Jump to content

Ania Evans Weasley

Magos Expertos
  • Mensajes

    338
  • Ingresó

  • Última visita

  • Oros

    0 [ Donate ]

Todo lo publicado por Ania Evans Weasley

  1. Gringotts "es el lugar mas seguro del mundo, para cualquier cosa que quieras guardar" recordé las palabras sabias de Rubeus Hagrid, cuando unos de los primeros mejores magos de la historia de la magia preguntó por el enigmático en ese entonces banco mágico. Con la esperanza de que eso volviera a ser cierto, después del asalto que sufrió por parte del mismísimo Harry Potter en 1998. Bueno, después de todo, estamos en épocas más actualizadas, tal vez ahora sus barreras verdaderamente sean impenetrables. Guiada por uno de sus trabajadores, llegué a la puerta de mi bóveda. Miré hacía atrás para asegurarme de que el duende que me guiaba se había retirado y empuñé mi barita - El chocolate sale del cacao que es una planta, por lo tanto cuenta como ensalada - canté en susurros mientras tocaba con la punta de la barita los lugares estratégicos de la puerta que desapareció cuando terminé de susurrar. Adentro hacía frío y había poca luz, sin embargo, eso se arreglaba fácil, además no hablamos de una vivienda. A pesar de los años no parecía nada vieja la instalación, no sabría decir si es gracias a la magia o gracias a las pocas veces que había visitado el lugar. Pero no significaba que mi bóveda permanecía vacía, al contrario, gracias a mi madre Pandora y también Kassandra, tuve muchos tesoros que guardar, aunque para cualquiera serían objetos o libros sin valor, para mi eran verdaderos tesoros, más ahora que no puedo pasar tiempo con ninguna de ellas, Kassandra porque desde que volvió a vivir en el mundo muggle desapareció completamente de mi radar, y Pandora, hay Pandora...
  2. "Si nos dejan...te llevo de la mano, corazón...y ahí nos vamos!" - terminé de cantar aquella canción a todo pulmón. Me imaginé el gran susto de las personas que llegaban a escuchar, ya que el eco me volvió aquellas notas tan potentes pero sublimes a la vez. llegando con ellas Timoteo con sus ojos abiertos como platos, de la sorpresa que le había dado con mi rara llegada al castillo. Timo dejó ver su emoción y alegría al verme, y sin más me arrodillé para darle un abrazo. - ¡Timo! tanto tiempo sin verte - me incorporé nuevamente para después tirarme de espaldas sobre mi cama, impecable como siempre. - No ha avisado que llegaría, señorita Ania, ¿desea algún jugo? ¿De pomelo quizás? - preguntó el elfo sin saber cómo demostrar su entusiasmo. Yo solo reí y agradecí la predisposición del pequeño, pero a esas alturas no quería ningún jugo. la fecha y la ocasión ameritaba algo más fuerte. De repente me acordé el motivo que me devolvía a mi hogar y me senté nuevamente sobre orilla de mi cama. M irisa desapareció pero mis ojos se encendieron por la emoción. Sabía que mi familia no se limitaba con las fiestas, y ahora, tratándose del cumpleaños de Kutsy, yo no permitiría que tal suicidio moral ocurriera. - ¿Dónde es la fiesta Timo? - Pregunté mientras comenzaba a cambiarme la ropa por otra acorde a las circunstancias. Mientras Timoteo me ponía al tanto de algunas cosas y del lugar del gran evento, yo terminaba de alistarme. Al final opté por algo no muy llamativo, ya que hacía mucho no me veían y la familia no estaría acostumbrada a ver mi nuevo estilo. Así que tomé la chamarra que se enganchó por la manija del closet y se le cayó un botón «really...» susurré al darme cuenta de lo sucedido, pero de inmediato dejó de importarme y llevé mi chamarra de jeans sin un botó, no hacía ninguna diferencia, puesto que la usaría abierta para dejar ver la blusa de color blanco que a la vez hacía lucir mi cabello azul eléctrico. Finalmente me sujeté de la mano de piel rugosa de mi elfo e instantes después aparecimos en el vestíbulo de donde se llevaría a cabo la próxima fiesta épica de los Evans, mi familia. Me acerqué a la puerta y estiré mi diestra para tocar.
  3. Respiré hondo antes de abrir la puerta del castillo, tenía miedo de encontrarme con cosas que me recordaran el pasado nuevamente aunque el simple hecho de volver ya hacía muchas memorias. Sin embargo, eso cambiaría totalmente luego de dar unos pasos hacía adentro. -Wow...que loco- fué mi primera reacción abriendo mis ojos como platos e inmediatamente mi sonrísa se amplió al entender el porqué de aquel desastre. Tomé un bocadillo de la bandeja que aún estaba sobre una mesita a un lado del pasillo. Se podía ver una cantidad impresionante de brujas y magos. Imagine la magnitud de la fiesta y solté una risotada -vaya...sí que había hambre de fiesta por aquí- me hice camino entre los cuerpos inconscientes de los magos, demasiados ronquidos juntos. -¿Fen?- Me acerqué más a la brija que era obvio acabava de despertar -Qué manera de festejar!- reí -Tiempo sin saber de ti, que pasó aquí exactamente?- pregunté mientras abrazaba a mi amiga. @
  4. Caminé a hurtadillas por el pasillo para llegar a la cocina del castillo, mi hogar. Hacía bastante tiempo que no lo visitaba por lo que lo extrañaba mucho. Y obviamente extrañaba a toda la familia y amigos del mundo mágico. El silencio sepulcral era normal en la Evans McGonagal, aunque hubiera gente deambulando por sus pasillos, como yo por ejemplo. Por eso esperaba ver a alguien, aunque sea a mi elfina. Es que también traía un hambre... Estaba preparandome un sandwich de jamón cuando escuché unos pasos que se acercaban. -Señorita Ania, qué bueno verla por aquí de nuevo- exclamó Brina emocionada. -Brina, tanto tiempo ha pasado- sonreí -¿dónde estan todos? Hay que convocarlos para una reunión. ¿me haces el favor?- pregunté finalmente antes de darle el primer mordisco a mi comida. -Claro, ya vuelvo. Brina desapareció en busca de las personas dentro del castillo y yo me quedé disfrutando de mi sandwich.
  5. Solté una pequeña risa por sus palabras mientras asentía confirmandolas -Pero no eres el único que puede hacer magia eh, conste- dije mientras me sentaba y obserbava al Ravenclaw hacer lo mismo. -Bueno, en cuanto a la chica, debes reconocer que la has descuidado un poco- no pude evitar sonreír -no me imagino la cara que ha de haber puesto cuando se dio cuenta de que la dejaste por ir a conocer a alguien más- crucé mis piernas una sobre la otra -eres un hombre aventurero y valiente, sin lugar a dudas eres todo un caballero. Él volvió a tomar la palabra y me aclaré un poco la garganta cuando escuché su pregunta y sus siguientes palabras -Me disculpé por mi sonrojo- lo dije muy bajo, casi sólo para mi, esperaba no tener que volver a repetirlo porque en ese caso volvería a suceder. Cuando hizo el comentario de sus raíces vikingas lo observé con aprehensión -cuéntame, tu pasado. En ese momento alguien toca la puerta y Brendon se disculpa para ir a atender. Un minuto después vuelve con nuestra órden en manos. -Es cierto, siempre lo rico es malo para la salud, lo bueno del mundo mágico es que hay cura para todo, menos para la muerte- Sonreí y tomé mi primera rebanada de pizza -Me ibas a contar de tu pasado, te escucho- volví a decir justo antes de dar la primera mordida a mipedazo de pizza. @@Brendon Ravenclaw
  6. Aparecí en frente del imponente castillo de la familia Gryffindor, había entrado un par de veces antes cuando mi madre salía con Kriss. Buen pretendiente, pero demasiado indeciso para funcionar. Sin embargo hacía bien el rol de padre, ¿o padrastro? Negué con la cabeza para dejar de pensar en eso y corrí hacía la puerta del castillo. -¡Hola! Soy Ania, vengo a ver a mi madre, Kassandra tiene que estar acá! Hola!- Grité golpeando la puerta lo más fuerte que podía, para llamar la atención de algún elfo o alguien más. -Espero que alguien abra pronto, antes de que sea demasiado tarde- dije a las chicas que para entonces ya estaban conmigo en la entrada del castillo.
  7. Me sentía con ganas de practicar un poco y quería un compañero difícil ésta vez, los ultimos duelos que habia tenido me habían resultado fáciles de ganar ya que los movimientos de mis oponentes me eran muy predecibles y hasta aburrido. Así que pensé unos minutos en un oponente difícil y no tardó en aparecer el nombre de Radamantys en mi mente. Habíamos tenido un par de duelos y ninguno había ganado, así que ésta vez lo quería volver a retar para ver si podía ganarle. -EXPECTO PATRONUM- el expectro de un Hipogrifo adulto se materializó y después de escuchar mi mensaje desapareció para buscar al mago. Mientras tanto yo me alistaba para aparecerme en medio del océano en la cima de un iceberg, que es donde cité a mi compañero de duelo. Me acomodé la capa de color turquesa que traía encima de mi suéter blanco y el jeans del mismo color. Tenía que estar a tono con el lugar y a decir verdad, me gusta el color blanco y el contraste que hace con mi cabello azul (que para la ocasión traia suelto) y mis ojos, azules también. Para mis piés elegí unas botas Caterpillar. Me resguardaban muy bien del suelo helado y blanco donde estaba pisando. Miré a mi alrededor mientras esperaba a Mantys. No había mucho que observar más que un par de ballenas que parecían custodiar el pedazo de hielo flotante, agua calmada por la temperatura del lugar y hielo. Mirando mucho más lejos se podia divisar unos leones marinos y finalmente, arriba de nosotros pasaban de vez en cuando una bandada de gaviotas, si no me estaba equivocando de raza. No esperé demasiado al final, pocos minutos despues de mi llegada, apareció Rada y después de los saludos correspondientes y ponernos a una distancia prudente (unos ocho o nueve metros de distancia) empezamos el duelo. -PETRIFICUS TOTALUS- Pronuncié claramente y un rayo salió disparado hacía mi oponente, a quien si llega a impactar quedaría inmóvil. @@Radamantys
  8. Sonreí ante el comentario de Brendon mientras me sujetaba nuevamente de su brazo -Es que tampoco quise abusar de su confianza, joven caballero- correspondi a su broma dedicándole una timida sonrisa. El ojigris tomó de nuevo la palabra y éstas me hicieron sonrojar inesperadamente. Miré con disimulo las escaleras que debíamos subir intentando huir de su mirada pero su risa me hizo mirarlo y me disculpé por inercia -oh, lo siento- sentí nuevamente mis mejillas ardiendo y subí las escaleras apresuradamente y escuché sus pasos detras de mí antes de que me lanzara su pregunta. -Pues- me detuve cuando terminé de subir y despues volví a tomar su brazo. El rubor ya se habia ido- Que eres un caballero nato, tal vez no sabías pero lo eres, asì te veo- caminamos hasta la puerta de su habitación y entramos seguidamente -Eres noble hasta donde estoy conociendo, todavia no puedo decir mucho de ti puesto que apenas te conozco pero...-Sonreí dejándolo en un intrigante suspenso mientras me acercaba al balcón y abria la puerta para salir. Todavia llovía pero no nos mojariamos ahi ya que el balcon tenia techo. Las sillas y la mesa ya estaban ahí así que me nos sentamos a esperar la cena mirando las pocas estrellas a lo lejos sobre las nubes que intentaban taparlas por completo. -Pero es loco y hasta asusta un poco el hecho de que me siento cómoda contigo, a pesar del poco tiempo de conocernos-terminé mi frase con una sonrisa -Aunque también puede ser uno de los privilegios de los caballeros- bromeé- no sé, un truco o algo, ¿me equivoco? @@Brendon Ravenclaw
  9. Yo estaba de nuevo en la silla y limpiaba con resentimiento las lágrimas que rodaban por mis mejillas. Me sentia indignada pero conmigo misma por lo que la presencia de Vladimir podía crear todavia en mi. Tenia tanto coraje... Él volvió a hablar y observé sus ojos que observaban los míos con una sinceridad que yo podia notar. Miré entonces la cicatriz en su cara y no podia imaginar cómo lo habia podido conseguir. Simplemente no sabía y no tenía idea de lo que le habia pasado durante todos estos años lejos de mi. Pero él tampoco tiene ni la mas remota idea de lo que habia pasado conmigo. No me dió tiempo para pensar más, sus grandes brazos ya estaban apretandome y despues sus labios con los míos...Merlín, ¿qué quieres hacer de mi? No tuve el valor necesario para apartarlo de mi, sólo me entregué a mis impulsos a sabiendas de que esa sería mi ruina pero no, la carne es demandante y mi mente estaba demasiado débil para hacer valer su palabra. Lo besé con hambre, casi desesperada, me apreté un poco más a él porque no sentía suficiente ese acercamiento, mi cuerpo pedía más y después de esos escasos segundos de caida libre fué que choqué contra el concreto. Vladimir se alejó y yo apreté mis manos en dos puños, por frustración al principio pero después de unos segundos, cuando todo estaba más claro se lo agradecí en mi interior. Lo dejé hablar de nuevo pero porque yo me habia quedado sin palabras, una mezcla muy intensa de sentimientos totalmente opuestos me tenía un poco aturdida, me limité a escucharlo y respirar profundo. -Vlad... -susurré al fin después de unos minutos del incómodo silencio- no tengo idea de todo lo que te ha pasado en mi ausencia, lejos de mi, pero tu tampoco tienes idea de lo que pasó conmigo, creo que en eso estamos iguales, sin embargo, como bien dijiste, eso no es excusa, pudimos volver una y mil veces, pudiste avisarme por lechuza, por patronus, como sea pudiste haber aunque sea insinuado que me extrañabas pero no lo hiciste y tengo muy claro el porqué- suspiré-y no tiene caso hablar de eso, la verdad- bebí un poco del vodka- Como te dije antes, hay cosas que no se pueden olvidar y lo siento pero no puedo volver contigo aunque mi corazón diga lo contrario, y te agradecería que tambien olvides el beso que nos acabamos de dar. Por lo pronto, Vladimir... -me puse de pie- puedes llamarme si necesitas ayuda. Gracias por la plática. Tomé mi botella y me dirigí adentro del local y posteriormente me fuí del lugar. @@Vladimir Karkarov
  10. Suspiré profundamente y sentía cómo el aire quemaba mis pulmones, aquellas palabras que había esperado hace tanto tiempo por fin las estaba escuchando, pero no me hacían feliz como lo había imaginado. Lo amaba con toda mi vida. Miré sus ojos sorprendida pero el corazón todavía me dolía y se podía ver en mi mirada el resentimiento y el dolor. Lo vi beber de mi botella y sus labios moldeandose a ella, tragué saliva y aparté mi mirada para no torturarme más, volvió a hablar, tomó una pequeña pausa y sus siguientes palabras hicieron que vuelva a mirarlo mientras recordaba su descripción con tal claridad que pareciera estar mirando la película de nuestras vidas. Lo recordaba perfectamente. Sonreí con los ojos vidriosos -Yo era tan ingenua- susurré pensando en voz alta y su repentino acto me hizo volver a la realidad. Vladimir me abrazó y sentí que mi cuerpo se estremecia bajo el suyo, suspiré dejándome llevar por unos segundos. Había pasado tanto tiempo esperando un abrazo cálido de Vladimir...Y su voz en mi oído, de nuevo las palabras que esperaba, todo parecía un plan macabro del destino muy bien calculado, era tan fácil para mi caer rendida a sus pies y entregarme por completo nuevamente a lo que mi corazón dictaba. Por fin estaba de nuevo con él, sus brazos protectores y su cálido cuerpo reconfortante, me sentía en casa nuevamente. Cerré mis ojos con fuerza sabiendo que tenía que terminar todo eso cuanto antes porque sino no tendría el valor si seguía entre sus brazos. Despegué mi cuerpo del suyo y miré sus ojos una vez más -Hay cosas que no se olvidan, Vladimir, lastimosamente no puedo olvidar las yo- susurré apenas antes de que mi voz se quebrara y mis lágrimas brotaran al fin de mis ojos -Por ti hubiera entregado mi vida, si tan sólo hubieras dicho todo esto en aquel tiempo, las cosas hubieran sido tan diferentes- me limpié el rostro con el dorso de mi mano -Pero ahora que me preguntas que vamos a hacer...mi respuesta es ubicarnos. Soy una mujer libre y con un propósito, desde que te fuiste con esa mujer que tal vez ahora no recuerdes pero seguro lo harás cuando la veas igual que ahora conmigo. No quiero arriesgarme a perderte de nuevo. Lo siento mucho pero no puedo ofrecerte más que esto- volví a limpiarme la cara ahora con rabia y resentimiento al recordar su infidelidad. Me agaché para tomar la botella y verter en mi boca su contenido. @@Vladimir Karkarov
  11. Sabía que en cualquier momento se daría cuenta, recordaba a Vladimir de una manera tan romántica. Un hombre caballeroso, amable, noble, gracioso cuando así quería y protector, esas cualidades fueron las que desde el primer momento me llamaron la atención, era un joven muy atento y físicamente tenía lo suyo. Esos recuerdos llenaron mi cabeza y su pregunta me devolvió a la realidad, lo miré y gente a mi se encontraba un Vladimir vacío aunque curioso y sorprendido. Suspiré de nuevo y agarré la botella con mi zurda antes de tomar su mano y dejar que me lleve a donde quisiera. Mientras caminaba me di cuenta de que el alcohol se me estaba empezando a subir, ya estaba haciendo efecto puesto que estaba un tanto mareada pero todavía podía disimularlo perfectamente aunque sabía que pronto ya no lo haría y la verdad es que no me importaba. No tuvimos que caminar demasiado para llegar a la terraza del local, me senté sobre la pequeña silla de madera reluciente y bebí directo de mi botella sin importarme lo que él llegara a pensar de mi. Acepté el cigarrillo y lo prendí después de dejar mi botella en el suelo. - Bueno, ella era tu madre adoptiva, después supongo que por crecimiento personal decidiste salir de su familia y migraste a otra, yo me quedé, hasta ahora porto su apellido con honor y orgullo- solté el resto del humo que tenía guardado y volví a darle una larga calada a mi cigarrillo antes de tomar de nuevo la palabra -Yo no vine a buscarte, sólo quería beber un poco y como antes no había entrado a este lugar lo hice y bueno, aquí estabas- buscó su mirada bajo la luz de la luna- Creo que lo que pasó entre nosotros es preferible que se quede en el olvido, lo que debes saber de eso ya lo sabes- bebí otro trago de mi whisky- Fuimos novios, fue lindo, pero se acabó, ahora tienes una nueva oportunidad, el destino te hizo nacer de nuevo y sólo espero que encuentres a la mujer que te llene y que te haga feliz. Yo te tengo un gran aprecio a pesar....-sentí que se me quebraria la voz así que bebí otro gran trago de mi botella- te estimo mucho, eres una persona muy importante en mi vida y siempre lo serás, aunque me olvides, y por eso deseo lo mejor para ti. @@Vladimir Karkarov
  12. Sonreí levemente ante su sorpresa y observé tranquila cómo guardaba su varita y seguidamente me llenaba de nuevo el vaso que después me lo tumbé en los labios para beber su contenido. Recién después respondí sus comentarios -No te preocupes, seguro es todo muy confuso y capaz eso le vuelve a uno paranoico. No te preocupes, entiendo que no puedas confiar ni en tu propia sombra ahora, Vladimir- otra vez su nombre salió de mi boca quemando. Bebí otro trago de mi vaso y apoyé mis codos sobre la barra y no pude evitar que mis ojos se llenasende lágrimas, parpadeé un par de veces para disipar mis lágrimas y bajé mi vista posandola en el vaso. Sonreí, pero en mis ojos se notaba el dolor y el resentimiento. -Binny, si- recuperé la compostura al recordarla- ella es una persona muy animada, carismática, simpática y afable. Cualquiera se siente bien en su compañía- miré una vez más aquellos ojos en los que me había perdido durante tanto tiempo y tan profundamente. Suspiré por inercia sin poder evitarlo y sentí que me desmoronaria en cualquier momento una vez más así que bebí todo el contenido de mi vaso y pedí otro. - Me pasas una botella de whisky de fuego, por favor- volví a parpadear un par de veces ya que sentí de nuevo que mis ojos se humedecian. @@Vladimir Karkarov
  13. Vladimir había perdido la memoria, sus palabras lo confirmaron. Suspiré al imaginarme que duro sería querer recordar todo y no poder, ni siquiera a las personas más importantes para uno. Le dediqué la mejor de mis sonrisas y asentí antes de beber todo el contenido de mi vaso -Si, Vladimir- pronunciar su nombre y escucharlo de mis labios todavía movía algo dentro de mi, sentí cómo los latidos de mi corazón empezaron a ser más rápidos pero sin descomponer mi postura. Asentí ante su siguiente comentario y observé como destapaba su botella -podrías servirme otra copa, ¿por favor?. Mi sonrisa se borró cuando me dijo que sospechaba de mi, me sentí indignada por un momento pero lo entendí y mi mirada se suavizó nuevamente aunque mi mente empezó a dar mil vueltas pensando una respuesta que sea importante para él y que sólo yo supiera. Bueno, podría decirle que fuimos novios, que perdí a sus hijos, eso era lo más importante, eso era lo que solamente yo sabía pero también tenía que olvidarlo como él lo había hecho. -Yo-miré sus ojos -Nos conocimos en los jardines Suames hace bastante tiempo, en época de la academia. Binfeyd nos juntó, fue una cita a ciegas...-esperaba que eso fuera suficiente. Miré de nuevo mi vaso vacío aún -Nos gustaba beber juntos, quiero otro trago.
  14. Sonreí contenta y satisfecha por mis deducciones anteriores. Después volví a prestar atención a Orión que esta vez explicaba un poco acerca del siguiente ejercicio que teníamos que hacer. -Oh...el futuro- susurré para mi un poco dubitativa y el maestro se calló para que expongamos nosotras. Una vez más deje que mi madre rompiera el hielo y presté atención después de devolver mi juego de runas a la pequeña bolsa. Fruncí un poco el ceño cuando escuché a mi madre suspiré resignada sabiendo que eso era logico, es obvio que quede embarazada ahora mas que estaba casada con alguien. Llegó mi turno y saqué mi puñado de runas. Extendí mi mano y vi que salió Teiwaz, Perth, Inguz y uno último que pensé estaba boca abajo, lo volteé y tampoco tenía nada escrito así que era Wyrd. -Al igual que Kassandra, pregunté acerca de mi vida en un futuro cercano, inmediato-comencé- tengo Teiwaz, que sería la brújula, dirección o sentido, Perth que es el mundo oculto, después Inguz representa la evolución y finalmente Wyrd-miré a ambos esperando su aprobación- El todo y la nada, un misterio. Ahora tenía que interpretar y sacar mi conclusión. -Mi vida tiene una dirección Ahora, o va hacia un lugar equis- dije mirando la primera runa y seguí al siguiente y al siguiente sucesivamente- o hacia un lugar oculto o que nadie sabe lo que hay en ese lugar, la evolución sería eso, evolucionar, tal vez sea en lo espiritual- palidecí- el todo o la nada, ¿voy a morir? Miré de nuevo a los presentes un poco asustada y esperé que el maestro me corrigiera ya que no creía que lo haya hecho bien y no lo esperaba de hecho.
  15. Título de la canción: Perderme en ti. Nombre del cantante: Tommy Torres. Género: Romántico. A quien va dedicado: Lo sabrá si lo lee. C: Dedicatoria completa: Sólo agradecerte por hacerme probar de nuevo de ese sentimiento que pensé que ya había terminado para mi. Aunque ninguno de los dos se acercó con esas intenciones creo que ambos sentimos algo parecido al respecto. No toda decisión es fácil No todo corazón es frágil No toda armadura es dura No todo mal de amor se cura No todo sentimiento es cuerdo No todo pensamiento es puro Pero contigo siento que me acerco A la perfección lo juro Sabes muy bien que yo quiero esto más que nada Pero hay que ver que estoy grande para cuentos de hadas Yo quiero perderme en ti Yo quiero dejarme ir Aún que algo me dice que me harás sufrir Yo quiero perderme en ti Y que te pierdas tu en mi Como si en el mundo no existiera nada más que nuestro amor Ahora que te tengo cerca Y los nervios me traicionan Perdona que de tantas vueltas Haciendome el que no me importa Sabes muy bien que yo quiero esto más que nada Y aún que tal vez ya estoy grande para cuentos de hadas Yo quiero perderme en ti Yo quiero dejarme ir Aún que algo me dice que me harás sufrir Yo quiero perderme en ti Que te pierdas tu en mi Como si en el mundo no existiera nada más que nuestro amor https://youtu.be/pMAwvsltcz0
  16. Sentí una punzada en el estómago cuando escuché aquella voz detrás de mi, no lo podía creer y mi cuerpo tardó unos segundos en reaccionar, me volví hacia Vladimir aún atónita. Respire lenta y pausadamente para disimular mi sorpresa. No sabia cómo reaccionar. Era él, lo había evitado todo éste tiempo y termino justo en su negocio. Suspiré mientras él me sonreía como si nada. No sabia cómo lograba estar tan calmado. Pude esbozar una leve sonrisa Y me calmé, ya estaba en la pista, tocaba bailar lo mejor que podía. Escuché con atención su explicación mientras le sonreía y relajaba cada músculo. Moví mi cabeza para ablandar los músculos de mi cuello y después me aclaré la garganta. -¿No me reconoces?- fruncí mi entrecejo tratando de entender, no estaba jugando, conocía a ese hombre incluso más que a mi y nada en su expresión decía que se trataba de un mal chiste. Me acomodé el cabello en un intento vano de disipar mi ansiedad. -Disculpa, creo que te había confundido, soy Ania, Ania Evans Weasley- dije finalmente antes de beber un gran trago del vaso dejándolo a la mitad y casi me atraganto con la bebida porque era tan fuerte que sentía como quemaba mi garganta. Lo tragué con dificultad. - Un gusto- susurré después de aclararme de nuevo la garganta.
  17. Una vez más me encontraba caminando por el callejón Diagon ya se me había hecho costumbre, pero sabía que pronto no podría con el trabajo y los desvelos así que <<¿Para cuándo la vida?>> pensé para mí mientras observaba con detenimiento las diferentes fachadas de los negocios. Me encontraba en mi zona favorita: bares y tabernas. No me consideraba aún una alcohólica aunque las últimas noches bebía si o sí antes de dormir. Entré despreocupadamente en uno de los locales que me llamó más la atención, quería sentirme ruda y probar suerte en un lugar como este, esperaba encontrarme con hombres fortachones al estilo vikingo o algún cavernícola fuera de lugar. Mantenía mi diestra cerca de mi varita mientras accedía a The Winking Skeever. Una vez adentro me quedé sorprendida por lo acogedor del lugar, el detalle de la fogata en medio del local me pareció tan original y especial. Me acerqué a la barra que estaba hacia mi derecha. -Buenas noches, ¿me sirve lo mejor que tiene por favor?- le dije al barman y me senté en una de las butacas para esperar. Volví a mirar la fogata que llamaba mucho mi atención. Entre la melodía del bardo y las voces de los magos hacían el ambiente ameno y me sentí cómoda.
  18. Con Xenix en una de las chozas. Entré feliz de volver a aquella alcoba y me acerqué de inmediato a la ventana para mirar el lago a través de ella. Me encantaba, en serio que disfrutaba de aquel hermoso lugar. Abrí la gran ventana y me incliné hacia adelante con medio cuerpo fuera de la cabaña, inhalé profundamente y después me volví hacia el pequeño y emocionado elfo. -Tranquilo Xenix, te llevaré conmigo apenas pueda, mientras tu estés fuera Timoteo podría cubrirte, además no serán muchos días- le sonreí y acaricié su cabecita con ternura. - Si, definitivamente voy a esperar la aquí, después de todo éste lugar es un paraiso- dije volviendo a mirar el lago - estoy segura de que cuidaras tan bien de mi como lo haces con el refugio, Xenix. Por cierto, ¿podrías mandarme un jugo de pomelo apenas puedas? Por favor. @
  19. Asentí ante el comentario del Ravenclaw sonriendo -Me he podido dar cuenta de eso, querido amigo- Estiré de nuevo mi brazo para agarrar ésta vez una aceituna con mis dedos y llevarmela a la boca. Estaba hambrienta, de verdad. Le pasé otra aceituna al ojigris esperando que le gustara. -¿Bromeas? La pizza es riquísima además de fácil de preparar, es uno de mis platos favoritos- le guiñé el ojo, sonreí sin darle mucha importancia a la respuesta que me dió acerca de su nerviosismo por el comentario del mago. -Sí, creo que será mejor que esperemos en el balcón, no quiero darte una mala impresión en la primera cita- bromeé y después de un pequeño ademán de invitación me dirigí hacia la salida. @@Brendon Ravenclaw
  20. Escuché con atención al profesor mientras nos explicaba a mi madre y a mi la lección y seguidamente lo que teníamos que hacer con las piedras que teníamos dentro de la bolsita. Observé fascinada cómo hacía flotar sus piedras en el aire mientras hablaba de ellas tan seguro. Aunque no entendí muy bien al principio. Mi mente tiene la tendencia de vagar libre por los terrenos de la fantasía cuando algo me interesa tanto. En ese momento estaba imaginando a dos magos usando las runas en un duelo. Orión nos explicó lo que teníamos que hacer y ya que no entendí esperé la respuesta de Seraphyne, mientras ambas pensábamos como responder hubo un silencio sepulcral. Me moví en mi silla para cruzar mis piernas una sobre la otra. Observé a mi madre concentrándose para apartar dos de sus piedras y después bajé mi mirada sobre las que tenía sobre mi pupitre. Ordené mis runas en una fila y empecé a hacer memoria de sus significados. Kass por fin habló exponiendo su idea. Gracias a eso pude entender mejor lo que nos había pedido el profesor así que volví a mirar los símbolos sobre las piedras y tomé una. -Bueno, yo opté por algo más simple- señalé -Encender la luz. Si de repente necesito alumbrar mi camino en un lugar oscuro donde no puedo ver nada podría utilizar mi varita y hacer un lumos. Pero si tengo que usar solamente las runas tendría que ser ¿Dagaz?- terminé más bien preguntando.
  21. ID: 115870 Nick (con link a la ficha): Ania Evans Weasley Link a la Bóveda Trastero: -- Link a la Bóveda de la cual se hará el descuento: 97673 Fecha: 2018-05-06 Poción: Zumo de Mandrágora Puntos: 160 P Precio: 8000 G Total de puntos: 160 P Total de Galeones: 8000 G
  22. Solté una risa contenida al ver la reacccion del pequeño elfo cuando accedí a quedarme. Vi que buscaba de inmediato algo con los ojos y miré detrás de mi para ver si había algo, luego Xenix me preguntó por el baúl y entonces supe qué era lo que buscaba. Me volví de nuevo hacia él sonriendole y me agaché para explicarle. -El baúl, Xenix, lo mandé a mi casa con Timo, porque era muy grande e innecesario. Tengo lo que necesito en esa maleta- señalé una maleta pequeña de unos cincuenta centímetros que había dejado al costado del escritorio -¿Puedes cargarlo por mi?. Xenix tomó la maletita y nos encaminamos hacia la habitación, mientras lo hacíamos, El pequeño elfo me preguntó por Paraguay. Yo caminaba feliz admirando los detalles del lugar. -Pues, Paraguay- pensé un poco -Paraguay es un país muy bello, tiene muchos árboles, cerros, tiene gente muy agradable y servicial, tiene mucha tierra fértil y una cultura muy...- hice un par de ademanes con mis manos buscando la palabra adecuada -especial- se escuchó como una pregunta -también hablan dos idiomas, Xenix, el español y el guaraní- me volví hacia el elfo y vi cómo al igual que yo caminaba feliz y mi sonrisa se asentuó -Ojalá algún día pueda llevarte para que conozcas, pero debes prometer que no llamarás la atención- mire de nuevo las plantas que pasábamos mientras caminamos -desearía que ellos puedan ver todo ésto algún día, es hermoso, ¿no crees?. El elfo siguió hablando feliz y emocionado, mencionó la satisfacción de mi mamá por el trabajo que él hacía en el refugio con orgullo, pude imaginar el brillo en sus ojos. - Es Que quería darle una sorpresa, como la que te di a ti, y ¿cuándo fue la última vez que vino, Xenix?- pregunté de nuevo después de responder la pregunta de mi amigo y esperando que éste abra la puerta de la cabaña. @
  23. Me gustó tanto la milanesita que tomé otra mientras esperábamos que el mago se acercase para tomar nuestra orden. Cuando sentí la mano de Brendon tocando mi mentón lo miré y le sonreí sin despegar mis labios ya que aún seguía masticando el bocado. Aquel cuadro debió ser demasiado bello para el joven mago uniformado ya que lanzó un comentario que a mi me pareció gracioso aunque debo admitir que también me hizo ruborizar, más al notar la incomodidad del Ravenclaw. -Disculpa, sólo somos amigos- le expliqué divertida al pobre mago intimidado por la mirada de mi acompañante. Escuché lo que el ojigris pidió y no pude evitar soltar una risa -Vas a mezclar demasiadas bebidas- señalé antes de dirigirme al mago de nuevo -Queremos una pizza con borde relleno, una gaseosa del gusto que sea y un buen vino tinto añejado- ordené finalmente y el mago pudo irse -No te preocupes, gracias por limpiarme- agradecí con una sonrisa amable al nórdico por su anterior acto -Pero definitivamente no sabes elegir o ¿te puso muy nervioso el comentario del mago?- pregunté bromeando A Brendon -Espero que te guste el vino tinto, creo que toca esperar ahora, ¿No? O ¿será que nos van a llevar hasta el balcón?- lo último me pregunté en voz alta. @@Brendon Ravenclaw
  24. -Be-e-e-eeeellisimo- exclamaba cada tanto mientras me vestía apuradamente -Brina, no encuentro mi capa verde, Brinaa- mi elfina parecía en shock porque sólo me miraba y me señalaba con su fino dedo -Habla, ¿qué tengo?- corrí hasta el espejo para verme y ahí estaba mi capa verde mate. Suspiré mirando a la pequeña elfina y desaparecí de mi habitación. -Espero no estar llegando muy tarde. Todo esto es culpa de tu calentura, Ania. Pero claro, siempre dejándote llevar...- susurraba mientras caminaba a pasos apresurados por los pasillos de la Universidad mirando los cartelitos que indicaban que clases se impartirán en el aula -¡Al cielo te van a llevar! unos segundos ¿y después? Ocho metros bajo tierra, como siempre. Pero porsupuesto, tu no entiendes nunca- seguía susurrando sola por los pasillos sin mirar mi camino -Para más un extraño que bien puede ser uno de los malos. Donde rayos está la clase. Pasé dos salones más y llegué por fin al salón de runas antiguas. Mi madre ya estaba esperando y el profesor también. Fruncí mi ceño al notar el ambiente oscuro y misterioso, estaba en silencio y dos velas alumbraban apenas el lugar dejando ver prácticamente solo la silueta de los presentes. Tragué saliva y entre rápido a ocupar mi lugar en el pupitre al lado de mi madre. -Mamá- le saludé intentando sonar casual y suspiré brevemente antes de dirigirme al profesor -Espero no haber llegado muy tarde, tuve un percance- "todo el dia de ayer" pensé -disculpen- Bajé la mirada para esquivar la de los presentes y me fije en las letras raras sobre el pupitre. @Orión Yaxley @

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.

La publicidad es necesaria para mantener esta Comunidad. Procuramos que sea una publicidad no agresiva y de calidad, pero resulta necesaria para ayudar a costear los costes de mantenimiento. Si quieres navegar por nuestro sitio web, por favor, desactiva el bloqueador de anuncios.

Muchas gracias por tu colaboración.

De acuerdo