Jump to content

Gatiux

Magos Expertos
  • Mensajes

    4.716
  • Ingresó

  • Última visita

  • Días ganados

    6

Gatiux ganó por última vez el día 19 Febrero 2019

¡Gatiux tenía el contenido más querido!

Acerca de Gatiux

  • Cumpleaños 02/08/1989

Contact Methods

  • MSN
    Preguntame-xD@hotmail.com
  • ICQ
    0

Profile Information

  • Género
    Female
  • Location
    En alguna Taberna
  • Interests
    Preguntame.
  • Casa de Hogwarts
    Gryffindor

Ficha de Personaje

  • Nivel Mágico
    37
  • Rango Social
    Orden del Caduceo
  • Rango en el Bando
    Nigromante
  • Galeones
    296504
  • Ficha de Personaje
  • Bóveda
  • Bóveda Trastero
  • Bando
    Marca Tenebrosa
  • Libros de Hechizos
    Libro del Druida (N.15)
  • Familia
    Malfoy
  • Trabajo
    Desmemorizadora en el Departamento de Accidentes Mágicos y Catástrofes del Ministerio de Magia.
  • Escalafón laboral
    T1
  • Raza
    Banshee
  • Graduación
    Graduado
  • Puntos de Poder en Objetos
    1780
  • Puntos de Poder en Criaturas
    940
  • Puntos en Mazmorras
    10
  • Puntos de Fabricación
    0
  • Rango de Objetos
    1110 a 2000
  • Rango de Criaturas
    210 a 1100
  • Conocimientos
    Artes Oscuras
    Primeros Auxilios
    Defensa Contra las Artes Oscuras
    Cuidado de Criaturas Mágicas
    Estudios Muggles
    Transformaciones
    Pociones
    Astronomía
    Herbología
    Adivinación
    Runas Antiguas
    Encantamientos
    Conocimiento de Maldiciones
    Maestría con Escobas
  • Habilidades Mágicas
    Animagia (pequeño gato negro)
    Metamorfomagia
    Legilimancia
  • Medallas
    68000

Campos para Gringotts

  • Escalafón último mes cerrado
    T1
  • Posteos acumulados último mes cerrado CMI
    12
  • Posteos último mes cerrado CMI
    0

Visitantes recientes al perfil

25.697 visitas al perfil

Logros de Gatiux

Newbie

Newbie (1/14)

  • Week One Done Raro
  • One Month Later Raro
  • One Year In Raro

Insignias recientes

1,2k

Reputación

  1. ❤️

    1. Gatiux

      Gatiux

      *Ata a Leis al foro para que no se vaya*

    2. Aine Malfoy

      Aine Malfoy

      Ahora mismo solo sé reaccionar a los estados y publicar hahahah

  2. Holaaa!! A mi también se me ha pasado el tiempo rápido. En el tiempo libre que he tenido por las tardes lo he dedicado a jugar al Zelda Breath of the Wild, y también he empezado a dibujar... Siempre quise aprender y me pregunté a mi misma ¿por qué no? De momento son hombres o mujeres sin rostro, apenas unas líneas pero por algo se empieza :3 Yo me quiero unir también al rol de Mack, aunque debo de confesar que lo entendí a medias... Tendré que leerlo cuando no sea de noche o que alguien me explique ciertos puntos!!! 😵 Sería super bonito que nos unieramos los máximos posibles para rolear juntos ❤️
  3. Holaaa! A mi me habéis perdido las maletas *se sienta a esperar que salgan de la cinta transportadora durante horas* La ficha de personaje se han perdido nosecuantas páginas, sólo se ven 3 o 4 posteos últimos Y en la bóveda no hay respuestas Quería traer links, pero cuando los he puesto en lo de escribir y le he dado a intro se han abierto los cuadros estos que no se quitar xD
  4. *Se ajusta el moño de estar por casa y se pone los calcetines calentitos* Ya echaba de menos a este hermoso foro ❤️ Muchas gracias por traerlo de vuelta!!! Se ve muy bonito y muy moderno. Ahora espero no meter la pata pulsando botones que no son xD Gracias también por el arduo trabajo muchachis, por el esfuerzo y la dedicación para hacerle la RCP al foro, a ver si no le da otro apechusque y nos dura muchos años más!!
  5. Hola, vengo a cotillearte el perfil 🐍

  6. Hola? Así te puedo dejar status??

    1. Gatiux

      Gatiux

      Holi ❤️ Tu me puedes dejar los status que quieras 🧜‍♀️

  7. Gatiux creyó captar cierto brillo de aprobación en los ojos de la guerrera, que aunque con gesto serio les hacía pasar por otro portal donde se enfrentarían Martin y Gatiux en un duelo para probar en la piel de cada uno los hechizos que les había enseñado a ambos. El destino de aquel portal fue un camino abrupto que recorría una montaña hacia su cima, con pared de piedra por un lado y precipicio por el otro. No había mucho espacio para grandes florituras, sólo para ponerse uno frente al otro con la típica distancia entre oponentes que se baten a duelo, unos siete metros. Gatiux también captó al llegar las vibraciones que sentía bajo sus pies. Y que la temperatura ambiente estaba caldeada. La guerrera Uzza les había llevado a las faldas de un volcán. ¿Tal vez donde crecían aquellas flores de las que les habló? O quizás sabía algo más, como que en cualquier momento entraría en erupción. Quizás Asenath también tenía cualidades de Videncia. Se giró hacia Martin cuando éste le deseó buena suerte, sonriéndole mientras avanzaba para tomar posición con la varita bien sujeta en la mano diestra. - Lo mismo para ti -le deseó Gatiux- Justo en el mismo momento que acabó de tomar posición, Martin dio por iniciado el duelo. Gatiux sintió como sus vías respiratorias se cerraban de forma repentina. Ah, el terrorífico Cinaede, el nuevo hechizo preferido de los magos. A ella le encantaba aplicarlo, aunque no tanto sufrirlo. - Anapneo -pensó mientras apuntaba a su garganta- El efecto fue inmediato, las vías respiratorias de Gatiux se destaparon de forma inmediata. Pudiendo respirar nuevamente el preciado oxígeno, o el poco que podía haber en aquel caluroso lugar. - Flechas de Fuego. -pensó Gatiux, aun sin querer usar su propia voz- Como ya hacía calor, poco importaba añadirle una raya más al tigre. Gatiux convocó aquellos filamentos que salieron de la punta de su varita con un objetivo claro, impactar sobre Martin. Aquel duelo de exhibición se estaba poniendo interesante por momentos. PV: 100 (-0) PP: 8 -1 =7
  8. Gatiux

    Libro del Druida

    El ensimismamiento que abstrajo a la banshee de cabellos violetas apenas duró un par de segundos, algo la sacó de allí, unos chasquidos que no concordaban con el entorno pacífico al que habían sido transportados. Cuando enfocó la vista hacia el causante del ruido encontró a una mantícora de grandes proporciones avanzando en su dirección. Sus pies adoptaron una posición estable, apretando la varita mientras decidía que hechizo sería mejor para repeler a la criatura. Por su parte, Martin decidió que aquella era tan buena ocasión como cualquier otra para poner en práctica el Fulgura Nox. Gatiux saltó después de Asenath y de Martin, llegando en su huída hacia delante a Stonehenge, un terreno verde que tenía sobre él unas enormes piedras antiquísimas que solía recibir a multitud de visitantes todos los años. No llegaron solos, como no habían cerrado tras de sí los portales, la mantícora había decidido seguir a sus nuevas presas. - No pienso ser comida de esta criatura. -dijo Gatiux- O por lo menos no hoy. Tomó unos pasos de distancia para poder tener mejor visual de la criatura y que los hechizos que salieran de su varita no fueran a dar en alguno de los otros dos que la acompañaban. También debía de tener cuidado con el terreno que les rodeaba, sería una catástrofe que alguna de esas piedras recibiera un daño irreparable. La criatura se acercaba a Martin. A Gatiux se le ocurrió como deshacerse del problema. Como todavía quedaba un espacio para que la mantícora diera alcance al Black, invocó un Fulgura Nox entre ambos. Como la mantícora avanzaba hacia Martin a toda velocidad, no tuvo tiempo de cambiar la trayectoria y se vio dentro de un nuevo mundo, uno boscoso y lleno de árboles. Era una Selva Negra al norte de Alemania que había visitado en las semanas anteriores, el primer lugar que se le había ocurrido en que no saltarían todas las alarmas al recibir una criatura así. Gatiux cerró el portal antes de que la mantícora decidiese dar la vuelta para buscarlos. - Eso estuvo cerca... -dijo Gatiux quitando una gota de sudor imaginaria de su frente- Esperemos que no se corra el rumor de que los Malfoy van salvando a los Bl... Una nube púrpura antinatural comenzaba a formarse sobre sus cabezas, eso había captado la atención de Gatiux, que interrumpió la frase mientras fruncía el ceño mirando hacia arriba. Asenath empezó entonces a explicar sobre los diferentes hechizos que formaban parte del Libro del Druida. Dedujo entonces que la nube la estaba controlando la guerrera, y que esa concentración de poder les atacaría de un momento a otro. No supo la que se venía encima, hasta que llegó. De repente alguien había apagado la luz, sin poder preveerlo. Solo que sus ojos rascaban. No podía ser otra cosa que el efecto de la Arena del Hechicero. Asenath les había dado la clave segundos antes para un ataque de aquel tipo, sólo debía de llevarlo a práctica, pronunciándolo correctamente. - Cantar del Eleboro. Parpadeó. El hechizo le había devuelto el sentido de la visión. Con la suficiente rapidez como para poder ver con sus propios ojos que unas Flechas de Fuego se dirigían en su dirección. - ¡Ignea! Con la exclamación de Gatiux, surgió ante ella vaporoso manto anaranjado, a primera vista eran simple motas de polvo en suspensión delante de la Malfoy, pero éste se adherió a su piel y a su ropa. El polen de lirios de fuego le protegería de cualquier cosa que quisiera quemarla. Y así fue. No tuvo tiempo de apreciarlo demasiado, sus sentidos estaban puestos en el combate contra un enemigo incorpóreo de color púrpura que se cernía sobre sus cabezas. - Obsistens -pensó enseguida para protegerse de lo que viniese- Un círculo celeste rodeó el entorno cercano de Gatiux. El rayo chisporroteó contra el escudo que se había formado cuando éste lo absorbió. («¡Qué efectivo!») pensó con cierto asombro la mujer de ojos amarillos. Ciertamente los hechizos que les estaba enseñando Asenath servían muy bien para la defensa de uno. Una buena defensa era tan necesaria como el ataque más fuerte.
  9. Gatiux

    Libro del Druida

    Gatiux sonrió brevemente cuando escuchó que quien se presentaba allí lo hacía con el apellido Black. Siempre que lo escuchaba, lo relacionaba con las miles de ocasiones en las que, como Malfoy, había denostado a aquella familia. Y cómo el karma se lo había devuelto todo para terminar junto al hijo de Fernando Black. Hacía tiempo que no visitaba el enorme castillo, echaba de menos incordiar a los elfos con su presencia. Por su parte la mujer guerrera se había presentado como Asenath. Gatiux asintió con lo que ella decía, sacando del bolsillo los objetos que le habían sido entregados junto al libro: un anillo, un pequeño frasco y un amuleto. Cada uno tenía un uso particular distinto. Asenath procedió a explicarles con detalle lo que hacía cada uno. («Otro anillo. Y ya van...») Era cierto, se había puesto de moda vincular poder mágico a joyas que llevar en las manos, por lo que los magos acababan con las manos llenas de abalorios. Tenía uno para proteger las conversaciones, otro para escuchar, uno de amistad con las bestias, el que detectaba enemigos, uno que evitaba el envenenamiento, tres anillos que la vinculaban con las habilidades que le habían enseñado los Arcanos y el de prometida. En total nueve anillos, ahora diez con el que acababan de recibir. Ahora tenía uno con el que protegerse de miradas indiscretas. Rio de forma irónica mientras miraba el pequeño amuleto y lo giraba sobre la palma de su mano. Hubiera dado la vida por tener un amuleto que le sacara de la prisión en la que la mantuvieron por tantos meses, y había estado a su alcance durante todo ese tiempo. Era muy fácil flagelarse a un mismo cuando mirabas en retrospectiva. Dirigió su atención al pequeño frasco, ahora Asenath le explicaba cómo funcionaban el polen de lirios de fuego. Que sirviera para encontrar fuentes de calor era una utilidad muy funcional, ya que a menudo se veía envuelta en situaciones que le llevaban a diversos lugares, en su mayoría remotos, y más de una vez se había pasado la noche castañeando los dientes por el frío. Tenía además otras utilidades, como evitar que el fuego dañara la piel o se podía fabricar una pomada con la que podrías escalar paredes si la untabas en manos y pies. - Es muy interesante que exista una flor con tantas utilidades mágicas. -dijo Gatiux- No es de extrañar que nazca en el interior de un volcán, es su forma de protegerse, o de lo contrario las esquilmarían. No se extrañaba entonces que los Uzzas fueran reacios a compartir ciertos conocimientos, ya que cuanta más gente supiera de un secreto, más probabilidades habría que alguno de ellos empezara a hacer algo como acabar con todas aquellas flores tan extrañas. De alguna parte surgió un sentimiento de protección hacia aquel secreto. No sería ella quien lo desvelara. - Fulgura Nox. -dijo Asenath- Allí estaba, la estrella de la fiesta. Gatiux observó fascinada cómo la guerrera creaba el portal con la misma facilidad con la que respiraba o parpadeaba. Había anhelado ese hechizo desde que lo vio por primera vez, y ahora por fin podría aprenderlo ella. Siguieron a Asenath por el portal que los llevó a un sitio tranquilo donde se ubicaban unas cuantas chozas color tierra. Mientras tanto les seguía explicando cómo funcionaba dicho portal. Gatiux escuchaba con muchísima atención para no perderse palabra alguna. Sería interesante poder viajar al pasado, aunque sólo fuera para observar escenas que no se mantenían tan frescas en la memoria como el primer día. Quizás fuera a estudiar Historia de la Magia en los próximos meses para poder abrir aquel portal con seguridad. Siempre sabiendo que las líneas temporales se deben mantener intactas y que no se debe jugar con la temporalidad de los sucesos para alterar el presente. - Muy bien ¿quién va primero y a dónde nos llevará? Son libres de escoger. Gatiux miró a su compañero Martin, que parecía aún estar navegando mentalmente entre las posibilidades que se acababan de abrir ante él. Avanzó un paso entonces, tomando la iniciativa, mientras sacaba la varita del bolsillo y cerraba sus ojos amarillos por un instante. La Malfoy estaba dibujando en su cabeza con todo lujo de detalles el lugar al que quería ir, concentrándose en eliminar todo pensamiento que no fuera el sitio al que quería dirigirse. - Fulgura Nox. Se trataba de unas ruinas griegas. Podía saberse por las columnas blancas recortadas (lo que quedaban de ellas), seguían un patrón, algunas todavía tenían la base cuadrada casi intacta. Decían que en la cueva que se encontraba unos metros por delante de ellos se encontraba un tesoro. Una pieza importante para algo que estaba construyendo e investigando al mismo tiempo. Gatiux estaba maravillada porque hubieran ido desde Inglaterra a Grecia en tan poco tiempo sin necesidad de traslador. Un hechizo maravilloso. Quizás, por encontrarse pensando en eso había pasado por alto que acababan de interrumpir a una mantícora que estaba cazando a su presa, convirtiéndolos a ellos en el motivo de ira de la criatura que se dirigía hacia ellos rápidamente...
  10. Gatiux

    Libro del Druida

    Tras el incidente, Gatiux pensó que necesitaba acumular más poder mágico para poder protegerse de un probable futuro en el que volviera a ocurrir lo mismo que había pasado anteriormente. Nuevos hechizos, otras formas de atacar a su adversario para proteger su vida y la de aquellos que la rodeaban. Conocía poco de aquellos misteriosos guerreros por el poco contacto que había mantenido con los mismos. Eran conocedores de magia antigua de la que los magos no habían oído ni hablar. Y por ello se habían convertido en miembros valiosos de la comunidad mágica, maestros que enseñaban a aquellos que de aventuraban a ir un paso más allá. Para aquella ocasión se había decantado por un atuendo cómodo con el que podría correr de un lado a otro si hacía falta, o si la metían por un terreno escarpado. Eligió unas mallas ajustadas de color violeta, unas deportivas fucsias y una sudadera oversize negra. La larga cabellera violeta la recogió en una coleta alta para que no le molestase. - Buenos días señora... señorita... ¿Uzza? Fue en ese momento en que se dio cuenta de que no tenía ni idea de como se llamaba aquella que le enseñaría nuevos hechizos, tampoco sabía el tratamiento que debía de darle, ni si esos poderosos guerreros se guiaban por las mismas guerras de etiqueta que los magos convencionales. Esperaba comprender un poco más de ellos en el transcurso de aquel día. - Mi nombre es Gatiux Malfoy. Agradezco que haya aceptado transmitir su conocimiento. Algunos magos se pensaban dueños de todo conocimiento. Y como amos y señores de aquello que no les pertenecía, muchas veces caían en el egoísmo de no agradecer o valorar algo que podrían sencillamente no tener. Un hecho, que por supuesto enfadaba aún más a los guerreros uzza. Gatiux se preguntaba cómo habían logrado el acuerdo los de la Universidad y cómo se mantenía aún vigente. Los ojos amarillos de la banshee se desviaron hacia la pila de fuego que ardía cerca de ambas. Durante un breve instante quedó hipnotizada por el movimiento caótico de las llamas. Últimamente sentía cierta atracción por dicho elemento, ya que decían que en él podría ver el futuro cercano. Metió las manos en el bolsillo central de la sudadera, donde aguardaba su propia varita.
  11. Gatiux

    Videncia

    Gatiux se sentía como un bicho extraño. Como si de repente le hubieran surgido dos cabezas y nadie más se hubiera dado cuenta o estuvieran ignorando la terrorífica novedad. Tenía ganas de gritar y de zarandear a la gente. Lo habían aceptado todo con asombrosa normalidad. Nadie le había dicho sobre lo raro que resultaba que alguien como ella tuviera un poder así y eso le resultaba anticlimático. Se había imaginado pataleando, negando la evidencia más obvia y en lugar de eso se había entrado con aceptación y con alguien que parecía querer ayudarla. Es el problema de los seres humanos. Se creen únicos y especiales, cual copo de nieve. Sin caer en la cuenta que el problema que les acusa ya lo han vivido otras personas mucho antes. Incluso en aquel instante, muchas personas podrían estar pasando por lo mismo. Alguien como el Arcano de Videncia habría visto infinidad de futuros de distintas personas, todas pasando por etapas parecidas antes de acudir a él. Sajag parecía estar concentrado con un adorno que tenía cerca de él. Gatiux se preguntó qué sería lo fascinante de aquel objeto cúbico que miraba el Arcano con tanta atención en ese momento. Preguntar por algo así a alguien con el que no se tenía tanta confianza sería de mala educación, por lo que el gato se quedó con la curiosidad. Esperemos que no la mate. Antes de que alguien pusiera agua caliente en las hierbas de su taza, el Arcano decidió levantarse para que le siguieran a algún lugar. Gatiux asintió pero suspiró mentalmente. Un té caliente habría asentado los nervios que tenía en la boca del estómago desde que había puesto un pie en los terrenos cercanos a la cabaña. Se largaron con el Arcano agarrando lo que parecía un traslador. Gatiux, y la otra persona a la que se habían referido como "Despard". La banshee se preguntó mentalmente si eso sería nombre o apellido. Al aparecerse en el otro lado, volvió a constatar que no iba vestida para la ocasión. Se preguntó si habría algún tipo de complot secreto en el que todos estaban compinchados para que Gatiux no pudiera llevar vestidos bonitos y tacones. Tuvo que poner mucho cuidado mientras les seguía el paso a los otros dos. Pero se puso muy recta cuando se pararon, como si fuera lo más normal del mundo mantener el equilibrio sobre terreno irregular subida sobre un imposible. Sajag volvía a fumar de su pipa mientras les comunicaba lo que quería que hicieran. La Malfoy de ojos amarillos permaneció atenta por si empezaba a hablar con adivinanzas, como les solía gustar a la gente con un don tan extraño, pero fueron instrucciones sencillas. No entendió la relación entre casi ahogarse con lo que les estaba pidiendo el hombre, pero tampoco cuestionó el método de enseñanza. Quizás de alguna forma loca tuviera relación. Y eso Gatiux lo descubriría más tarde. - Aguanten tanto como puedan. -les decía el Arcano- Si así lo prefieren, dejen sus varitas o algunas prendas aquí. Tienen prohibido morir. - No, creo que prefiero llevar la varita conmigo. La última vez que se había separado de su varita las cosas habían acabado en una catástrofe de proporciones épicas. Desde que había vuelto dormía incluso con la varita debajo de la almohada, o en un lugar cercano que estuviera al alcance de un simple movimiento. Una serie de pensamientos obsesivos la carcomían desde su regreso. Por ese motivo hizo aparecer unas correas con las que ató fuertemente la varita al muslo. Por supuesto cambió el resto del atuendo, había pasado mágicamente de llevar un vestido de corte princesa hasta la rodilla a un traje oscuro de neopreno. A golpe de varita también se peinó el cabello con una coleta alta bien anudada. No tenía muy claro de qué le serviría todo aquello, pero nunca le decía que no a un reto, y aquello se le parecía bastante. Dejó los zapatos de tacón allí, en una piedra junto al Arcano. Gatiux había escuchado con atención a Sajag y luego se había marchado en dirección a la orilla del lago. Estiró un poco las extremidades antes de entrar en el agua y comenzar a nadar. Tal y como le dijo el Arcano, nadó hasta el centro del lago, con tranquilidad y atenta a su alrededor. Quizás en algún momento algo podría tirar de su pierna y hundirle hacia las profundidades. La banshee de cabellos violetas miró hacia abajo con cierta preocupación. - ¿Cual será el propósito de todo esto? Buceó hacia abajo, buscando alejarse de la superficie. Se quedó suspendida, con agua rodeándola por todas partes. Cerró los ojos para dejarse sentir, abandonarse al momento en el que vacías la mente y no existe nada más alrededor. Ella ya había practicado meditación durante cientos de mañana, justo en el rato antes de que despunte la luz del sol. Cuando sólo estaba ella, el ruido de los pájaros y su respiración. Solo que en esta ocasión no podía respirar, y tampoco se escuchaba ningún sonido, sólo estaba el eco mental con el que podía dibujar algunos colores. Lo que Gatiux no sabía es que a partir de cierta profundidad, y tras unos minutos en apnea, puede producir un efecto de narcosis. Por lo que es posible que la persona sumergida comience a sufrir alucinaciones, o en el caso de alguien con sangre mágica, se estimule el cerebro de una forma diferente, y que las alucinaciones sean algo más que eso. Tenía que aguantar el máximo tiempo posible bajo el agua, por lo que sería bueno que su mente se distrajera, que no pensara en que no podía respirar porque acabaría por ser un pensamiento agobiante y le llevaría hacia la superficie antes de tiempo. Su mente comenzó a dibujar escenas, con los colores tierra que levanta una gran montaña de polvo. Los colores predominantes eran el marrón y el amarillo, con multitud de variantes entre ese rango. Había arena y polvo en suspensión por todas partes. De repente el terreno se hundía, y metros más abajo trabajaban unas máquinas que sacaban tierra. Una excavación. Alguien le decía algo pero sonaba mullido, amortiguado, no podía entender lo que le estaban diciendo y que a todas luces una pregunta por la entonación final. Preguntó de vuelta, pero seguía sin entenderle. Los colores se deshicieron como hilos de humo desapareciendo en la inmensidad. Sólo quedó un hilo rojo, que al seguirlo formó una bola de lana que se iba deshaciendo con cada paso que Gatiux daba por seguirlo. Tras rastrearlo por un fondo oscuro infinito chocó contra un pie y se detuvo. Gatiux alzó la vista, para ver a quien pertenecían aquellos zapatos de tacón, y la falda larga, tras la blusa. Arriba del todo encontró con unos ojos inquisitivos, oscuros como el alma a la que pertenecían, y una larga cabellera azabache. La mujer sonrió con malicia al ver nuevamente a Gatiux, por supuesto ya se conocían. Gatiux abrió los ojos con horror, y de repente se encontró con que estaba rodeada de agua. Liberó unas cuantas burbujas por la boca. De forma súbita recordó donde estaba y pensó si debía ascender hacia arriba. No. No. Aún podía aguantar un poco más. Se concentraría en una sencilla serie numérica para así olvidarse de que no estaba respirando, de la necesidad que tenían sus pulmones de oxígeno constante. Uno, dos, tres... Trastrabilló después de muchos números, olvidándose de por donde iba. De quien era ella. Abandonada a su suerte bajo el agua, se estaba quedando sin aire, estaba perdiendo la conciencia sin darse cuenta. Sería una muerte dulce porque no se enteraría de que se estaba muriendo. Un remolino de imágenes de colores poco claras. Sólo voces. - Gatiux, Saiph se ha caído y tiene sangre en la boca... («¿Quién es Saiph? Pero si Saiph soy yo.») Era cierto. Cuando no era ella, era la otra. Saiph era su nombre en clave cuando no era Gatiux. Un nombre bonito de una estrella. ¿Por qué se juntaban esos dos nombres en la misma frase? Saiph le pertenecía únicamente a ella. Todavía. Quizás fue la indignación por que se apropiaran lo que le pertenecían lo que la espabiló lo suficiente como para darse cuenta de que se había quedado sin aire, que había rozado el límite por muy poco. Pataleó hacia arriba expulsando unas burbujas enormes por la nariz y la boca. Su garganta ardía, igual que los pulmones, y estaba aturdida. Llegó a la superficie y tomó aire con fuerza, escupiendo agua mientras miraba al cielo. ¿Qué era lo que había ocurrido? Era como si a todo le faltara una pieza. No conseguía obtener el cuadro al completo.
  12. Gatiux

    Inscripciones

    Hola forasteros! (: Vengo a aprender el portal este tan chachi que tienen los demás. ID: 135 Libro de Hechizos: Libro del Druida Justificante de compra del Libro (Link al post del Concilio de la bóveda trastero): http://www.harrylatino.org/topic/106816-boveda-trastero-de-gatiux/?p=5424990 Link a la Bóveda: http://www.harrylatino.org/topic/77626-boveda-de-gatiux/ Link a la Ficha: http://www.harrylatino.org/topic/77586-ficha-de-gatiux-malfoy/
  13. Gatiux asentía educadamente a lo que contaba Mael, como decía llamarse el mago, mientras en su interior se preguntaba si debía intentar conseguir la información de otra forma, aplicando la Legilimancia, por un lado podría procurar ver si la historia cuadraba pero por otro no quería invitar a nadie a su mente sin saber qué habilidades tendría o que intenciones ocultas. Siempre podían girarse las tornas y acabar compartiendo información suya. Además, sería de mal gusto si el mago se daba cuenta de la intromisión en su propia mente. La historia que estaba contando le sonaba familiar. Alguien que va a robar algo y le pillan infraganti. Cuando intenta escapar le dan alcance y lo dejan medio moribundo. Gatiux se preguntó si intentaría desvalijarlos a ellos o sólo estaría interesado en lo que fuera que hubiera sustraído aquella noche. Sin duda ella podría dejarlo mucho peor que los inútiles que no habían logrado acabar con Mael. La expresión ceñuda de la banshee se suavizó cuando le preguntaron por Trasto, su cancerbero, que corría por el jardín con total libertad, sin la opresión de una cadena que lo atara a su enorme caseta. - Lo conseguí en una Subasta que hicieron para recaudar fondos para San Mungo hace años. -contestó Gatiux- El dinero fue a parar a una buena causa al tiempo que me llevé un raro ejemplar. No hay muchos así en Ottery. - Gracias por su atención, señorita… - Malfoy... Gatiux Malfoy. Orión seguía mirando por la ventana, por lo que no le pudo ver la cara cuando invitó a Mael a quedarse. Tal vez él hubiera visto algo en sus visiones que le llevaron a aquel punto. Gatiux, aunque estaba un poco intranquila con todo el tema relajó los músculos que había mantenido en tensión hasta aquel momento. -Son tiempos difíciles para los magos. -dijo Gatiux- Hay enemigos en todas partes, tanto mágicos como muggles. Por todo lo que se había enterado de lo que les había contado Aaron en la cocina, el mundo era puro caos. Con gente persiguiendo a aquellos que tenían sangre mágica corriendo por las venas. Una guerra pasó, otra se avecinaba. - Tenemos un par de habitaciones vacías si necesitas quedarte. Tienen una cama con un colchón, y hay sábanas limpias y mantas en el armario. Gatiux se dirigió entonces a la cocina, se asomó para tranquilizar a la gente que estaba en guardia allí, con las varitas en alto para acudir a la ayuda de los patriarcas Yaxley en caso de ser necesario. Hizo un gesto de calma mientras a golpe de varita hacía que se abrieran unos armarios y saliera el juego de te indicado. - En el salón hay un invitado nuevo en nuestros dominios. -dijo a modo de explicación- Se llama Mael, son tiempos locos y no dejan de perseguir magos. El juego de té salió hacia el salón, volando mágicamente, por supuesto, y aterrizando sobre la mesa baja. - Yo soy desmemorizadora en el Ministerio de Magia. Trabajar con mentes siempre es interesante. -respondió Gatiux- ¿A qué te dedicas tú, Mael?
  14. Ficha para indicar que se comenzó una Mazmorra: Participantes: Nick 1: Gatiux Link al perfil: http://www.harrylatino.org/user/135-gatiux/ Nivel del Personaje: 35 Link a la ficha: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=77586 Link a la bóveda: http://www.harrylatino.org/index.php?showtopic=77626 Mazmorra: Título de la Mazmorra: La Torre del Dragón Link al Topic abierto para realizar la Mazmorra: http://www.harrylatino.org/topic/115214-la-torre-del-dragon/
  15. Gatiux

    La Torre del Dragón

    Mazmorra: Torre del Dragón Nivel mínimo: 2 Participantes: Máximo 1 (modalidad individual) Repeticiones: Una vez por semana (los roles tienen que ser diferentes, no se admiten copias) Experiencia: Por cada vez que se realice completa da 1 punto en el apartado de Mazmorras. En 1897 Albus Dumbledore fue reconocido con el Premio Barnabus Finkley de Hechizos Excepcionales. Por entonces, era un destacado alumno de Hogwarts, íntimo amigo de Elphias Doge. Desconocemos qué hechizo inventó Albus Dumbledore que le hizo acreedor de tan notoria distinción a tan temprana edad. Lo que sí sabemos es que el antiguo Director de Hogwarts fue alguien de extraordinario poder mágico, con una mente muy brillante. Sin duda alguna, no todos los hechizos que inventó a lo largo de su vida, trascendieron a la opinión pública. Después de graduarse de Hogwarts, en junio de 1899, Dumbledore iba a realizar el tradicional "Gran Viaje" alrededor del mundo con su amigo Elphias Doge. No obstante, la muerte de su madre, Kendra Dumbledore, la víspera del viaje, por causa de una explosión de la incontrolable magia de Ariana, impidió tal propósito. Doge marchó sólo a aquel viaje, pero su rumorea que llevaba consigo un libro escrito por Albus Dumbledore, con todas sus investigaciones durante sus años en Hogwarts. Lamentablemente, Elphias perdió aquel libro en Papúa Nueva Guinea, en circunstancias muy poco claras. No hace mucho, funcionarios de MACUSA descubrieron el libro en poder de una tribu de salvajes, pero aunque lograron recuperarlo, el libro tenía muchas páginas arrancadas. Algunas de ellas, fueron descubiertas en la Torre del Dragón, un misterioso lugar en Papúa Nueva Guinea, donde habita un poderoso Opaleye de las Antípodas, modificado al parecer con los poderes del libro de Albus Dumbledore. Ayuda al MACUSA a recuperar las páginas perdidas y a controlar al Gran Drakan, el misterioso Opaleye que habita en la Torre del Dragón. A cambio recibirás importantes recompensas. Hitos de la Mazmorra: Debes hacer 5 posteos de rol (total 10 posteos) (mínimo 15 líneas cada posteo). Los objetos del Magic Mall que se piden, deben estar en la ficha de personaje al momento de comenzar esta mazmorra. No se gastan, una vez en ficha, pueden usarse todas las veces que se quiera para realizar la mazmorra. Hay que tener en cuenta las instrucciones para el manejo de dados. No nos hacemos responsables si los dados cambian de valor por no haber seguido bien las instrucciones indicadas. Te recomendamos leer bien los hitos de la mazmorra que se detallan a continuación. Primer posteo (rol): Entras en la Torre del Dragón y encontrarás un pequeño hall de pequeñas dimensiones, de donde nace una escalera de caracol que se eleva hacia arriba. La escalera lleva a varios pisos, cada uno de ellos con una puerta cerrada. En el primer posteo, entrarás a la Torre investigarás la escalera. Observarás que las puertas cerradas de cada piso tienen un mecanismo mágico y un símbolo que las identifica. Segundo posteo (dados): Lanza los dados para abrir la puerta del primer piso. Debes lanzar 1 dado de 2 caras. [roll]1d2[/roll] Si el resultado es 1, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico a la perfección y entras en el primer piso sin problemas. Si el resultado es 2, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico y entras en el primer piso, pero la sala está llena de doxys. Tercer posteo (rol): Entras en el primer piso. Si sacaste un 2, deberás exterminar a las doxys para poder hacerte con 1 de las páginas del libro de Albus Dumbledore. Para ello, deberás llevar contigo Doxycida (comprado en el Magic Mall). Si sacaste un 1, encontrárás la primera página del libro sin problemas. Una vez encontrada la página del libro, sal del primer piso, hacia la escalera de caracol y sube hasta el segundo piso. Cuarto posteo (dados): Lanza los dados para abrir la puerta del segundo piso. Debes lanzar 1 dado de 2 caras. [roll]1d2[/roll] Si el resultado del dado es 1, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico a la perfección y entras en el segundo piso sin problemas. Si el resultado del dado es 2, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico, pero en el segundo piso hay un fuego que no se apaga con nada. Quinto posteo (rol): Entras en el segundo piso. Si sacaste un 2, deberás recuperar la segunda página del libro de Dumbledore, pero el incendio que hay dentro está a punto de destruirla y no se apaga con nada. Debes introducirte en el incendio y recuperar la página antes de que se destruya. Pero al hacerlo, te quemarás y deberás usar Remedio para Quemaduras comprado en el Magic Mall. Si no lo usas, morirás antes de llegar al cuarto piso (el tercer piso, podrías hacerlo). Si sacaste un 1, encontrarás la segunda página del libro de Albus Dumbledore sin problemas. Una vez encontrada la página del libro, sal del segundo piso, hacia la escalera de caracol y sube hasta el tercer piso. Sexto posteo (dados): Lanza los dados para abrir la puerta del tercer piso. Debes lanzar 1 dado de 5 caras. [roll]1d5[/roll] Si el resultado del dado es 1 o 2, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico a la perfección y entras en el tercer piso sin problemas. Si el resultado del dado es 3 o 4, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico y entras en el tercer piso, pero una nube tóxica te impide respirar. Usa un hechizo que te abra las vías respiratorias y otro que te permita pasar sin respirar al piso para recoger la tercera página del libro de Albus Dumbledore. Si el reultado del dado es 5, el mecanismo explota y te deja malherido. Deberás abandonar la mazmorra. Podrás intentarlo otra vez en una semana, volviendo a repetir la mazmorra desde el principio. Sólo tendrás opción a la recompensa por las páginas encontradas en los pisos primero y segundo. Séptimo posteo (rol): Si has sacado 1, 2, 3 o 4 puedes continuar con la mazmorra. Rolea en consecuencia, en función del resultado del dado que te haya salido. Recuerda, si has obtenido un 3 o un 4 rolear los dos hechizos que se piden de forma correcta. Márcalos en rojo. Si no haces bien este paso, la mazmorra no se te contará como correcta y no obtendrás las recompensas. Una vez recuperada la tercera página del libro de Albus Dumbledore, avanza hacia el último piso. Octavo posteo (dados): Lanza los dados para abrir la puerta del cuarto piso. Debes lanzar 1 dado de 5 caras. [roll]1d5[/roll] Si el resultado del dado es 1, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico a la perfección, entras en el último piso y encuentras al Gran Drakan, el misterioso Opaleye de la Torre del Dragón. Además, justo ante ti, nada más abrir la puerta, observas que hay una página adicional del libro de Albus Dumbledore. Si el resultado del dado es 2, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico a la perfección, entras en el último piso y encuentras al Gran Drakan, el misterioso Opaleye de la Torre del Dragón. No encuentras ninguna página más del libro. Si el resultado del dado es 3 o 4, descubres el funcionamiento del mecanismo mágico, pero encuentras, que no hay suelo bajo tus pies y el Gran Drakan está volando. Deberás derrotarlo desde el aire y necesitarás una escoba voladora comprada en el Magic Mall (sirve cualquiera). Si el resultado del dado es 5, el mecanismo explota y te deja malherido. Deberás abandonar la mazmorra. Podrás intentarlo otra vez en una semana, volviendo a repetir la mazmorra desde el principio. Sólo tendrás opción a la recompensa por las páginas encontradas en los pisos primero, segundo y tercero. Noveno posteo (rol): Si has sacado 1, 2, 3 o 4 puedes continuar con la mazmorra. Rolea en consecuencia, en función del resultado del dado que te haya salido. Para vencer al Gran Drakan, debes usar 5 hechizos de la lista de neutrales y no se pueden repetir (márcalos en rojo y negrita). Décimo posteo (dados): Lanza los dados una última vez para determinar las recompensas otorgadas por el Gran Drakan y por el MACUSA. Lanza 1 dado de 30 caras. [roll]1d30[/roll] Si el resultado es < 6 -- 2000 G Si el resultado es 6 - 10 -- 1000 G Si el resultado es 11 -- 25 -- 500 G Si el resultado es > 25 -- 0 G Recompensas: Por cada página del libro de Albus Dumbledore: Primer piso superado y encontrada la página: 500 G. Segundo piso superado y encontrada la página: 500 G. Tercer piso superado y encontrada la página: 500 G. Cuarto piso, si sacaste un 1 y, por tanto, encontraste la página adicional: 1000 G. Por vencer al Gran Drakan: 500 G + drop según el resultado de la última tirada (posteo Décimo). Si el resultado es < 6 -- 2000 G Si el resultado es 6 - 10 -- 1000 G Si el resultado es 11 -- 25 -- 500 G Si el resultado es > 25 -- 0 G Posteo opcional: Si has completado la mazmorra, puedes hacer un posteo adicional roleando las recompensas y el reporte al MACUSA de lo que has descubierto en la Mazmorra, entregándole las páginas del libro.

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

Muchas gracias por tu colaboración.

De acuerdo