Jump to content

~ House of Books ~ (MM B: 103943)


Darla Potter Black
 Compartir

Publicaciones recomendadas

8OR4yFZ.png

ZO7EX8b.jpg


Nombre del Negocio: House of Books
Nombre de los propietarios: Darla Potter Black & Seba Granger


Rubro al que se dedicará: Venta de libros

Descripción:
Un nuevo edificio aparecía en el gran callejón Diagon, uno más de tantos, podrían pensar las personas, pero no era así, al menos no para sus dueños, amantes de la lectura y la tranquilidad habían preferido tirarse por el rubro de la buena lectura, además de dar un buen servicio a sus lectores habituales.
Una alta morada revestida de piedra natural surgió de la nada, mas parecía una casa por sus altos muros y sus variadas ventanas que lo que en realidad era: una librería.

La edificación consta de 3 pisos, el primero está dividido en 2 áreas, una de ellas es un amplio salón con 3 de sus muros llenos de los más variados libros que puede haber, dejando a la vista parte del segundo piso. En la segunda hay grandes maceteros con plantas, sillones, varias mesas para poder servir algunos aperitivos a la gente. Esta área parece más una gran sala de algún hogar.

Tras el mostrador de atención al público la dueña del local ha colocado un retrato conmemorativo del fundador del mismo, su socio y prometido.

Al Fondo para el lado derecho están los baños públicos, y al lado izquierdo la puerta que da hacía la trastienda y la cocina.


 

j6U2Rr4.jpg



El segundo piso también tiene libros en sus muros, además de cómodos sillones de cuero donde los clientes pueden disfrutar de la lectura. Además hay un área ubicada en la parte trasera del ese piso donde se puede jugar ajedrez mágico.


 

CbnQRX4.jpg



El tercer y último, es un departamento que fue originalmente el hogar de uno de los dueños, el cual luego comenzó a compartir con su pareja y co-propietaria, convirtiéndose en el hogar de ambos hasta unos meses antes del fallecimiento de Seba Granger.


Mapa del Departamento


K0JEH93.jpg

 

Durante el transcurso de los años la pareja fue adquiriendo terrenos vecinos y mediante el uso de las puertas mágicas de sus dueños pudieron conectar el local ampliándolo con un jardín próximo al edificio, construyeron un establo de dos pisos adaptado con magia para contener a las criaturas mágicas que ambos habían ido adquiriendo y un invernadero a cargo de Eros, el elfo de Seba. En los últimos años, utilizando la magia de los portales y las puertas habían agregado un pequeño bosquecillo en un terreno adquirido en el área trasera del invernadero. Solo sus dueños y algunos invitados o familiares cercanos de los mismos tenían acceso a estas áreas a través de las puertas mágicas.
 

FSwWT2U.gif


Blinkies
9CmUVyT.gif ~ 4ySAlKa.gif ~ KxwIdga.gif


Afiliados:
Antoni Tonks || Ficha - Bóveda||


Se aceptan afiliados.
- Mínimo 5 posteos al mes, se les dará 100 galeones. Esto puede variar, dependiendo de las ganancias.
- Trato preferencial.
- Pueden hacer uso de los elfos del negocio o crear personajes alternos.

Criaturas: --

Objetos:

Reloj Mágico Familiar | AA | 20 P | 1000 Galeones - Certificación
Ajedrez Mágico | A | 10 P | 500 Galeones - Certificación
Puertas Mágicas | AAA | 40 P | 2000 Galeones - Certificación
Espejos Comunicadores | AAA | 40 P | 2000 Galeones - Certificación


Elfos:

Tommy o Tomi – elfo doméstico, al servicio de su Darla desde que ésta tenía 17 años.
Leto – elfo doméstico, al servicio de Darla desde hace 18 años y 4 meses.
Lualú – elfina doméstica, al servicio de Darla desde hace 18 años y 7 meses.

Elfos con destino desconocido, se presuponen fallecidos junto a su amo:
Nana, pequeña elfina. Es un poco enojona.
Eros, sin dudas el mas cascarrabias.
Dash, el mas pequeño de los elfos. Alegre y travieso.



Link a la bóveda de tu negocio: Bóveda 103943 Negocio House of Books

oFsiFrf.png

Habían pasado algunos días desde que la Potter Black había decidido cerrar su local para unas pequeñas remodelaciones y un inventario anual anticipado. Luego de esos días la pelirroja, aunque aún no se sentía preparada, decidió reabrir las puertas, su local no estaba siendo muy concurrido en los días previos, de hecho la última visita había sido la de Mica, quien en realidad había asistido allí para pedirle cuentas por la muerte de su hermano. Como fuere, Darla no había podido responder con certeza a lo que ella le pedía, dado que su mente había sido manipulada con ayuda de Kimberly para que el recuerdo  de los hechos acaecidos aquella noche solo pudiera ser activado con la presencia de una única persona mencionando su nombre.

Así que ese día, con tranquilidad, se sentó en una de las mesas del área del bar, con un delicioso café con leche, unas tostadas, un jugo de naranja y extrañando unas rosas mientras leía un libro que había quedado pendiente de leer junto a su difunto prometido.

Editado por Darla Potter Black

Regalos

  • 32
  • 2
  • 32
  • 3
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Caminaba con la cabeza gacha, tapada con la capucha. Bufaba y bufaba. Ese día apenas había gente caminando por el callejón Diagón. No era para menos. Oscurecía más pronto que tarde y se notaba ya que estábamos en otoño. Las pocas hojas de árboles caducifolios que existían ahí así lo atestiguaban, pero a pesar de su transformación era una de las estaciones más hermosas por las tonalidades de verde, amarillo y marrón que, incluso en el Londres muggle hacían bella la ciudad y aún así, no disimulaban la contaminación de la gran urbe. En cambio por la concurrida calle mágica ese día por la tarde apenas había clientes, incluso yo misma lo había notado en mis propios locales. Llegaba el frío y la oscuridad, ciertamente era bueno para ciertos negocios, que debían estar escondidos a ojos del Ministerio no era tan mejor para que el comercio funcionase por el escaso brillo del sol... 

    Llevaba un traje pantalón chaqueta pero en ésta ocasión con un jersey fino de lana, iba de negro como si fuese una procesión de muerte. Salvo por un pequeño detalle que, relucía cuando alguno de los rayos tenues del sol le daba en él. Era un pequeño broche de plata pura colocado en la solapa fabricado por los mejores orfebres italianos, que representaba la Marca Tenebrosa en el cielo; una calavera con la boca abierta saliéndole una serpiente. Llevaba mi morral de cuero con muchas pertenencias en uno de los bolsillos y mientras mis botas de aguja sonaban con un tic, tic, a cada paso que daba por el empedrado público. Algún gato bufaba y se escapaba pero no le di mayor importancia. Podría usar la animagia pero me gustaba más observar todo lo que pasaba a mi alrededor. 

    Había iniciado la búsqueda en muchas de las librerías de mis conocidos pero en vano, o se negaban en redondo o simplemente me gruñían y se negaban siquiera a decirme a conseguir más información. Y lo entendía. Esos libros especiales no es que fuesen de lectura fácil. Incluso en Hogwarts con el viejo Dumbledore quedaban apenas unos tomos resguardados a ojos indiscretos en la Sección Prohibida y sólo tenían acceso a ello estudiantes aventajados y con un permiso muy especial. Sí, hablamos de Libros sobre Horrocruxes y magia negra, muy negra. La información era poder y era mejor estar preparada para lo que viniese que quedarme sin hacer nada y que todo se resolviese pronto. Nigromancia, uso de objetos para guardar fragmentos de alma, brujería oscura, no era precisamente para tratar en una cafetería a plena luz del día y aunque bien cierto, se aproximaba la fecha de Halloween, no era precisamente por eso...

    Mientras llevé mi mano al bolsillo del pantalón para asegurarme de que mi varita seguía ahí. Respiré con cierto alivio. Volví a mirar de nuevo y sin saber siquiera cómo me encontré con un edificio que, por su estructura me llamó bastante la atención. Leí el nombre y sonreí... Esperaba que no fuese el siguiente librero el echarme de su sitio de confort por lo que iba a pedir. No conocía a los dueños pero, daba la casualidad que, nuestra comunidad aunque no fuese muy grande (?) nos conocíamos todos y muchos de nosotros teníamos líneas de sangre repartidas entre las grandes casas y familias de Ottery. 

    - Esperemos tener suerte aquí - solté el aire como siempre, sin apenas notarlo. Tomé el pomo de la puerta y me adentré en el interior. Hasta parecía que se estaba mucho más caliente que hacía apenas unos metros atrás (?).

    @ Darla Potter Black

    JLRMGrb_zpszf0fulty.jpg

     


    Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Le sorprendió el suave sonido de la campanilla, la había levantado un poco para que apenas sonara cuando ella estaba, aún recordaba que cada vez que arribaba al local Seba la sostenía con una mano para que dejara de sonar. Es curioso como los recuerdos más pequeños vienen a tu mente en los momentos más inesperados, pensó mientras se ponía de pie y observaba hacia el piso inferior a través de la barandilla, para descubrir una figura familiar ingresando vestida de negro, no pudo evitar un gesto de sorpresa.

    Con un movimiento rápido de Edelweiss desapareció la bandeja de arriba de la mesa en que había estado tomando algo, luego Leto terminaría de arreglar el lugar, ella con un suave crac desapareció hacia el piso inferior. Segundos después se hacía visible a unos sietre metros por delante de Helike, no quería que pro su abrupta aparición la esposa de su primo le lanzara con algo por la cabeza.

    —Helike, qué sorpresa, no esperaba verte por aquí —comentó con voz suave y amable —bienvenida a nuestra librería —a pesar del año transcurrido era consciente de que muchas veces continuaba hablando en plural.

    —¿Se trata de una visita de familia —si no se equivocaba la última vez que habían coincidido había sido cuando Sagitas les contara sobre Ithilion y el nigromante —o es más bien algo menos personal, como alguna compra de algún libro en especial o vienes a tomar un café? —finalizó la pregunta observando con curiosidad a la vampiresa, no pudiendo dejar de notar el pequeño y delicado broche en su solapa… la marca tenebrosa… vaya… eso sí que no lo esperaba, con cuidado acomodó su varita en el bolsillo lateral del pantalón cargo que llevaba, la remera mangas tres cuartos cubría un poco el bolsillo superior pero no incomodaba para acceder a Edelweiss en el impensado caso de que le fuera necesario usarla.

    @ Helike R V PB


    Regalos

  • 32
  • 32
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Si llegase a ser humana, seguro que la aparición de Darla, me daría un infarto. Estuve a punto de sacar la varita pero me contuve. Suspiré...

    - Caray mujer, un poco más y directa al nicho (tumba) - y solté una sonora carcajada. Mientras llevaba mi mano al pecho, como disimulando algo que no era. Ahora ya no. Hacía siglos que no era humana y a pesar del breve encuentro con Lázarus que me había convertido en mortal otra vez, durante un breve período de tiempo por culpa de sus malditas pociones, había recuperado mi vampirismo. Pero a pesar de mirarla a los ojos con una sonrisa, me percaté del detalle que, disimuló observar unos segundos el broche de la Marca en la solapa, sonreí internamente. 

    - Muchas gracias -le dije con una inclinación en la cabeza y saqué la capucha. Ahí no corríamos peligro o eso esperaba- la verdad, mi señora... He recorrido tantas librerías que he perdido la cuenta... sí, venía a comprar. Tengo mucho oro y bueno, eso no sería un tema... pero sí lo que vengo a buscar aquí. Muchos colegas tuyos casi me vuelan a maldiciones imperdonables o incluso me han negado información, verás querida... Necesitaría libros de Horrocruxes, Nigromancia, Brujería negra medieval -y antes de siquiera que me llegase a protestar o a mirarme de mala manera, elevé la mano en señal de paz- por supuesto, es sólo información. No pretendo para nada dividir mi alma y desgarrarla como hizo el Señor Tenebroso... y así le fue - terminé, soltando con desprecio- y en éste caso, es para ampliar mi pequeña biblioteca particular...  

    - Aunque si quieres, mientras no vengan más clientes, podemos tomar ese café que dices que sirves. Sinceramente, es la primera vez que me paso por aquí y, me gusta éste sitio - asentí con una sonrisa mirando el lugar- parece interesante y la verdad, no tengo ganas de meterme en el callejón Knocturn a éstas horas a buscar. Básicamente me da pereza y seguramente me cobrasen el doble de oro que en una tienda normal del callejón Diagón... 

    @ Darla Potter Black

    JLRMGrb_zpszf0fulty.jpg

     


    Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • 3 semanas más tarde...

    —Que exagerada eres prima, tampoco es que esté tan fea yo como para provocarte la muerte una vez más —río junto a Helike, quien teatralmente llevaba su  mano al pecho —sé primeros auxilios, puedo revivirte de ser necesario —bromeó ante la bruja que le sonreía, aunque ahí seguro debía aplicar más nigromancia que medicina.

    Oye, que mis libros no salen tan caros… algunos… ¿así que haz recorrido muchas librerías y te han lanzado a maldiciones? ¿Qué tanto les has hecho para que pase eso mujer? —respondió a la vampiresa y quedó sorprendida mientras ésta le detallaba qué tipos de libros buscaba.

    —Vaya, ¿a quién demonios quieres encantar? La mayoría no quiere saber nada de horrocruces ni nigromancia, los primeros libros están siendo monopolizados en su mayoría por la Marca Tenebrosa —Darla sonrió e hizo un leve gesto con su mano señalando el prendedor de la bruja antes de continuar —los de nigromancia ufff… si los arcanos se enteran que puedo llegar a tener alguno de ellos tendremos más problemas de los que ningún librero quiera afrontar mmm… sin embargo hay algunos libros de brujería medieval en oferta, vienen con una copia de pequeños libros oscuros… creo que allí encontrarás satisfactoria tu lectura Helike —dijo con una sonrisa la pelirroja antes de agregar —pero me temo que sí tenías razón, esos libros si vienen de importación y eso lleva a que sí, el precio estará algo más caro, aunque quizás no tanto como cuando tu suegra nos cerró las importaciones —agregó divertida la bruja.

    — Ven, vamos a la cafetería y con una taza o copa de lo que me digas hablamos de lo que andas buscando, como dije, puedo conseguirte uno de los tres libros seguros y sí, hay esa pequeña “oferta” con lo que algunos llaman enciclopedia del saber oscuro, pero que prometo no te costará todo tu dinero… —se giró y elevó la voz para dirigirse a uno de sus elfos—Leto prepáranos unos cafés con masas y dile a Tommy que busque el listado del librero rumano conocido de Scarlet —se volvió hacia Helike mientras la invitaba a subir las escaleras —ese rumano es el que tiene las mejores colecciones, no es un hombre sencillo, pero sus libros, te prometo que servirán de inspiración en tu biblioteca y tu saber se verá más que satisfecho con ellos.

    @ Helike R V PB


    Regalos

  • 32
  • 32
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    - Es bueno al menos, saber que tienes esos conocimientos - continué con la broma a la que, entonces había sido mi prima por parte política- al menos así, te sacas de un apuro en caso de necesidad - dije con una risilla por lo bajo...

    - Va - hice aspavientos con mi mano- hay gente corta de miras que si le preguntas ciertos temas, se escandalizan -negué con la cabeza- lo mío es más pura información académica. No puedo ir a Hogwarts. Me hubiese gustado volver a su biblioteca pero ya sabes que a cierta edad, tenemos cierta prohibición de asistir y tampoco es que tenga contactos en esa institución académica cómo para pedir libros prestados de la Sección Prohibida - comenté, elevando mis hombros. 

    << Así que, la sola mención de esos temas ya ves... A pesar de que, Sagitas ha hecho un gran trabajo ministerial y las cuestiones oscuras no estaban tan entredicho, parece que en cosas de política, la gente cambia de ala cuando le conviene, por eso de no perder clientes... Y es más, no se trata de, simplemente encantar a nadie. No hace falta mucho para hacerlo - le dije, guiñándole un ojo. Y se me había ocurrido un tema más- ¿tienes de magia vudú? En uno de los conocimientos que había tomado de Artes Oscuras, había tratado ese tema y yo como cuando fui profesora, ciertamente no tenía un amplio expectro de ese nivel -chasqueé la lengua, fastidiada - así que, si vuelvo a la institución, me gustaría estar bien preparada para sorprender a mis futuros alumnos, si - hice inciso en eso - si vuelvo otra vez. Aunque no es descartable en un futuro. Moldear mentes jóvenes es un arte del que todos carecen... 

    - Mujer, yo he aprendido nigromancia pero me gustaría seguir avanzando en eso. Es cierto que los arcanos nos han dado las bases pero yo quiero ir más allá - le dije, haciendo la señal con la mano como abarcando imaginariamente todo el local- la información es poder y cuánto más tengamos más preparados estaremos para todo lo que pueda venir. Nunca se sabe querida y, es más, es bueno saber que no son excesivamente caros. En mi biblioteca tengo reliquias antiguas de antes de mi nacimiento y que pertenecieron a mi padre. 

    - ¿Sagitas cerró las importaciones mágicas? -bufé furiosa - y es más, no es mi suegra, es mi ex suegra -volví a renegar por lo bajo. Seguramente era algo que la bruja desconocía por completo, aunque era cierto que, tampoco aireaba sin ton ni son mi vida privada- si lo dices por los muggles... bueno, eso son tonterías que publican sin tener ni idea. No, yo prefiero libros escritos por magos. De los que saben de verdad sobre el tema...

    La seguí por el lugar que me indicaba. Al menos la brujería medieval estaría a salvo...

    - ¿No has tenido problemas con los clientes por esos temas? Pregunto, porque hay algunos que reniegan de su propia historia... Es bueno conocer al enemigo antes de atacarlo - comenté, haciendo referencia a cómo un sacerdote había sido elegido para ministro, una ignominia- ¿has visto lo de las últimas elecciones? Una auténtica desfachatez -protesté por lo bajo...

    - ¿Rumano? Vaya ironía - volví a decir con una sonrisa- te agradezco que no seas ambiciosa con el oro jajaja -reí de nuevo y me senté en un lugar en dónde además, era acogedor, rodeada de libros con sillones de cuero y mesas del segundo piso- un café bien cargado con unas gotas de whisky de fuego. Espero que tengas de eso...

    El elfo con una inclinación de cabeza se desapareció y en menos de cinco minutos había traído lo que la bruja y yo le habíamos pedido. 

    - Te agradezco la sugerencia con el autor. Cómo ves, no estoy tan puesta en éstos escritores de magia. Una cosa es buscar sobre temas concretos y otra muy diferente que haya gente digna de publicar obras importantes. Hay editoriales que dejan mucho que desear cómo así magos buenos con sus obras. Los libros de calidad escasean en los últimos tiempos y generalmente son revisiones de obras que ya han sido emitidas en su día en otras épocas. 

    @ Darla Potter Black

     

    JLRMGrb_zpszf0fulty.jpg

     


    Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • 3 semanas más tarde...

    La pelirroja no pudo evitar una risita ante el comenario de Helike.

     —Si quieres te saco a ti de un apuro cuando lo necesites, no es que pueda aplicar toda la magia que he aprendido pero sí puedo darte una mano, incluso si tenías algo especial en mente, podemos intentar juntas experimentar con ello, con gusto te daría una mano prima —sonrió la vampiresa.

    Una carcajada escapó de los labios de Darla al escuchar lo que Helike decía de Hogwarts.

    —Creo que nuestro mayor problema allí en este momento es nuestro parentesco con Sagitas, siguen ofendidos con todo lo que ella hizo por el tema de la educación. Puedo intentar hacerme valer como Directora de Seguridad allí, pero no están muy felices con nosotros los del Ministerio, y menos si venimos de la era Sagitas, aunque mi primer trabajo en esta nueva era  me lo dio Elvis, fue Sean quien me puso en el puesto que estoy —Darla se encogió de hombros a la vez —y sí, con estos temas siempre tendrás gente corta de mente y preocupada por lo que se pueda lograr o no con esta magia.

    Pensó unos minutos sobre los libros vudú y una sonrisa pícara se dibujó en sus labios mientras recordaba sus clases de conocimiento de maldiciones, Luca Dumbledore le había enseñado todo sobre la magia vudú, aquello la hizo sentir levemente orgullosa pero contuvo su gesto.

    —Creo que sí, hay un par de libros de un mago africano que dice ser descendiente de Mawu, estoy segura que va a tener muchas cosas que pueden resultar interesantes y útil para lo que pudieras llegar a enseñar en el futuro —Darla quedó pensativa  y volvió a mirar a Helike —a mí me enseñó del tema Lucas en las clases de Conocimiento de Maldiciones mmm… creo que ambos  Conocimientos tienen cierta relación en definitiva —comentó mientras recordaba una vez más lo oscuro de aquella clase.

    —Que interesante, me encantaría ver alguna vez esas reliquias, si se puede claro, mi idea es practicar la nigromancia y dar vida ehmm… a un horcrux, o mejor dicho devolverle a un cuerpo semejante al suyo —Darla puso gesto soñador respecto al tema pero casi se ahogó y tropezó al  escuchar a Helike decir que era su ex suegra.

    —Pero ¿qué dices mujer? ¿En verdad te has divorciado de Matt? —la sorpresa se reflejaba en sus ojos y no la disimulaba para nada, no podía creer que su primo ya no estuviera con la vampiresa, había sabido algo de su ausencia, pero no entendía cómo es que eso hubiera podido ser motivo suficiente para romper un amor que ella pensó era eterno, un escalofrío recorrió su espalda y sintió algo de pena por Matt, ahora entendía porque parecía siempre enfurruñado.

    —La verdad no hubo problemas nunca, la gente tiene a la vista lo más light y cuando pide algo más duro allí están los pasillos secretos y los libros del depósito mmm… ¿desfachatez? —el color hubiera subido a sus mejillas porque ella no había participado por estar fuera con un viaje que ya le había tenido que explicar a Horace Nott, pero no, seguía sintiendo algo por el Despard y por eso no podía atacar su investidura ni su nuevo puesto —fue algo extraño e inesperado en realidad —comentó con gesto distraído, más bien queriendo esquivar ese tema en particular.

    —Obvio que hay… Leto —llamó a su elfo, —ya escuchaste, un café bien cargado con gotas de whisky de fuego, el mejor y un té de vainilla y rosas para mí —el elfo desapareció tras la inclinación

    —Los libros siempre escasean y algunos pergaminos antiguos hay que buscarlos en mmm… lugares no siempre recomendados para el vulgo, pero te aseguro que conociendo a la gente indicada hasta tengo mejores contactos que los del gremio de ladrones para estos temas —sonrió mientras escuchaba a su elfo preparando todo y apareciendo segundos después con una bandeja con ambos pedidos y un par de platitos con masas secas y bizcochos saborizados.

    @ Helike R V PB


    Regalos

  • 3
  • 32
  • 32
  • 2
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    - experimentar, sí... suena bien - le dije con una sonrisa a Darla- quizá no tanto con hechizos no soy tan buena, quizás con las artes oscuras... por si no lo sabes, fui profesora de pociones en la Universidad y aunque no sea botánica mágica, bueno, reconozco a la mayoría de las plantas...

    - interesante lo que me cuentas -sonreí con cierta nostalgia- uno de mis primeros trabajos fue la recepción de denuncias en el cuartel de aurores (creo que era así, ya ni me acuerdo darlis xD) y creo que... Sebas había sido uno de mis jefes más directos - comenté con un ligero susurro esperando que esa información no le molestara mucho- aunque da lo mismo de quién parte venga de la administración del Ministerio, siempre te encontrarás con enemigos -me encogí de hombros - además que, burros los hay por todas partes -bufé.

    - Sí, es como dices el vudú no deja de ser magia antigua y ancestral, formaría parte del conocimiento de maldiciones. Ten en cuenta que ésta vino de África de zonas remotas y el sólo control de una persona mediante ese tipo de conjuros es bastante peligroso. En Haití existen los famosos "zombies" que no son más que personas drogadas que obedecen las órdenes de sus amos, digamos después de morir y resucitarlos... Cómo control mental está genial, no lo dudo pero por lo demás, dudo de su eficacia, por eso buscaba más sobre esos temas. 

    - Sobre las reliquias, la verdad están guardadas a cal y canto... no suelo mostrarlas así a cualquiera así que... pero puedo hacer una excepción -le dije con una sonrisa...

    - Querida, la nigromancia no tiene efectos sobre los horrocruxes pero... -me callé. Mchas veces las personas hablaban más en silencio que diciendo otras cosas - te entiendo pero, piensa que un cuerpo revivido... no sería la misma persona, o al menos, no como la hemos recordado en vida - comenté con cierta lástima al pensar en lo que pretendía. Y era cierto, además de ser peligroso. Mucho más que una maldición asesina. La gente que practicaba la nigromancia se volvía menos humano... 

    - eh, sí... - asentí con la cabeza y una sombra oscura de mal genio asomó en mis ojos... - me lo pidió él - como si eso pudiese aliviar en cierta forma lo que había pasado- es cierto que no teníamos una relación tan... no sabría decirte, pero, creo que lo que sucedió en Italia... sería la gota que colmó el vaso y no le culpo. Las cosas del poder es algo que no son para compartir... Además que las guerras nunca traen nada bueno y mi hija Elentari, al ser la heredera en la línea de sucesión bueno... corría cierto riesgo si estaba a mi lado así que, se quedó con su padre todo el tiempo... por su seguridad- no podía evitar que, en mi mirada se mostrase al mismo tiempo, nostalgia, dolor por el tiempo perdido, ira. Todo en un conjunto que parecía que me hubiesen lanzado un hechizo confundus. 

    - Y a veces esos pergaminos o libros hay que buscarlos en lugares de contrabando, no sólo en el gremio de los ladrones pero ahí hay que tener cuidado... te pueden dar gato por liebre y pagar una inmensa fortuna por algo que quizás no valga tanto... sé de lo que hablas -asentí con la cabeza, fastidiada -no es la primera vez que alguien tiene un descuido - tosí para aclararme la garganta- y tiene que abandonar el negocio por reliquias o libros falsos...

    En cuánto el elfo nos había servido lo que habíamos pedido empecé a tomar el café. Tenía cierto regusto al alcohol algo que agradaba. Si no fuese que estaba en un lugar público bien podía estirar los pies encima de la mesa y recostarme en el sofá con una pequeña lámpara mágica y empezar a leer. Pero ya podría hacerlo en casa sin problemas. 

    - delicioso café - dije, saboreando la bebida- cuando quieras, puedes pasarte por el Dragón Verde... también ofrecemos buenas pintas, por si un día te apetece beber una buena cerveza -comenté con una sonrisa a la bruja. 

    @ Darla Potter Black

    JLRMGrb_zpszf0fulty.jpg

     


    Regalos

  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • 4 meses más tarde...

    El joven dumbledore se encontraba pasando por las calles de Diagon en una noche que parecia estar reservada para el solo, una noche en donde el viento que soplaba recordaba momentos mejores. El joven Ernest se dejo arrastrar por el viento, dejando que este dirigiera sus pasos.  El joven volvia de un viaje bastante pesado y sabia que habia nuevos problemas en el Mundo Magico y uno de ellos involucraba a una de las personas que mas cariño le evocaba en su pensamiento. 

    El viento, como si le hubiera leido el pensamiento de alguna forma, lo llevo a House of Books, el establecimiento que se encontraba en manos de esa persona. o mejor dicho habia estado en manos de esa persona. 

    Ya se veia desde hace tiempo que el negocio no tenia presencia humana o magica desde hace bastante rato, la luz que se prendia magicamente estaba apagada y la escoba y el plumero que constantemente se encontraban limpiando se encontraban descansando, como si el poder de la magia que los controlaba estuviera fuera del lugar o peor...ya no existiera. 

    Ernest solo estaba recorriendo el lugar callado, podria haber supuesto lo peor desde el momento en que noto que la puerta del negocio no habia sido cerrada, o al ver que la luz que iluminaba el lugar no se habia prendido, pero la verdad todo el recorrido le resultaba mas que oscuro o tenebroso, nostalgico. Ademas, era un pueblo magico, lo que menos le interesaria a una persona en un pueblo asi serian los libros. 

    Los rumores cuando se encontraba fuera, manifestaban que varias personas del Mundo Magico habian desaparecido en circunstancias extrañas, y una de ellas era la dueña de ese lugar. 

    El mago llego al escritorio de la chica y con un movimiento de varita mando a llamar una vela que se encontraba en su negocio de novedades. 

    Esta vela era una version modificada de la vela que uso blancanieves para matar a su abuela, sin embargo ese poder se habia ido, para fortuna del mago. 

    Dejo la vela negra sin papilo encima del escritorio del negocio y con la mente invoco la daga del sacrificio. Suspiro y antes de empezar lo que queria hacer tenia que buscar algo que perteneciera solo a ella, para el eso iba a ser dificil, gracias a lo descuidado que estaba el negocio, o eso pensaba el joven, cuando segundos despues encontro un pelo de la joven. 

    -Dejo el pelo a un lado de la mesa y siguio con la daga, con un movimiento preciso se corto la yema de un dedo para dejar ver una gota de sangre que estaba por caer. 

    Antes de que cayera el joven tomo el pelo de la chica y lo lleno de esa sangre, mientras que con un movimiento leve de varita encendio por un momento la vela. Tendria que apurarse ya que sabia que el fuego en esa vela no duraria mucho. 

    Junto el pelo y su sangre y los dirigio al fuego hecho con la vela. Al contacto del fuego con el pelo, hubo una explosion brillante de luz en todo el lugar, la luz que se habia apagado volvio a prenderse, mientras que la escoba y el plumero empezaron a trabajar. 

    No solo eso, si no que ahora si uno se quedaba callado lo suficiente leyendo los libros o viendo algo del negocio, se podia oir la voz de la dueña del local. 

    La vela habia recuperado su papilo y era una llama eterna. 

    -Podras desaparecer Darla, o podras no estar cerca, pero tu esencia, siempre se quedara aca con nosotros, tu esencia y todo lo que no has enseñado. - dijo hacia la vela que como si fuera la joven, titilo un poco como si se fuera a apagar, algo imposible ya que solo darla si alguna vez decidia volver lo podria hacer, o si ya no volviera y se dejara de sentir su alma, esta vela se apagaria. 

    Se levanto de la silla en donde se habia sentado y se fue rumbo a la salida, no sin antes checar el dedo con el que se habia hecho el corte para homenajear a esa persona, esa herida ahora era marca de lo que habia dentro de darla, esa persona que siempre ha estado para el y que nunca lo ha defraudado. 

    Al llegar a la puerta miro por un ultimo momento el negocio y con un suspiro dijo. 

    -Espero estes donde estes, te encuentres bien D. - dijo y salio del negocio, con un suspiro y una lagrima recorriendo su cachete...

    Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    • 3 semanas más tarde...

    Darla-PB-banner.png 
       Desde que Kim la había rescatado tras el ataque del joven desconocido Darla había permanecido al margen del mundo mágico, "oculta" en el hogar de los Frost. La Potter Black intentaba mantener a salvo el mineral cuya esfera se había convertido ahora en un brazalete pirokinético con forma de criatura de fuego, y aunque lograba ofuscarse en su muñeca no había querido arriesgarse a que la reconocieran.

    Sin embargo, al recibir la nota de los hijos de Ludwig se debatió entre la sorpresa y el interés. El Malfoy había dejado en ella una marca significativa. Recordó el afectuoso trato que había tenido para con su persona en la boda de Mica y el tierno beso en su frente luego del ataque del niño bestia. Ludwig le había querido avisar y ella había sido tan ingenua de confiar en aquel muchacho. Era por ello que sin dudar puso a disposición de la familia su local y se comunicó de inmediato con sus elfo, Tommy, Leto y Lualú para que ellos se ocuparan de poner en orden el piso superior del local. Sus elfos le habían dicho de la vela que un desconocido había llevado, su descripción le había resultado de inmediato reconocible, ellos llevaron la vela a su despacho personal y habían dejado todo en orden. 

    Lo primero que se veía al ingresar al local era un iluminado cartel que flotaba sobre las escaleras que daban al piso en que se llevaría a cabo la despedida de Ludwig y mediante magia era visible desde todos los ángulos en que se ubicaran los que estuvieran en el  local.

    0Bn6FNT.png

    Las habituales mesas y sillones de lectura habían sido reemplazadas por mesas ovaladas, largas y rodeadas de diez cómodos sillones con ruedas cada una, candelabros tipo araña iluminaban cada uno de ellas, las ventanas que daban a los jardines mágicos habían sido modificadas para que de fuera no pudiera verse lo que dentro ocurría, todo el aspecto recordaba a la famosa Sala de Poker del Bellagio, incluso los pisos habían sido recubiertos con alfombras de tonos rojos que hacían juego con las mesas y sillones bicolor. 

    Al llegar al local la pelirroja utilizó la magia para terminar de arreglar el escenario, agrandando aún más la estancia para poder disponer de un escenario donde, si alguno gustaba, podía realizarse un karaoke, una baile o cualquier otro evento sorpresa para el futuro marido. 

    Darla subió al departamento donde tras una ducha relajante, alisó sus cabellos y bajó, preparándose para recibir a los invitados al evento y al agasajado. Se sentía algo nerviosa y mientras esperaba en uno de los sillones laterales taconeaba sobre la alfombra con sus sandalias plateadas, había elegido las mismas a juego con el vestido de raso, cuyo escote y tajo que resaltaba su silueta la habían enamorado. Como únicos adornos había elegido una gargantilla de plata y unos aros también a juego.

    @ noe_snape  @ Tazz  @ Ludwig Malfoy Haughton

     

    Editado por Tessa Brower

    Regalos

  • 32
  • 3
  • 32
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Unirse a la conversación

    Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

    Guest
    Responder a esta discusión...

    ×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

      Sólo se permiten 75 emoji.

    ×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

    ×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

    ×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

    Cargando...
     Compartir

    Sobre nosotros:

    Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

    Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

    ¡Vive la Magia!

    ×
    ×
    • Crear nuevo...

    Información importante

    We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.