Jump to content
  • entries
    14
  • comments
    183
  • views
    90.069

La corona del príncipe


Mackenzie Yellbridge

455 views

Hace tiempo que tenía ganas de publicar en el blog y esperaba el momento oportuno para decir muchas cosas, pero quizás era tanto lo que hubiera querido abarcar con mis palabras, que éstas nunca llegaban.

 

Por fin me he decidido, sin embargo, a desempolvar este lugar y me perdonaréis el atrevimiento, pero vengo a contaros un pequeño cuento.

 

Espero que os guste y lo disfrutéis como niños buenos, antes de dormir xD

 

Se os quiere.

 

*****

 

Érase una vez, hace mucho tiempo, un príncipe que vivía en un gran palacio de alabastro y marfil. Su padre, un anciano rey, dominaba sobre una vasta extensión de fértiles tierras desde hacía ya más de medio siglo y su pueblo le amaba y le respetaba pues se había conducido toda su vida con lealtad a su pueblo, honor y sabiduría ejemplar.

El príncipe era un joven apasionado que soñaba despierto con países lejanos, mares embravecidos y aguerridas batallas. Un buen día, el príncipe decidió abandonar el reino y se marchó a correr aventuras a tierras extrañas. Tanta era su prisa por vivir la vida en libertad que se dejó abandonada en palacio su corona de príncipe, aquella que le había sido impuesta al nacer por una poderosa hada de los bosques.

 

Un pequeño y travieso pillo, que solía ir a pasear por los alrededores del palacio, se encontró un día, casi por casualidad, la corona del príncipe.

 

El pequeño pillo se puso la corona sin tardar y, al momento, todos lo veían como si fuera el mismísimo príncipe. Las puertas de palacio se abrieron para él y así pudo disfrutar nuestro pequeño pillo de todo aquello que sólo está reservado a los buenos príncipes.

 

Sólo una persona en palacio sabía la verdad: el rey. El anciano monarca, curtido en muchas batallas, había aprendido a ver más allá de encantamientos y apariencias. Sin embargo, no dijo nada. Un día tras otro, veía al falso príncipe recorrer las estancias de palacio, a salvo y bien provisto de ropas y manjares. Pero el rey siguió callado. A veces lo miraba, cómo esperando algo que nunca terminaba por llegar. Hasta que un día el falso príncipe comenzó a robar las ropas y los manjares que tan gratuitamente se le habían dado. Entonces el rey se encaró con el pillo.

 

- Quítate esa corona y abandona el palacio –le dijo.

 

El muchacho, confundido, agarró con sus dos manos culpables la corona, como aferrándose a ella.

 

- Padre, no puedes quitarme lo que es mio –replicó.

 

- Tu no eres mi hijo –contestó secamente el rey arrebatándole la corona de la cabeza y dejando al descubierto el rostro del pequeño pillo.

 

El muchacho comenzó a correr, temeroso de que los guardias lo apresaran. Pero el rey le habló así, todavía con la corona en la mano.

 

- Nadie te va a apresar, pues soy cómplice de tu engaño, al haberte dejado llevar esa corona.

 

- Lo sabíais? –preguntó el joven confundido.

 

- Desde el principio –respondió el rey con una trémula voz.

 

- Y porqué lo permitisteis?

 

- Un rey necesita un príncipe y el mío se había ido. Dicen que una corona no hace un príncipe pero yo esperaba que se obrase el milagro. ¿Quién podría remplazar al príncipe que nos dejó? Mis días están contados y yo necesitaba un príncipe. Si hubieras hecho honor a esa corona, tan sólo con haber aprendido la responsabilidad que conlleva portarla, tal vez hubiera encontrado en ti al príncipe que me hacía falta. Sólo con haber actuado como un príncipe, habrías podido llegar a ser un príncipe. En su lugar, preferiste seguir siendo un ratero.

 

El rey se dio la vuelta y lanzó la corona al fuego, mientras el muchacho se alejaba.

 

- Una corona no hace un príncipe, pero un príncipe bien vale una corona –pensó, mientras el oro se fundía entre las llamas.

8 Comentarios


Comentarios recomendados

Miedo me da la moraleja.

 

Pero ¿y si...?

 

 

"El pillo miró al Rey, a ese Rey que había aprendido tal vez no a amar pero si a convivir con él, y sintió vergüenza por lo sucedido. Volvió sobre sus pasos y se arrodilló ante él, con el respeto y honor que se merecía, y le pidió perdón, con lágrimas en los ojos.

 

-- Majestad... No merezco vuestras palabras ni vuestra clemencia. Me ha sido más fácil prolongar el engaño que confesar el entuerto. Era más factible seguir adelante que desandar lo caminado.

 

Negó con la cabeza y dejó caer las manos en las rodillas, apesadumbrado. El pelo le cayó sobre la cara, escondiendo su bochorno ante los ojos que le observaban. Sacó fuerzas para acallar la humillación que sentía, que se merecía, para seguir hablando con quien, durante un tiempo, había figurado como su padre.

 

-- He pecado, no puedo más que confesarlo, mas sabiendo que lo sabíais y me habéis dejado seguir comportándome como un necio. He pecado, sí. Pero me dais con vuestra actitud, perdonándome esta vida que no me pertenece, una segunda, o tercera oportunidad de reparar mis actos. Dejarme que, sin ser ya príncipe, sin gozar de los privilegios de vivir en palacio, que os demuestre que he cambiado y que aquí y ahora dejo de ser un pillo para ser un incondicional súbdito de vuestro Reino.

 

Se levantó y el pillastre, con un rostro rejuvenecido por la decisión y por la resolución que le daba un giro a los actos de su vida, se inclinó ante aquella imagen Real que había herido y retrocedió de espaldas hacia la salida. Al llegar a la puerta, con la distancia suficiente para incorporarse, se levantó y añadió el colofón a la historia.

 

-- El Tiempo será mi aliado y mi Heraldo. Él os contará por mí mi cambio..."

 

 

 

Lamento darle otro final a tu historia; prefiero la esperanza al desánimo. De eso ya estoy servida.

 

Suerte.

Enlace al comentario

No lo lamentes, me gusta tu final. También sería mi final preferido, si pudiera elegir. En realidad, te voy a contar un secreto. Yo no había terminado el cuento en mi interior, en el fondo, estaba esperando ese final. Gracias por haberlo escrito.

Mi pluma regresó, después de un tiempo infinito.

Enlace al comentario

Lamento la situación del rol pero lamento mas que refleje la vida...

Se codicia lo que no se tiene (el principe que busca aventura)

Se pagan los buenos actos con mentira y siempre se termina por morder la mano que te da de comer (el caso del pillo)

 

Si yo pudiera escoger un final pondría que el rey, compasivo, al final empleó al pillo en las cocinas, para que supiera lo que era trabajar honradamente y a su muerte le deja la corona.

 

Pero sería un final utopico en el que las dos partes ganan.

 

Bonitos roles por cierto.

Esto quiere decir que vuelves al rol Mack? que resucitarás el club de rol??

Enlace al comentario
Guest
Add a comment...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.