su compañera hacia el bosque. Casi podía jurar que era fuego por el modo que tenía de envolver lo que tocaba, como si se estuviera tragando los árboles y dejando tras de sí pedazos carcomidos de madera. Se debatió un par de momentos qué hacer; por u
  20. Se sentó ahí escuchando con atención a Rory. Si no fuese por el libro que tenían detrás, sabe que le habría hecho más preguntas. No era todos los días que se topaba con alguien cuya visión del mundo era tan diferente a la de ella, y con la curiosidad a flote, quería saber más. Pensó en su infancia, en los días que solía pasar en el bosque y en las pequeñas idiosincrasias de la gente que vivía cerca. Se imaginaba que tendrían cosas muy interesantes respecto a los comentarios de Rory. Pero tuvo que recordarse, otra vez, que estaba ahí por una razón; y quién sabe, puede que una vez terminados
  21. Escuchó una a una las opiniones de las sacerdotisas, intentando alinearlas con lo que ella misma había visto en la isla. Era obvio que algo había puesto a Avalon contra ellas, las verdaderas preguntas eran qué y por qué. —Sea lo que sea, — intervino después de su prima Lily, —está avanzando. Tenemos que detenerlo, pronto. Su calma fue interrumpida entonces por un grupo de animales que irrumpió de una de las orillas del claro directamente hacia ellas. Todos era animales que habitaban la isla comúnmente, pero al igual que la pantera en la playa, sus ojos emitían un brillo cremesino que p
  22. Su breve momento de tranquilidad fue interrumpido por la llegada del que ella asumía era su compañero de clase. Había leído la invitación y sabía que no iría sola en este viaje, y aunque no conocía a la persona, el no tener que pasar por la prueba sola le daba un poco de consuelo. Kraven, si la memoria no le fallaba, llegó con ropas elegantes y finas, y Scavenger se abstuvo de comentar que al final del día probablemente terminarían rotas o sucias. Lo escuchó preguntar a qué hora iban a dar inicio con la prueba y vio también a su tutor, Khufu, levantarse de la rama en donde se encontraba (s
  23. Supo que algo andaba mal el instante en que posó la vista sobre la isla. Aunque podía aparecerse directamente en ella, siempre había preferido acercarse a Avalon en un bote, repitiendo el primer viaje que había tomado hacia la isla hace ya un par de años. En vez del verde que caracterizaba sus costas y los cantos de los pájaros que llenaban su aire, fue recibida por hojas caídas y troncos en el piso, completamente secos; ni un solo canto se escuchaba en toda la isla. Apresurándose a desembarcar, Scavenger caminó al tronco seco más cercano a ella y extendió la mano sobre él. Cerró los ojos
  24. Había olvidado lo frías que eran las noches en el desierto. La primavera estaba en pleno apogeo en Europa y aunque ésta no era la primera vez que visitaba Egipto, olvidó por completo que el calor aplastante que distinguía al desierto era reemplazado en la noche por un frío que congelaba hasta los huesos. Lo único que podía hacer para mitigar su incomodidad era seguir caminando. Scavenger alzó la vista hacia el cielo, la luz de la luna le llenó la cara al tiempo que una corriente de aire frío se estrellaba contra su espalda. Conteniendo un escalofrío, se detuvo un par de momentos. Con un pa

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.