Jump to content

Aaron Black Yaxley

Magos Expertos
  • Contenido

    1.283
  • Ingreso

  • Última visita

  • Días ganados

    14

Aaron Black Yaxley ganó por última vez el día 20 Mayo

¡Aaron Black Yaxley tenía el contenido más querido!

Títulos

  • Líder de la Marca Tenebrosa

Profile Information

  • Género
    Male
  • Location
    Por ahí por ahí :)
  • Casa de Hogwarts
    Slytherin

Ficha de Personaje

  • Nivel Mágico
    20
  • Rango Social
    Orden de la Cruz Dorada
  • Rango en el Bando
    Tempestad
  • Galeones
    65242
  • Ficha de Personaje
  • Bóveda
  • Bóveda Trastero
  • Bando
    Marca Tenebrosa
  • Libros de Hechizos
    Libro del Druida (N.15)
  • Trabajo
    Líder Político y miembro del Wizengamot- Partido del Conservadurismo Mágico (PCM)
  • Escalafón laboral
    T1
  • Raza
    Humano
  • Graduación
    Graduado
  • Puntos de Poder en Objetos
    3030
  • Puntos de Poder en Criaturas
    160
  • Puntos en Mazmorras
    10
  • Puntos de Fabricación
    0
  • Rango de Objetos
    2010 a 3000
  • Rango de Criaturas
    10 a 200
  • Conocimientos
    Conocimiento de Maldiciones.
    Defensa contra las artes oscuras.
    Artes Oscuras
    Runas Antiguas
    Pociones
    Historia de la Magia
    Señor de las Almas
    Temporis
  • Habilidades Mágicas
    Nigromancia
  • Medallas
    20000

Campos para Gringotts

  • Escalafón último mes cerrado
    T1
  • Posteos acumulados último mes cerrado CMI
    79
  • Posteos último mes cerrado CMI
    1
  • Posteos en subforo CMI
    79

Visitantes recientes al perfil

34.580 visitas al perfil

Aaron Black Yaxley's Achievements

Apprentice

Apprentice (3/14)

  • Conversation Starter Rare
  • Dedicated Rare
  • Very Popular Rare
  • First Post Rare
  • Collaborator Rare

Recent Badges

2,4k

Reputación comunidad

  1. *Se desliza por las sombras para dejar un saludo del más allá, y vuelve a desaparecer* ♡

  2. Un momento como este era de esperarse, ¡un enfrentamiento de clanes! ... por magia. El poder era algo a lo que genuinamente me había entregado ¿quién no lo haría?, sobre todo por la contingencia que atravesaba el mundo mágico. Sin embargo, no había apostado por los líderes de clanes, aquellos nuevos maestros de conocimiento que habían llegado a la ciudadela de magos tenebrosos; sin ir más lejos, habían tomado posesión del puerto, el bosque y la biblioteca de la Torre Negra ¡nos tenían a su merced! ... y no me gustaba para nada. A pesar de ello, era cauto y observaba a menudo sus quehaceres, después de todo y gracias a uno de ellos, la capitana Asra Boswell, había conseguido dos horrocruxes, pergaminos y rituales que se habían perdido desde la guerra mágica de Tom Riddle y el niño que sobrevivió. - Sería más sencillo con Cassian muerto... -comenté a Sagitas- así como con muchos otros. Vámonos de aquí, todo esto será útil para el bando... - les dije tras dar media vuelta y murmurar una seca despedida a la maestra del puerto bajo una sutil muestra de indiferencia. Los pasos de mis botas resonaron por la sala de capitanía dentro del barco en que nos encontrábamos y justo al llegar a la puerta, sentí el reproche de madame Boswell. Una cortina de hielo se interponía bajo el umbral -Por cada pago, un día menos Aaron Black... Eso había dicho tras mirarle por el rabillo de la gris mirada que me caracterizaba, observando la punta de sus dedos apuntando hacia la salida con un degradé de hielo compacto que se evaporaba como disparo de cañón muggle. Eso era lo que había venido a aprender, el pago del alma por el uso de aquellas condenadas al sufrimiento eterno. ¿A qué se habrá referido con un día menos teniendo un par de horrocrux de por medio? ¿Sería el destino algo real ante los diversos caminos que la adivinación pudiese enseñar según y la suerte del individuo?... Que curiosa y filosófica era la naturaleza que nos daba la vida, aquella que nos había formado como seres distintos del muggle, aquellos idílicamente especiales.
  3. Cuarto turno especial de buscador Kalevi Ni tan mareado, el joven buscador de los Tutshil Tornados buscaba obtener la delantera en la persecución de la snitch. Por las gradas se coreaban las anotaciones que mantenían un peleado marcador y así también los gritos con los que alentaban a cada persecutor de la veloz pelotita dorada cuando se acercaban a las galerías en búsqueda de su objetivo; veloces cuán aves en picada, iban bajando los dos en una diagonal que les hizo rozar la punta de los botines con el césped. Pocos eran los metros que separaban a Kalevi de Helene, a quién solo lograba verle la tiesa paja de su escoba y un abultado por encima al ir a ras del palo de su comet. El viento en su rostro le mantenía fresco pero a su vez solo hacía que aumentase su sed al ir secándole cada vez más la boca; las manos aferradas a la madera recogieron las escoba hacia su pecho para elevarse en giros cuando tuvo que esquivar una bludger que por poco le vuelve a volar los nuevos dientes que estaban en desarrollo. ¡Justo en el momento que estuvo a punto de sobrepasar a su contendora!
  4. Segundo Turno especial de buscador Kalevi La velocidad tras la snitch traía un poco mareado a Kalevi, quien a su vez, pensaba que aquellas faltas de enfoque eran más por las pociones que le había dado tía Maida para regenerar sus dientes que por las fuerzas de giro que producía cada sondeo a través del campo de juego. Aún recordaba haber estado tras la bruja, pendiente de qué cosas mezclaba para finalizar en un líquido lila con notas escarlata que debía tomar una vez al día, con el desayuno, pues y al ser un ávido lector, había visto por ahí que un pugilista medio mago y medio muggle había regenerado sus dientes con una poción algo extraña... hoy tenía dos corridas de afilados y triangulares dientes de tiburón. -¡Vamos Kalevi! ¡te amamos Kalevi! ¡dame una K...- coreaban unas brujas de más o menos su edad; buscador, joven, atrapaba la snitch, entre otras cosas, le hacían ser el adolescente número 1 de la versión teenager de Corazón de Bruja. Veloz como la bluddger que evadía en ese instante, regaló una sonrisa a su fanaticada. Las paletas y la mayoría de dientes que se ven en una expresión de felicidad como aquella, dejó a la vista que aún nacían ¡tenía dientes de bebé!... la mueca de abstención y enardecida pasión por el jugador le hizo cerrar la boca, adoptando una seria mirada como lo hubiera hecho su padrino y se dedicó a lo suyo, seguir tras la snitch dorada. -¡En una semana estarán listos tus dientes!- le había dicho Black Yaxley.
  5. -¿Sabes bailar? ¡mira, es fácil!... uno, dos... uno, dos... ¿ves?... ¡ven Aaron, no seas aburrido! Su voz, la cabellera al compás de la melodía, una media vuelta y el vuelo de su vestido girando armónicamente junto a su figura bajo la tenue luz de un salón, escondido quizás, en qué rincón de mi memoria. Vagos recuerdos de una juventud donde no habían aspiraciones políticas, no había una diferencia de sangres pues ella era tan bruja como yo un mago, ¡sin máscaras! sin conflictos, solo ella, danzando tan delicada y ligera como un diente de león entre las brisas de la primavera. Memorias que como bien decían, clarificaban imágenes ante la música que se oía por el entorno... ¡qué magia aquella! qué hechizos perdidos en el tiempo en una simple melodía. La voz de Ada me devolvió a mi sitio, al presente, a la beneficencia que habían organizado los Moody. Parecía divertirse, por lo que sonreí vagamente y levanté la copa en correspondencia. -El vino va bien, aunque no tanto como los de guarda que hay bajo el castillo- comenté mientras observaba el tinte rojo a contraluz; di un genuino giro al líquido escarlata y bebí un sorbo más para degustarlo- ¡mmm! una excelente cosecha, sin duda alguna... ¿Qué tal el baile con ese señor?...-volví a preguntar mientras perdía la fría mirada gris en la máscara de Goldor, uno de los mortífagos que había atacado Kings Cross. Por suerte nadie lo había visto, pero porqué asistía a una fiesta con aquella apariencia ¡una de la casta!- ...insensato... inmaduro ...- sorteé en un murmullo que apagó la sonrisa que había regalado a mi nieta. Y sin siquiera tener que disculparme, solté las palabras mera inercia de un conflicto sentimental- no lo digo por el señor Moody eh, ¿cuál es que era su nombre, Richard?...- inferí luego del comentario que sorpresivamente realizaba una bruja que se unió a nuestro brindis. Viéndole mejor, a quien portaba la máscara de Mael mientras Ada intercambiaba palabras con la recién llegada, me fijé que la figura era de una chica ¡una bruja! ¿qué demonios?. Tomé la mano de Ada, dejé mi copa levitando e hice lo mismo con la suya- me acercaría a esa bruja discretamente- di un paso hacia la pista de baile y le invité al siguiente vals que entonaba un violinista. -Con su permiso señorita...- sostuve en un vacío para esperar que, quien parecía ser amiga de Ada, me dijese su nombre, para luego tender la mano hacia mi nieta- ven cariño, tu abuelo aún recuerda algunos pasos de baile...- elevé un tanto su mano junto a la mía y apoyando la otra por su espalda, en la lumbar, nos adentramos entre las parejas- uno, dos... uno, dos...- expresé junto a ella al tiempo que nos deleitábamos el compás de un lado a otro, entre sutiles y genuinos movimientos que nos hacían ver como una excepcional pareja de gran trayectoria artística. A veces nos alejábamos intercambiando el juego de manos para darle una media vuelta y volver a bailar de un lado a otro- ¿ves? ... observa esto... Bastó un giro en pareja para extender mi brazo sin soltar la mano de Ada, girando el rostro hacia la joven que tan discretamente se había unido a nuestro brindis. Espigado frente a ella no le di tiempo de pensar, entonces tomé su mano y la traje a bailar junto a nosotros entre el tumulto de brujas y magos que ya hacían del lugar una enmascarada como correspondía, con bailes de vals al compás de la música en vivo. Sin embargo y de manera solapada, observaba seriamente a la bruja que traía la máscara del mortífago, alternando la tierna mirada de un abuelo a su nieta. -¿Podemos bailar de a tres, verdad?... @Ada Camille Dumbledore @Hannity Ollivander Evans @Dana Gryffindor
  6. Si bien no había sido invitado expresamente, había oído hablar de la fiesta por la parlanchina de mi prima, Maida Yaxley. Se probaba vestidos y máscaras todas la mañanas o al menos las que estuve en casa de mi padrino, lugar donde ella vivía junto a Gatiux, el desaparecido Near, la fantasmagórica Tini, entre otros como el mismísimo y viejo Orión; ¡era evidente que estaba feliz de asistir! y oír el canturreo por los pasillos, como si imaginase un vals soñado, me causaba cierta gracia. En más de alguna oportunidad me regaló un empujoncito bailarín cuando nos encontrábamos dentro de la manor. Los días pasaron y un par de fechas antes de la famosa beneficencia, fue mi nieta quien me pidió asistir como acompañante a tan afamada enmascarada. Ada y yo teníamos esa relación consentida que hay con tus abuelos, aunque yo no conocí al mío más que por las hazañas en una que otra cantina. De hecho, ni recordaba el rostro vívido de Fernando Black- con suerte el de mi madre- sino tan solo su cuadro dentro del castillo, que en la mayoría de las veces, estaba vacío. Generaciones que se fueron olvidando con el tiempo. ¿Qué habría de malo en participar de un lugar donde comes, bebes y bailas prácticamente gratis?, ¿Qué habría de malo en asistir a una mansión presuntamente fenixiana?, al menos por el legado que precedía a su apellido y aunque sin ser prejuicioso, luego de la muerte de Elvis, los Gryffindor habían presentado lealtades a las prédicas mortífagas que se enseñaban hoy en día: Pureza y libertad. ¿Qué habría de malo?... -¿Cómo me veo?- le había preguntado a mi hermosa y joven acompañante. Ya de una adultez donde los rasgos y las facciones eran más duras, la voz más ronca y el cabello con los primeros tintes grises, me encontraba en la misma sala junto a Ada, observando su reflejo a través del espejo. Llevé ambas manos a unos cordones platinados que caían por sobre mis hombros y afirmé la capa de viaje con un nudo simple y un prendedor muy especial, la cabeza de un ciervo dorado con astas. Bajo aquella tela oscura que me cubría por completo, vestía una chaqueta de cuello prusiano con dos pliegues que caían por los costados, ajustada a un ancho cinturón que extendía otra correa cruzando el pecho donde llevaría envainada la varita. Los pantalones contrastaban opacos ante las brillantes botas que formalizaba. Dicho tal y tras un intercambio de sonrisas bajo una máscara que cubría la mitad superior del rostro, extendí la mano y nos consumismos entre fuego negro para reaparecer cercanos a los terrenos donde se haría aquella reunión. La recepción fue bastante amena y el lugar parecía cumplir con su cometido, sin obviar que la música de fondo armonizaba todo a total perfección; rápidamente alcancé una copa de vino sobre una de las bandejas que sobrevolaban el lugar y tan solo asentí ante quienes saludaba la joven bruja que me había invitado hasta allí. Luego ella se fue a bailar junto al anfitrión y me quedé por allí, admirando rostros enmascarados, vestimentas extravagantes y una decoración de primera.

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.