Jump to content

Rory Despard

Magos Expertos
  • Contenido

    4.476
  • Ingreso

  • Última visita

  • Días ganados

    70

Rory Despard ganó por última vez el día 23 Junio

¡Rory Despard tenía el contenido más querido!

Títulos

  • Líder de la Orden del Fénix

Contact Methods

  • Website URL
    http://

Profile Information

  • Género
    Femenino
  • Location
    Heaven Knows
  • Casa de Hogwarts
    Ravenclaw

Ficha de Personaje

  • Nivel Mágico
    44
  • Rango Social
    Orden del Grial
  • Rango en el Bando
    Knight
  • Galeones
    424610
  • Ficha de Personaje
  • Bóveda
  • Bóveda Trastero
  • Bando
    Orden del Fénix
  • Libros de Hechizos
    Libro del Caos (N.20)
  • Familia
    Evans McGonagall
  • Trabajo
    Predicador Católico. Granjero irlandés.
  • Escalafón laboral
    T1
  • Raza
    Humana
  • Graduación
    Graduado
  • Puntos de Poder en Objetos
    6650
  • Puntos de Poder en Criaturas
    2480
  • Puntos en Mazmorras
    10
  • Puntos de Fabricación
    0
  • Rango de Objetos
    Más de 3000
  • Rango de Criaturas
    1110 a 2000
  • Conocimientos
    Defensa Contra las Artes Oscuras
    Pociones
    Encantamientos
    Cuidado de Criaturas Mágicas
    Astronomía
    Herbología
    Primeros Auxilios
    Transformaciones
    Artes Oscuras
    Runas Antiguas
    Historia de la Magia
    Meteorología
    Estudios Muggles
    Leyes Mágicas
    Sanación y Purificación
    Conexión espiritual
    Conexión Natural
  • Habilidades Mágicas
    Animagia
    Nigromancia
    Oclumancia
    Legilimancia
  • Medallas
    20000

Campos para Gringotts

  • Escalafón último mes cerrado
    T1
  • Posteos acumulados último mes cerrado CMI
    68
  • Posteos último mes cerrado CMI
    3
  • Posteos en subforo CMI
    68

Visitantes recientes al perfil

35.188 visitas al perfil

Rory Despard's Achievements

Collaborator

Collaborator (7/14)

  • Dedicated Rare
  • Very Popular Rare
  • Conversation Starter Rare
  • First Post Rare
  • Collaborator Rare

Recent Badges

6,9k

Reputación comunidad

1

Community Answers

  1. "Amo el amor
    El martes y no el miércoles"

  2. Bel Evans Ollivander Era graciosa la seguridad con que Cillian afirmaba que el predicador no era un tipo simple. ¿Tan impresionado había quedado luego de conocerlo? Quedaba bastante claro que lo de Rory iba más en serio de lo que había creído en principio, así que tras hacer una reverencia al final del baile, lo tomé del brazo para ir por el administrador de la heredad. En el trayecto, iba pensando en la mejor manera de contar "todo lo que había pasado" entre Garry yo, que no era más que una suma de sucesos con un desenlace un tanto trágico. Solté un suspiro, y mientras caminábamos hacia la zona de las obras de arte, terminé haciendo un resumen conciso del asunto. — No hay realmente tanto por explicar. Nos casamos por un trato, no se suponía que debía enamorarme de él pero lo hice. Y la maldición que pesa sobre la heredad, una maldición de sangre, hizo el resto echando a perder mis sentimientos y los suyos. Luego vino el divorcio, y me alejé de Inglaterra durante casi un año tras haber perdido mi magia. En ese mismo tiempo, él se inmiscuyó en cosas realmente turbias, de las que me parece que aun ahora sigue sin recuperarse— pocos metros nos separaban ya del grupo de Hess, pero aprovechando que un elfo venía con una bandeja de bocaditos, tomé un par y una copa de coctel, antes de continuar mi explicación— así que no vayas a tomarlo personal si él no te reconoce, o pasa de ti directamente, porque la verdad es que la mayor parte del tiempo, es como si se hubiese perdido de sí mismo para siempre. De repente, un escalofrío me recorrió. A diferencia de la mesa donde se ofrecía cata de vinos, y la mesa de póquer, las personas cerca de las obras de arte eran pocas, y aunque era considerable la distancia que nos separaba, como si se tratase de un instinto y conexión más allá de cualquier entendimiento, al seguir observando a los otros visitantes de esa parte de la fiesta, supe con una sola mirada, que la pequeña bruja que observaba con falsa atención un cuadro de intrincado dibujo, era mi hija, Hannity Ollivander. Lo que implicaba que si estaba en lo correcto, aquel desgarbado sujeto que estaba a su lado, y quien era el centro de su interés, no podía ser otro que su padre. — Hey Cillian ¡he dado con Garry!— con el índice señalé al mago, lo más disimuladamente que pude, el punto donde ambos Ollivander se encontraban, y aunque dudé un momento antes de decir lo siguiente, siendo el rubio una de esas pocas personas en las que confiaba plenamente, le comenté mucho más quedo al oído— y como ves no está solo. Estoy casi segura que la persona que lo acompaña, es nuestra hija Hannity Ollivander. Explicar el origen de aquella hija en común era otro dolor de cabeza, pero por la expresión con que Cillian acababa de verme (ya que seguía sin usar máscara o antifaz alguno, el muy egocéntrico), no iba dejar que esa noche pasara sin que se lo aclarase. Una explicación que, sin embargo, tendría que esperar a las presentaciones formales primero. — Hann ¿eres tú?— posando delicadamente la mano en el hombro de mi hija, levanté el antifaz solo para asegurarme de que pudiera reconocerme— yo no esperaba encontrarte esta noche, pero es tan bueno verte. La abracé fuerte, con la clase de abrazos que hace mucho solo reservaba para quienes más cerca tenía del corazón. Habían pasado meses desde nuestro encuentro en el Pink Palace, y aquella noche había terminado lo suficientemente ebria como para albergar un puñado fragmentado de recuerdos, pero sin un indicio que me indicara que había sido de ella, no era hasta sino hasta ese momento, que sentía alivio al saberla bien. — Oh, que descuidada de no presentarte a mi acompañante. Verás querida, quizá no lo recuerdes, pero este es un viejo amigo mío, y también conocido de tu padre. Su nombre es Cillian Ryddleturn. Hecha la presentación, todavía con el antifaz colocado como una vincha sobre mi cabeza paseé la mirada de Cillian, a Hann y finalmente me detuve ante Garry. La máscara (bastante fea) que llevaba hacia imposible averiguar si la mención del nombre del rubio le había provocado algo, pero permanecí atenta por si algún movimiento de su cuerpo delataba, aunque fuera mínimamente, algo de sus pensamientos. @ Cillian @ Hannity Ollivander Evans @ Hessenordwood Crouch
  3. P-ko, elfina de Bel, con @ Kutsy Stroud Lenteric Ni comida, ni su habitación, como había sospechado la elfina desde un principio, lo que tenía a la bruja en el Castillo debía ser la noticia del ataque sufrido, y por eso preguntaba por el estado del resto de la familia, y especialmente de su madre. Con una pregunta tan directa además, ni siquiera tenía oportunidad de poder contestar con una generalidad. Así que tras un largo suspiro, fijando los ojos en ella, respondió con total sinceridad. — Dos miembros de la Orden del Fénix mantuvieron a salvo el Castillo así que todos estamos a salvo. En cuanto a su madre, ella no se encontraba aquí durante el ataque, pues salió rumbo a la Heredad Ollivander, y aunque fui hasta allí, me fui imposible localizarla— había sido sumamente extraña la forma como la casa le había ocultado a su ama y no estaba segura de que Hannity fuera a creerle pero prosiguió su explicación — quiero decir, sé que se encuentra allí, pero la residencia...la residencia me impidió encontrarla. Sus orejas se agitaron de repente, ante el sonido límpido de la campanilla de plata que había dejado con la señorita Kutsy. La estaba llamando y ella había prometido acudir ¿pero cómo dejar a Hannity? La aparición repentina de Despard, descendiendo las escaleras, la alivió del apuro. — Señorita Hannity debo acudir a un llamado urgente, pero le dejo con el señor Despard. Él podrá ponerla más al tanto del asunto de este ataque. Téngalo por seguro. No dijo más. En cierto sentido, se sentía "salvada por la campana" de un interrogatorio que no obstante, sabía que enfrentaría tarde o temprano. Y dando media vuelta, con pasos cortos, pero sumamente diligentes, pronto se encontró en la habitación de la joven Stroud, que reposaba tranquilamente en su cama. Haciendo una reverencia ante ella, se acomodó lo mejor que pudo en un taburete junto suyo y sus ojos la observaron con total atención. — Se ve usted con mucho mejor aspecto y semblante señorita Kutsy. Dígame entonces ¿qué es lo que desea contarme? Rory Despard, con @ Darla Potter Black y @ Hannity Ollivander Evans Tras indicarle al muchacho que podía quedarse todo el tiempo que necesitase para recuperarse. Rory cerró la puerta de la habitación, dispuesto a regresar al salón donde había dejado a Darla y Mica. Le sorprendió sin embargo, al llegar a la primera planta, encontrar allí a Hannity Ollivander. La rubia no lucía el mejor de los aspectos, pero el pelirrojo sonrió con tan solo verla. Era, con diferencia, una de sus personas favoritas en Ottery. — Pero que gran sorpresa tenerte aquí Hannity— no se permitía a menudo los abrazos, pero emocionado como estaba dio un corto abrazo a la menuda bruja y sus ojos azules, la observaron de pies a cabeza— ¿viniste también por el asunto del ataque? Parece que la noticia se ha propagado más rápido de lo que pensaba. Invitando a la mujer a que lo siguiese, ambos caminaron hasta el Gran Salón, y Rory sonrió al ver que Darla se había quedado dormida en el sillón, y Mica ¿dónde es que se encontraba? ¿habría ido al baño y por eso no estaba allí? — Allá está reposando una de las que salvó al Castillo de un mayor desastre— le comentó apenas en un susurro a la joven, mientras la invitaba a que tomara asiento en otro de los sillones y le servía una taza de té del juego que P-ko había dejado sobre la mesa ratona de centro— no sabemos si hubo una razón concreta para el ataque, pero es evidente que ese es apenas uno de los muchos problemas que se le viene encima a la familia. — sin saber que tanto conocía Hann de las últimas noticias del mundo mágico Rory se animó a compartirle sus preocupaciones— tengo mucho temor respecto a los últimos edictos que la ministra ha sacado ¿te enteraste de ellos?
  4. Rory, junto a @ Hessenordwood Crouch Una proyección era un concepto interesante, y Rory se detiene en él casi tanto tiempo como lo ha hecho en la sonrisa que Hess ha vuelto a darle. ¿Sería que Bel Evans había odiado desde el principio esa casa? ¿O habría sido el sentimiento de culpa que nunca había podido quitarse de encima lo que había terminado por condenarla? Siente que sabe muy poco para alcanzar una respuesta, y siente también que a diferencia suya, el señor Crouch parece no solo más seguro en esa casa, sino también muy familiarizado con la maldición que la impregna. Y se lo está diciendo textualmente. Que no es hacia la casa hacia lo que debe sentir temor, como hacia quienes se pierden en ella por hacerla el centro de sus temores, y en esa medida, al compartirlos, alimentar a su oscuridad. En el corto tiempo que le toma recorrer el trecho que lo separa de aquel portón blanco, Rory cae en cuenta de repente de que quizá tiene una ventaja inesperada respecto a otros en esa casa. Como todos, también alberga secretos y pensamientos pecaminosos, y tiene dudas y temores respecto al rumbo que pueden tomar las cosas si permanece más tiempo a solas junto al misterioso administrador de la heredad, o el cómo reaccionará si ve tan solo una porción de su cuerpo desnudo en esa habitación a la que acaba de ingresar. Pero, desde su más tierna infancia, ha confiado en Dios y su infinita luz para iluminarlo hasta en los peores momentos y circunstancias. Y esa fe, que le permitió lidiar con ofensas de todo calibre en el pasado, puede ayudarlo también, para esos momentos en que siente que sus creencias se ponen a prueba, de tan distintas formas, en pensamiento, palabra y acción. — Dice Hebreos 11:1 que la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve, señor Crouch.— Está en el umbral de la puerta y con relativa confianza, termina de cruzarla, y bien pronto sus ojos se apartan de la figura del hombre para observar el interior de la habitación—si este lugar ha tenido demasiada miseria como menciona, aun si se trata de un ejercicio infructuoso, creo que con la bendición del omnipotente, es momento de traer para ella al menos un poco...de esperanza. P-ko, Elfina de Bel con @ Riuu No debería sentirlo de esa manera, pero es la transparente inocencia y preocupación que muestra el niño lo que hace que el corazón de la elfina se enternezca ante su pedido de encontrar a su amigo perdido. Ella se mantiene atenta a él, a cuidar donde es que pisa, y es que parece por momentos perderse en sus propios pensamientos, sin estar atento como le ha pedido, a ver por donde es que van. Varias veces la criatura ha considerado que su ama tiene un don especial para rodearse de gente particular. Y si bien ha sido Rory el que esta vez ha terminado trayendo ese niño, es por causa de su ama, y lo que (en su momento) le había parecido un exagerado temor respecto a la inseguridad del Castillo Evans, lo que la tiene allí, cuidando de que él se mantenga sano y salvo. Ni siquiera es capaz de imaginar la carita del muchacho, si se viera envuelto en una de esas tantísimas batallas que ha presenciado a lo largo de los años. Él había estado hablándole acerca de los poderes de Frederick y P-ko se siente más intrigada ahora que menciona como es que el misterioso dragón es capaz de ver en su interior, y aparentemente, incluso ver en sus pensamientos y deseos. La elfina nunca ha conocido que hubiese dragones con semejantes poderes, pero ni siquiera le queda espacio para la duda cuando ve como un fino hilo plateado empiezan a rodear al niño, y acto seguido, ante sus intentos de deshacerse de él, se refuerza al punto de dejarlo paralizado, y con los ojos desorbitados. — Hey, pequeño ¿qué te sucede? Estoy aquí. Intentando zafarlo de aquella extraña magia materializada en el hilo, P-ko intenta romperlo pero en cuanto lo toca siente de inmediato como docenas de ojos la observan, infundiendo en sus miradas frías y despiadadas, un temor profundo. ¿Era eso mismo lo que él estaba viendo? Era escalofriante, y ella está casi segura de estar comprendiendo mejor el lazo que une al niño y su amigo ahora, pero no por gusto ha vivido tantos años y presenciado tantos horrores. Repuesta al instante de la visión, arremete otra vez y aunque no consigue que el hilo se rompa, nota que los filamentos que lo componen se debilitan y los ojos del niño parecen estar volviendo a la normalidad, hasta que de pronto, un enorme rugido retumba en el cielo.
  5. Bel Evans Ollivander Antes de la respuesta de Juv o Catherine, fue una tercera voz la que respondió a mi pregunta, con un característico tono despreocupado, y tan cerca de mi oído, que automáticamente di un respingo, incrédula de que a pesar de haber estado "vigilando" su llegada, él hubiese aparecido tan cerca. — ¡Tú! — con solo verlo allí, elegante y sonriente, sentía que iba desvaneciéndose mi preocupación— pensé que ya no llegabas. Intentando no parecer descortés, me había apartado un par de metros, para que Cillian me pusiera al tanto de las razones para su demora. Percibía una cierta impaciencia que no terminaba de entender a qué se debía ¿quería que pusiéramos ya en marcha el plan para localizar a Garry? Conforme seguí escuchándole, comprobé que, como antaño, el mago siempre se las arreglaba para meterse en enredos amorosos con una asombrosa facilidad, y en el corto tiempo entre nuestros encuentros, había encontrado un nuevo blanco para sus deseos. ¿Pero cómo es que había podido terminar interesándose en un tipo en las antípodas de su conducta, como era Rory Despard? Por lo que conocía del predicador, imposible era el término más adecuado para las posibilidades de Cillian, aun cuando él se mostrase tan seguro al respecto. Y hasta donde sabía, él había sido invitado a la fiesta también, pero no había tenido mayor interés en participar por considerar que era un espacio "no apto" para alguien "de su clase", así que las posibilidades del rubio eran realmente pocas. Apretando levemente su hombro, y alzando un poco el mentón como una seña para que él recordase que no nos encontrábamos solos, Cillian se volvió de modo cortés hacia las dos brujas que nos acompañaban para presentarse. Pero incluso después de hacerlo, su pregunta sobre Despard me descolocó otra vez. ¡Era demasiado! Y tenía que ponerle un alto, quizá, darle ese poco de información que conocía para que se tranquilizara. ¿Mas realmente lo haría? — Yo sé algo de él...pero no diré nada a menos que aceptes bailar conmigo.— sin esperar una confirmación de su parte, tomándolo del brazo lo llevé hacia un espacio libre en la pista de baile, donde cada vez más parejas se sumaban, y acomodando mi mano derecha sobre su hombro, mientras entrelazaba los dedos de la otra mano a la suya, comenzamos a dar los primeros pasos— entonces ¿quieres explicarme por qué tanto interés en Despard? Sabía que te gustaban los retos, lo que no entiendo es que aunque el muchacho es buena persona ¿ no te parece que es como algo...simple? Sonaba terrible que lo dijera de esa manera, pero no se me ocurría un mejor término para describirlo. Y no era que simple fuese algo malo, sino que era casi lo opuesto respecto a los refinados modales de Cillian y todo lo que había supuesto su crianza dentro de una familia de renombre como lo era la Ryddleturn. Entonces ¿ a qué se debía tanto interés? Lo único que tenía claro era que no podía ser su alma o cualquier cosa masomenos profunda, porque difícilmente eran la clase de aspectos que captaban su atención, mas tenía la certeza de que tarde o temprano lo sabría, porque Cillian estaba determinado a indagar por el predicador el resto de la noche. Tenía que intentar cambiar de tema de conversación al menos un rato. — Oh, no sé que tanto te fijaste en el resto de invitados. Ha llegado gente muy importante, y creo que Garry se encuentra en la fiesta ¿y no me habías dicho tú que querías volver a verlo?— de reojo llamó mi atención que Ada se encontrase bailando de a tres con una joven y un hombre que desconocía, pero indudablemente allá donde la mujer se dirigiese captaba todas las miradas. Pasos más allá, Richard parecía ir por una nueva pareja de baile — entonces, se me ocurre que podríamos intentar localizarlo directamente. O también, podríamos preguntar al administrador de la heredad por él. Creo que no lo conoces todavía ¿verdad? Su nombre es Hessenordwood Crouch. El ritmo comenzaba a acelerarse, haciendo que las otras parejas mostrasen más y mejores pasos cada vez, en tanto yo, hacía un esfuerzo enorme por no pisar a Cillian y a la par encontrar a Hess. Siendo que no era difícil encontrar a un hombre como él, bastante pronto lo reconocí, dentro de un grupo en donde la única otra persona que distinguí, a pesar de los antifaces, fue a Lunita Gryffindor. La canción ya estaba casi llegando a su fin. — Entonces ¿qué decides? Con tantas atracciones, si no nos apuramos volveré a perderlo de vista. @ Melrose Moody @ Cillian
  6. Hola ya pase por misión no me deja llamar a nadie,  pero ya

  7. Bel Evans Ollivander Que Catherine tampoco supiese donde se encontraba Mel solo hacía el doble de sospechosa su ausencia, aunque parecía poco preocupada en realidad del asunto y en cambio, más interesada en que Cillian fuese mi convidado al baile. Sin embargo, antes de poder si quiera conversar del asunto el sonido de un gong nos distrajo automáticamente. El baile daba inicio, y Richard brillaba junto a Ada Dumbledore, a quien había escogido como su primera pareja para la noche. Aprovechando que todas las luces y parafarnelia estaban concentrados en ambos, Catherine me indicó que la acompañase hasta otro lado de la fiesta. Negarme, siendo que estaba intentando comportarse como una buena anfitriona, no era lo más amable, así que la seguí en silencio, aun cuando mis ganas de socializar estuviesen en dramático descenso. No podía negar, en el trayecto, que había detalles en esa fiesta que daban cuenta del cuidado que habían puesto al milímetro en ella. Incluso que hubiese una mesa de póquer, dada la fama de apostadores de muchos miembros de familias prominentes, donde el vicio pudiese encaminarse a "más ingresos" para la causa de caridad, era una jugada sumamente astuta. Al finalizar la primera pieza, los aplausos fueron atronadores, y Catherine, con discreción y cortesía nos presentó ante Juv, la ministra de Nueva Zelanda. Y como dudaba de que la mujer me reconociese solo por mi nombre de pila, avancé un par de pasos y recliné levemente el cuerpo y la cabeza a modo de saludo. — Mucho gusto señorita Juv. Mi nombre es Bel Evans, matriarca de la familia Evans McGonagall. Espero esté encontrando agradable la fiesta y la estadía en Inglaterra. Llevaba semanas sin leer cualquier clase de noticia del mundo mágico, así que no tenía idea de la clase de inclinaciones que la bruja podía albergar. Era por tanto, mejor mantenerse lo más cauta posible, aun cuando desde el apellido, lo tuviese difícil. Los ataques al castillo familiar por parte de los mortífagos habían retornado con fuerza, como amenaza evidente al apoyo oficial que brindábamos a la Orden del Fénix, y eso era solo otro motivo por el cual mantenerse alejada de los demás podía ser la mejor manera de evitar conflictos. Un maestro de ceremonias, con la voz amplificada mediante magia (por cierto ¿dónde es que los conseguían con esas voces graves y profundas tan varoniles?) fue enfocado de repente. El hombre, tras un par de saludos a la mesa de los apostadores, anunció que la primera donación había sido efectuada. Aplaudí ante la noticia, como todos en la fiesta, pues aun con todo el derroche, realmente me consolaba que algo quedaría para quienes lo estaban pasando mal allá afuera, pero poco faltó para que escupiese el champagne sobre Juv, cuando escuché que era mi familia, la Ollivander, la que había hecho la donación. ¡Cien mil galeones! ¿Realmente Garry había aumentado tanto el patrimonio familiar en esos años? No era como que nuestros negocios fuesen eficientes, peor con el abandono que ambos habíamos hecho, pero quizá como gancho publicitario era invaluable. Mi ex marido después de todo (y a pesar de que físicamente era poco agraciado) podía, a la luz de semejante patrimonio, convertirse en un divorciado codiciado, ya fuese para las jóvenes solteras de todo calibre de Ottery, o desde otra perspectiva, para quienes quisieran buscar en él un aliado en el complicado escenario político o mercantil. Por supuesto, quien lo conociese mínimamente, jamás albergaría semejantes esperanzas, y en parte era eso lo que hacía que no se me revolviesen más los sentimientos de tan solo imaginarlo de la mano de alguien más. Pero...el problema era que no era Garry ya el que veía por la administración de la familia, sino el hombre que justo en esos momentos, el apuesto maestro de ceremonias elogiaba en público. — Quisiera mandar desde aquí, un saludo al señor Hessenordwood Crouch, y la gentileza de esta primera donación recibida, que sin su solícita gestión no hubiese podido concretarse— el acompañamiento de piano solo hacía más dramático el anuncio del hombre— gracias también a todos, pues con su sola presencia, ya están apoyando en esta benéfica causa. Aquí no estamos para valorar la cantidad recibida, pero tengan por seguro, que muchas niñas y niños, víctimas inocentes de esta guerra, van a tener una mejor alimentación en estos tiempos tan difíciles, gracias a ustedes. ¡Por ello, pido un brindis a todos los invitados, alcemos nuestras copas, por la familia Ollivander! ¡Por la familia Ollivander! resonó en la fiesta, e incluso yo alcé la copa, bebiendo de ella, y pensando en que el maldito Crouch había cerrado un excelente negocio allí, un ganar/ganar donde ya me imaginaba a la Ollivander mencionada en los principales diarios, y por supuesto, el nombre de él en letras resaltadas en negritas, como el magnífico gestor de recursos. Como fuere, que hubiesen mandado saludos para él solo podía significar que ya se encontraba en la fiesta ¿y sería que habría conseguido traer a Garry? En el mar de gente, era imposible distinguirlo, pero sin apartarme del grupo, comencé a observar alrededor. Con el porte alto, musculoso y su incuestionable correctismo, no podía ser tan difícil localizarle. Tras el anuncio, nuevamente cada quien volvía a lo suyo, así que me animé a responder a la pregunta que Catherine había hecho. — La única novedad que podría compartirle es que pronto cosecharé las fresas del invernadero de mi jardín. Con tantos ataques, la verdad es que he preferido mantenerme al margen y felizmente, puedo permitirme llevar una vida tranquila, alternando quehaceres domésticos a actividades de lectura y recreativas ¿cómo es en el caso de ustedes? @Juv Macnair Hasani @Melrose Moody @Hessenordwood Crouch
  8. — Oh, Hannah ¡alabado sea el señor! Que bueno es verte aquí. Rory avanzó e invitó a la joven para que se acercara más al pequeño grupo conformado por él, Darla y Sophia. Llevaba varias semanas sin verla, y pocas noticias le habían llegado sobre ella desde la misión que habían compartido juntos, por lo que estaba contento de que al menos, en apariencia, el todopoderoso la hubiese mantenido con salud. — ¿Este lugar estaba desaparecido? Él había leído y escuchado algunas historias al respecto. De la misteriosa desaparición de la antigua Orden del Fénix en medio del conflicto de Bulgaria con Inglaterra, y como de a pocos, los miembros habían ido reagrupándose para primero asegurar una red de lugares seguros y protegerlos con el encantamiento Fidelio, y también como un tiempo después, habían renovado los poderes de los clanes en un nuevo pacto llenando las fuentes mágicas con las aguas de la vida. En ese momento, habían creído que eso era suficiente, hasta que el traslado del templo paladin había traído inestabilidad a aquellos nuevos poderes. No había pues, acción sin consecuencias, y si ahora se encontraban allí, era porque quizá había una oportunidad, aunque fuera mínima, de recuperar otro de los espacios que se habían creído perdidos. ¿Pero cuál era exactamente? Ni Darla, ni Sophia habían respondido aun a la duda del joven predicador, y al menos por la forma como Sophia veía el recinto, estaba claro que ella lo conocía. Hannah también tenía recuerdos vagos del lugar, lo que confirmaba que estaba vinculado a la Orden del Fénix. Conteniendo la respiración, y viendo que las miradas se concentraban en la fuente, Rory se acercó más meticulosamente a ella, y movido por el impulso, deslizó la palma de su mano por los bordes. Lo que siguió, sin embargo, resultó inesperado: Movido por fuerzas invisibles, de inmediato Rory resultó expulsado y voló dos metros más allá, sin poder asegurarse por la rapidez del suceso, tener una buena caída. El golpe a la cabeza fue monumental, pero al intentar incorporarse, notó también que sus manos y brazos habían sufrido quemaduras. ¿Por qué había pasado eso? Hasta antes de ese contacto, la fuente no parecía poseer ninguna clase de protección, pero ahora Rory veía que un cerco de energía la rodeaba. ¿Pero era real o solo una alucinación por el golpazo que acababa de darse? — Díganme, ustedes... ¿también ven que hay una energía extraña alrededor de la fuente? @Hannity Ollivander Evans @Sophia Elvira Mackenzie @Darla Potter Black
  9. P-ko, elfina de Bel — Tómese el tiempo que guste en arreglarse señorita Kutsy, que P-ko la esperará con un té revitalizante y empanadas de calabaza. Podemos tomarlas en la salita del segundo piso, o si lo prefiere en la cocina. La elfina aun podía recordar lo misteriosa que era la joven bruja, así que intuía que una situación delicada podía estar atrás de sus razones para volver y su pedido para que la conversación pudiera llevarse en un entorno más personal. Con todo, negó con la cabeza efusivamente ante la pregunta de ella, respecto a si tenía actividades planificadas, y es que aunque las tenía, ninguna era más importante como el que los miembros de la familia siempre sintieran el Castillo como un hogar. Su hogar. — Sobre la mesita de noche al lado de su cama, encontrará una campanilla de plata. En cuanto desee que vaya con usted, solo tiene que agitarla y allí me tendrá.— sus orejas hicieron un gracioso movimiento que de inmediato la hizo volver la cabeza de vuelta a la puerta— parece que no dejan de llegar las visitas, así que iré a ver de quien se trata. Con permiso. Con una leve reverencia, parte de los modales que se resiste a abandonar, P-ko dio unos cuantos pasos y con un solo movimiento de sus manos las puertas se abrieron. Durante unos segundos, no reconoció a la persona bajo aquella capa de viaje, pero cuando observó con más detenimiento su rostro, más allá del aspecto pálido de su piel, reconoció a Hannity, la hija de su ama. ¿Qué era lo que le había sucedido para que luciera tan desmejorada? Rápidamente, la elfina tomó una de las manos de la joven, y la condujo al interior de la residencia. — Señorita Hannity, bienvenida. Siempre es un gusto volver a verla en el Castillo ¿Ha sido un viaje muy pesado? ¿Quiere que aliste su habitación o prefiere algo de comer? P-ko estaba casi segura que la joven en realidad preguntaría por la situación de su madre, un asunto en que no podría darle una respuesta concreta más allá de decirle que se encontraba en la heredad. ¿Pero se contentaría con esa información? @Hannity Ollivander Evans @Kutsy Stroud Lenteric
  10. Eres rookie y  super rare  (?) D :

  11. *rueda flojamente * quiero tu sangre y juventú porque es lunes 😟

    1. Hessenordwood Crouch

      Hessenordwood Crouch

      Ya sabes lo que hay que dar a cambio :perv:

    2. Rory Despard

      Rory Despard

      Uff excelente servicio 🔥 , ahí le veo para cerrar el trato >_>

    3. Hannity Ollivander Evans

      Hannity Ollivander Evans

      *le pasa una poción herbovitalizante a su amá, le deja apapachos a su pa y se va tapándose los ojos* (/.\)

  12. Rory tarda en recuperarse de la férrea defensa que Lunita ha hecho de él, amenazando al rubio desconocido incluso con hechizarle, de insistir con sus proposiciones indebidas. Realmente, aunque la joven se caracteriza por su dulzura e inocencia, ya el mago ha visto en más de una ocasión lo fuerte que es, y como puede en las peores circunstancias asumir con entereza y decisión las cosas. Quizá eso explica por qué es que la admira tanto, y por qué no desea que nada malo vuelva a ocurrirle. Una pareja se acerca a ellos entonces, y aunque al principio Rory no los reconoce, la mención de los ucranianos hace que de inmediato entienda que es Leonid el que está allí, tras esa apariencia por completo distinta que está luciendo ese día. Tiene sus sospechas entonces, en que la rubia a su lado no es otra más que Helene, y que probablemente como Darla, han elegido venir camuflados al evento para no levantar las sospechas del ministerio que ya les viene siguiendo los pasos. — Enhorabuena tenerlos aquí, que la paz del Señor Jesucristo esté siempre con ustedes, queridos amigos. No está muy seguro si su mensaje formal ha podido disipar las dudas de los curiosos (no puede con aquel rubio y el tipo del ministerio rondando cerca, ser más elocuente respecto a la misión del bando ese día) pero las palabras de Lunita consiguen encaminar la conversación hacia el asunto del edicto, que es a fin de cuentas uno de los puntos importantes en todo ese enorme evento. — Creo que más de uno hablará al respecto. En esa carpa de ahí hay abiertas inscripciones, y por un galeon de colaboración todo el que lo desee puede subirse al estrado y participar, en el marco de las actividades que especifica el volante — señaló con su dedo índice, entre la variopinta presencia de toldos de todos los colores, la mesa de inscripción bajo una carpa blanca, sorprendiéndose de repente de comprobar que Sean y Darla se encuentran entre la fila de los participantes— quizá podrías hablar allí Lunita, tú siempre dices cosas tan interesantes, y positivas, que estoy seguro que animarías a mucha gente con ellas. De pronto, un miembro más se sumaba al grupo ya no tan pequeño congregado allí, en torno a su presencia. Se trataba de Melrose, que con ojos curiosos observó a todos los presentes un instante y olfateó también en el aire, como si no pudiese confiar solo en lo que sus ojos le mostraban (o casi como si desconfiase de ellos). — No interrumpes nada Mel, estábamos platicando aquí sobre quienes podrían participar de las actividades de hoy y animarse a dar unas palabras en el estrado— aprovechando la presencia de la muchacha, y como para poner un poco más de distancia con su guapo acosador, Rory avanzó hasta ella para entregarle uno de los volantes que el anarquista le había dado, dándole también uno a Leonid y a Helene— yo creo y espero que muchos puedan animarse a subir a ese escenario, porque he visto de cerca que tienen cualidades excepcionales en estos asuntos...— recordando de repente todo el rango de actividades que el festival abarcaba tosió para corregirse rápidamente — excepto en lo del amor libre..que ojalá Dios ampare y perdone a los pecadores que estén dispuestos a subir para semejante espectáculo. No dijo más, pero tras persignarse, comenzó nuevamente a indagar entre la muchedumbre por el paradero de Darla. Ya no estaba en la fila de los participantes de la carpa ¿Pero entonces por qué es que estaba tardando tanto en volver? ¿Qué era lo que exactamente Linmer buscaba de ella? @ Luna Gryffindor Delacour @ Cillian @ Syrius McGonagall @ Helene Eloise Bellerose @ Melrose Moody
  13. Había renovado sus fuerzas, agotadas por el enfrentamiento acaecido en el Ragnarök, a través del rayo de energía que había alcanzado a impactarle desde la fuente primigenia de Yggdrasil, el árbol de la vida. Ahora que de a pocos, y tras sucesivos parpadeos comenzaba a ver el espacio a su alrededor, reconoció que estaba en un campo por completo desconocido. Junto al pelirrojo se encontraban Sophia y Darla, y ambas mujeres, a su modo observaban también el espacio, como si no terminasen de aceptar que se encontraban en él. Traspasando la puerta de madera, el edificio de un blanco prístino se sostenía firmemente en columnas altas que hacían que se sintiese insignificante y pequeño en su condición humana. Rory no tenía ni la más pálida idea de donde se encontraban, pero si era capaz de percibir con tan solo rozar la superficie de las paredes o el suelo de mármol, que estaba en un recinto que abrigaba en su seno una magia ancestral e infinita. — Eso también quisiera saber yo Darla, nunca he estado en este lugar antes, pero la energía que emite se siente tan familiar...y cálida. Entonces como si tratase de una revelación, recordó que algunos de los rostros de las estatuas que había contemplado en el campo exterior, ya los había visto antes en el pasadizo que conducía a la biblioteca del Castillo Evans McGonagall, cuyas paredes estaban repletas de cuadros de cada uno de los miembros de la familia. Sabiendo del vínculo estrecho que aquella familia tenía con el bando, de pronto comprendió que estaba en un lugar que indefectiblemente formaba parte de la historia del Fénix. Ambas brujas se habían detenido ante una fuente seca. Sophia había sonreído y Rory etá casi seguro que es la primera vez que la ve sonreír pero no está seguro de comentarlo en voz alta, porque todavía ella le resulta intimidante. En cambio, aunque la pregunta de Darla lo confunde, se siente más seguro de responderle con otra pregunta, nacida de sus propias dudas. — ¿Por qué crees que no lo sería? Yo siento esto demasiado real para que solo se trate de nuestra imaginación. Apenas ha terminado de decirlo, cuando de repente un ruido un poco más allá de donde se encontraban les reveló que no estaban solos. El predicador estaba seguro que debía de tratarse de otro compañero o compañera de bando, quizá alguno de los que les acompañaron en el campo de batalla, o tal vez otros miembros respondiendo al llamado de la magia antigua de su clan. Realmente no tiene forma de saberlo, pero todavía con la vista puesta en la fuente, decide que sean esos recién llegados los que hablen primero.
  14. Cye bonita, la misión de conocimiento de bando acaba de abrir, espero te pases prontito +o+ 

     

    1. Ela Karoline

      Ela Karoline

      siii, gracias por avisar.

    2. Ela Karoline

      Ela Karoline

      Ya pase😄😔

  15. La nueva misión abrió, necesito a mi lazarillo conmigo 😗 

    1. Mica Gryffindor

      Mica Gryffindor

      Siii prontito voy a estar pasando!!

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.