Jump to content

Animagia


Suluk Akku

Publicaciones recomendadas

-Joven Browsler vaya y descanse entonces- le dijo Suluk despachando así a su pupilo a descansar -necesitará toda su fuerza para la prueba-.

 

Una vez comenzada la prueba no habría marcha atrás, debía seguir y ver si lograba vincularse o prefería no correr riesgo y darse media vuelta y volver a su casa. Decidiera lo que decidiera Suluk estaría a su lado para saber la respuesta.

 

Suluk quedó sola cuando Edmund se marchó, la joven a la que llamó "Kaori" pasó y tomó asiento, la animaga observó el vientre abultado de la joven y se sorprendió que quisiera intentar la habilidad en ese estado, nunca entendería a los magos arriesgando asi el fruto de su vientre solo para controlar su animal interior.

 

-¿Té querida?- le preguntó sacando el agua del fuego para servir el té en dos tazas de boca grande.

 

Suluk bebió un par de sorbos para calentar su cuerpo, el té de hierbas le relajaba siempre que pasaba todo el día enseñando sobre la animagia y esa vez no sería la excepción.

 

-Dime querida, no me has dicho que te trae aquí- le volvió a preguntar bebiendo otro sorbo de su té humeante.

5Id4HH2.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Kaori M.

La puerta de la morada de la Arcana Suluk se abrió tan solo momentos después de que ella tocara. Sin duda era muy diferente a las otras tres Arcanas que ya conocía, una viejecita con el cabello cano y arrugada como una pasa, tenía sin duda la apariencia de una abuelita. Sonrió de forma amable cuando la invitó a entrar y le preguntaba si necesitaba algo o estaba perdida.

El interior de la cabaña era sin duda acogedor, estaba abrigado y el té que estaba haciendo la mujer tenía un aroma exquisito. Para sorpresa de la pelinegra en el interior estaba Edmund, aquel mago alto, rubio y confianzudo que era su compañero en la Orden del Fénix. La saludó con un caballeroso beso en la mano, al parecer había avanzado mucho en la clase y ya iba a dar la prueba ¿En que animal se convertirá? Se preguntó la joven.

—Si, lo siento Arcana Suluk —Se disculpó la pelinegra por haber estado en silenció tanto tiempo.

 

—Me encantaría un poco de té, gracias —aceptó el ofrecimiento, ya con su taza de té en las manos y luego de darle un sorbo y de comprobar que estaba tan rico como su aroma, la Delacour finalmente respondió a la pregunta que la que sería su maestra le había hecho.

 

—He venido a usted para que me ayude a perfeccionar el control que tengo sobre mi animal interior, deseo vincularme a la habilidad de la animagia—dijo. Bebió un poco más de su taza y añadió —¿Qué tan riesgoso es en mi estado? Mi animal es una serpiente, una Mamba Negra— le contó.

 

La verdad es que no tenía ni idea si convertirse en una serpiente afectaría a su bebé, si ese era el caso no lo haría. No pondría en peligro a su hijo, se iría de ahí y volvería cuando ya no estuviera embarazada. Todo dependía de la respuesta que la Arcana le diera.

Editado por Valkyria Karkarov B.L

snUHEyI.gif | mnHB9fN.gif | 6ulee7D.gif

zowQvbo.png

OtrJr1c.gif | E1K6rE7.gif |trFd9O9.gif

1WWGxI5.gif|BeQGYFc.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Suluk miró a la bruja, no necesitaba usar la Legilimancia para saberlo. Desde que había aceptado enseñar sobre la Animagia toda visita que tenia eran de pupilos a la habilidad, ¿ningún ex alumno se acordaba de ella? La respuesta era clara, no.

 

-Bueno querida, no he tenido nunca una alumna embarazada- le explicó sirviéndose más té -pero el bebé está protegido con la magia que tiene al ser un niño mago por lo que creo que no tengas problemas en la transformación- le explicó.

 

-Los niños tienen magia que muchos magos adultos no entienden- siguio relatando -por lo que ellos protegen a su madre que los lleva dentro...el amor o vínculo qye los une solo ellos los entienden- en aquél momento Suluk parecía una abuela enseñando a su hija que una Arcana.

 

Sus mascotas de acercaron a ambas féminas pero más a Kaori, olisquearon el vientre de la bruja y se retiraron a ambos costados de Suluk quién con su vara de Cristal invocó dos cuencos con agua y comida para sus amigos.

 

-Dices que quieres perfeccionar tu animal interior ¿no?- le preguntó dejando a un lado su taza de té -porque no me nuestras lo que puedes hacer para ayudarte mejor- le pidio con su Vara de Cristal en alto creando un portal para la Delacour.

 

-Ve a tu habitad y enseñame como convives con tus pares- le pidió.

 

Mientras tanto Suluk se preparaba para hacer la prueba del joven pupilo que se había marchado a descansar, había demostrado al fin dominar su Leopardo pero ¿seria suficiente para lo que el portal de las cinco puntas le presentará? Solo el lo decidiría y eso a Suluk la tenia expectante.

 

 

 

 

@

5Id4HH2.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 3 semanas más tarde...

Mientras bebía de su té la pelinegra ponía atención a las palabras de la anciana, no se quedó del todo tranquila con la respuesta que le había dado, el que no tuviera experiencia con alumnas que hayan estado en su mismo estado de gestación la hizo dudar en si podía quedarse y seguir con clase. Más cuando le recordó que su bebé, aunque aún no haya nacido, tenía magia dentro de él y el vínculo que había entre madre e hijo era muy fuerte, se relajó.

Acarició la cabeza de los enormes perros que se acercaron por con curiosidad hasta ella y sonrió, eran muy hermosos, como dos peluches peludos. Asintió con la cabeza a la siguiente pregunta que le hizo la mujer, quien luego le pidió que le enseñara lo que podía hacer. Intentó recordar la ultima vez que había usado la habilidad y dando un suspiró se dio cuenta de que había pasado demasiado tiempo ¿Recordaría como hacerlo?

La Arcana no le dio tiempo alguno de exteriorizar esa duda que tenía pues frente a ellas abrió un portal y le pedía que le enseñara como convive con otras serpientes. Sin duda eso había sido su culpa, era ella quien se había presentado con mucha seguridad y ahora no podía echarse para atrás > pensó poniendo sobre la mesa la taza con casi nada de té dentro de ella > pensó y se puso en pie.

Que su cuerpo cambie de forma no era nada nuevo para ella, era metamorfomaga y además su padre le enseño a usar o mejor dicho obligó a aprender a convertirse en un animal que fuera útil para las misiones que tenía que cumplir para el simposio. Dio un suspiró y cerró los ojos. El cuerpo de la joven se transformó rápidamente.

Ahí donde antes estuvo de pie una atractiva bruja de cabello negro, ojos azules y piel blanca, ahora se encontraba una de las serpientes más venenosas del mundo. Una serpiente de aproximadamente cuatro metros de largo, de color gris oscuro, tenía la cabeza estrecha y algo alargada, en sí toda ella era esbelta, lo que la hacía ser muy ágil y rápida. La lengua bífida era tan negra como la noche misma y la sacaba cada cierto tiempo. Kaori ahora era una hermosa y mortífera mamba negra.

Giró su cabeza hacia la arcana y luego al portal y empezó a deslizarse por el suelo para atravesarlo. No tenía idea de donde se encontraba, al menos de momento, pero sintió el cambio de la dura madera del piso de la cabaña de Suluk a la suave capa de pastó en la cual ahora estaba enroscada, sacando la lengua para analizar el ambiente y saber si hay algún posible peligro.

> pensó la pelinegra en la piel de la serpiente. A pesar de estar en su forma animal, su mente y sus emociones seguían siendo las mismas. Sacó una vez más la lengua y esta vez sí captó un aroma así que prefirió subir a lo alto de un árbol en donde esperaba estar a salvo y poder observar mejor el lugar en donde había aparecido.

snUHEyI.gif | mnHB9fN.gif | 6ulee7D.gif

zowQvbo.png

OtrJr1c.gif | E1K6rE7.gif |trFd9O9.gif

1WWGxI5.gif|BeQGYFc.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

  • 1 mes más tarde...

No, no era el pastelito... ¿O quizá sí? Mi mente quedó vagando por alguna extraña nube de magia que se había abierto en mi interior y cuando alguien más entró en la cabaña, me quedé estupefacta, como si todo a mi alrededor se hubiera detenido momentáneamente. Giré para ver por la ventana como una gaviota tocaba con su pico para llamar la atención de Edmund -el chico que había llegado- y la mía, pero aunque me moví y le saludé, parecía que no me veía. ¿O es que yo creía que me movía pero no me estaba moviendo en realidad? Algo raro sucedía a mi alrededor y no podía saber qué era.

 

De pronto, la Arcana de Animagia estaba rodeada de alumnos que se convertían en diferentes animales y luego regresaban a su forma, pero yo no podía hacer lo mismo por más que lo intentara y, cuando quería hablar con ella, cuando ella me invitaba con una sonrisa a hacerlo, era como si mis cuerdas vocales no pudieran emitir sonido. Moví las manos frente a mis ojos, quizá era yo una ilusión y no me había dado cuenta o quizá estaba detenida en el tiempo por alguna suerte de hechizo y no lo había notado. Entonces, me levanté de la silla, abandonando la comodidad del mullido almohadón y la calidez de la taza de té y abrí la puerta de un tirón, sólo para encontrarme... conmigo. O era otra yo o en realidad estaba sufriendo una especie de proyección mágica. Me miré. Seguía aún parada frente a la puerta de la Arcana, como si nunca hubiera ingresado a su cálido interior, pero mis dientes no tiritaban... No... tenía la mirada puesta en algún punto fijo y movía los labios.

 

<<Una visión>> pensé. <<Estoy viendo una visión de mí misma y lo que sucederá cuando cruce la puerta>>. Eso era extremadamente raro a pesar de ser vidente, claro estaba. Normalmente requería concentración para tener una visión, no surgían sin más... o no habían surgido sin más desde que tenía veinte años o así. Pero ahora, precisamente en aquel momento, estaba teniendo una visión.

 

***

 

Regresé en mí y pude notar que volvía a temblar, parada en la puerta del iglú de Suluk, la cual se abrió para mostrarme el fuego de la chimenea, la bandeja de tronco con pasteles de frambuesa y la taza de té humeante, esperándome. Sonreí. Quizá había sido bueno que hubiera tenido aquella visión, porque a pesar de que no había revelado si yo podía convertirme o no, me había demostrado que mis habilidades estaban mejorando poco a poco.

 

Pero Edmund no apareció... ¿Quizá eso sucedería en otro momento? Me quedé allí expectante, seguro la Arcana aparecería en cualquier momento.

https://i.imgur.com/g1G6WRb.gifhttps://i.imgur.com/kYY7Ngy.gif
vDEvRoW.png
https://i.imgur.com/nqOolSA.gif

GxQq8SZ.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

La gaviota ártica sobrevolaba un estero que poco a poco comenzaba a deshielar el frío de la época anterior. No buscaba alimento, sino visualizar el paisaje cambiante.

La naturaleza era bella bajo ese concepto: Estaba en una transformación constante.

Pero Suluk, lamentablemente, debía interrumpir aquella vista, para retomar sus labores como Arcano. Así pues, el ave emprendió el vuelo de regreso a donde su entidad humana solía pasar sus días.

Apenas se encontró sobrevolando el lugar, descendió al jardín de su morada, ingresando sin mucha premura por un acceso desconocido para muchos; los muros se reacomodaron, formando un arco de entrada a la cocina. Escuchó ruido del otro lado, por la puerta y el espacio donde yacía la fogata.

-Adelante, adelante, señorita. - apremió a la joven a aproximarse, avanzando con tranquilidad, con el apoyo de sus pies descalzos sobre el helado suelo-. No vayas a congelarte ahí.

Tomó asiento a un costado de las llamas, reconfortándose por el calor que emitían, a pesar de llevar el abrigo de oso polar sobre las cálidas ropas de piel de venado. Se le daban bien los hechizos del clima, por eso se la estaba pasando de perlas.

-¡Pero hazme compañía aquí! Y, cuéntame, ¿cuál es el propósito de esta visita?

Entre las manos, Suluk Akku tenía un pescado, probablemente un pequeño salmón capturado en el Yukón. Deslizaba sus dedos por la cubierta escamosa, pero de repente comenzó a pelarlo con sus propias manos. Así había aprendido con su tribu en Groenlandia.

Su alimento no era una mera distracción de mas palabras de su pupila, ni mucho menos, simplemente tenía hambre. La memoria le fallaba en ese momento, por lo sus oídos estaban atentos por si resultaba que ya había tenido a la joven en su clase con anterioridad.
5Id4HH2.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Y tenía razón. La voz de Suluk Akku me sacó de mi trance y di un paso al interior del iglú acogedor, cerrándose la puerta a mi espalda de forma silenciosa mediante magia, aparentemente. Tomé asiento junto al fuego y miré a la anciana que se encontraba descalza, comenzando a manipular un pescado que no tenía idea de dónde había sacado.

 

-Lamento haber llegado durante su comida- me disculpé-. Bueno, estoy aquí porque soy una animaga y quiero aprender a controlar mis poderes- respondí con sinceridad-. Ya había venido en dos ocasiones pero en ambas me retiré antes de poder aprender algo... Ya sabe, asuntos familiares- esbocé una sonrisa pidiendo disculpas. Una sonrisa que no llegó a mis ojos.

 

Miré alrededor, cada detalle del hogar de la Arcana. Yo había estado allí, sí, pero me había parecido que la decoración era diferente. Bueno, las personas cambiaban y quizá no sólo en su exterior a una forma animal, pensé, mientras deslizaba mis manos sutilmente a la taza con té humeante sobre la mesa y pedía permiso para beber un poco. El clima no era el mejor y no sólo por el hechizo de clima que reinaba constantemente en los terrenos de Suluk, sino porque estábamos a mediados de enero y allí arriba, en la Academia Mahoutokoro, las nubes bajaban tanto que no sólo ocultaban el lugar, sino que además proveían una nieve particularmente pesada y húmeda.

 

-No quiero importunarla en verdad. Ya le he hecho perder su tiempo en otras ocasiones y espero que esta vez no sea así. Pero si usted cree que no estoy lista para comenzar mi práctica lo entenderé- dije, acariciando la cerámica esmaltada con diseños de montañas que poseía la taza.

 

Tenía miedo, me di cuenta. Miedo de fallar. Miedo de que en realidad no pudiera desarrollar la habilidad. Tan sólo una única vez me había convertido y sólo por el apuro de escapar. Había estudiado la animagia muchas veces pero jamás me había atrevido a volver a convertirme, aunque estaba completamente segura cuál era la forma que adoptaría. Quizá si Suluk me ayudaba a ganar confianza pudiera vincularme por fin con mi animal.

https://i.imgur.com/g1G6WRb.gifhttps://i.imgur.com/kYY7Ngy.gif
vDEvRoW.png
https://i.imgur.com/nqOolSA.gif

GxQq8SZ.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Flash Back

—Matsudaira. Tu padre ha venido por ti. En 5 minutos debes estar en el salón—Dijo uno de los profesores, tenía muy mala cara como si el pasar el recado fuera una especie de ofensa para él.

Kaori tenía 16 años y odiaba cuando su padre se tomaba el trabajo de ir a buscarla personalmente, aquello solo podía significar dos cosas, que había una misión para el Simposio en donde pondrían a prueba sus habilidades o que había encontrado alguna nueva forma de torturarla. Sin mucho ánimo alistó sus cosas para marcharse, no era mucho pues a decir verdad tenía muy pocas cosas para alguien de su edad.

—Padre. —Saludó haciendo una reverencia. A pesar de que lucía tranquila y bastante normal, por dentro estaba nerviosa, no le gustaba no saber a donde irían o que era lo que le pediría hacer, se podía decir que incluso tenía un poco de miedo.

El viaje fue largo y muy cansado, para esas alturas ya no sabía con exactitud en donde estaba, pero poco importaba. Ya su padre le había contado que era lo que harían, no le pareció complicado hasta la parte en la que le preguntó si ya podía controlar la animagia. Tan solo lo había logrado una vez, no estaba segura de conseguirlo en frente de él o en medio de una misión.

—Ahí están las indicaciones ... ¿estas lista verdad? —preguntó. Por un momento Kaori creyó escuchar preocupación en la voz de su preocupación, pero enseguida desecho esa idea. Él nunca la había visto como una hija, tan solo como un negocio.

Fin Flash Back

Se resbalo de la rama en donde estaba tomando el sol y aquello la trajo nuevamente al presente. Quedó colgando en una forma algo extraña, miró hacia abajo y sintió un poco de vértigo, se enroscó rápidamente. No sabía cuánto tiempo debía quedarse en el santuario, pero ya había pasado demasiado tiempo, sacó su lengua bípeda mientras descendía.

Le había costado un poco de trabajo buscar una madriguera y a pesar de que había casado un par de animales pequeños, no se alimentaba en días. Compartía el espacio con muchas mambas negras a las que no les importaba enfrascarse en una pelea con tal de conseguir comida. Ella llevaba dentro una preciada carga y por esa razón prefería mantenerse al margen.

Ya en el suelo disfruto la sensación de la hierba sobre su estómago al deslizarse. ¿Acaso se estaba acostumbrando demasiado a su forma animal? Se preguntó entonces y sintió miedo. Conocía historias de personas que no regresaban y si sentirse así era el primer paso. Sin fijarse si había alguna serpiente lo suficientemente cerca como para atacarla, la pelinegra volvió a adoptar su forma humana y debía de admitir que le sorprendió lo incomoda que se sentía al estar de pie. Sin perder tiempo abrió un portal que la llevaría hacia la cabaña de la arcana.

—Lo siento arcana...no sabía cuánto tiempo debía estar ahí y... —se calló al notar que la anciana no estaba sola —Perdón, no pretendía aparecer así. Un gusto mi nombre es Kaori —se presentó a la bruja que estaba conversando con Suluk.

snUHEyI.gif | mnHB9fN.gif | 6ulee7D.gif

zowQvbo.png

OtrJr1c.gif | E1K6rE7.gif |trFd9O9.gif

1WWGxI5.gif|BeQGYFc.gif

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Estaba a punto de responderle a la Macnair, cuando un portal se materializó en la estancia que compartían Arcana y pupila. De éste, salió su otra estudiante, Kaori, a quién había enviado a familiarizarse con sus semejantes, y de quien casi se olvida por descuido. Dejó de pelar el salmón, dirigiendo su mirada hacia la oriental, con una risita característica de una anciana que ha pasado un buen rato con sus nietos.

 

Mi querida Kaori, ¿qué tal la selva subsahariana? Apuesto a que el clima es perfecto para un reptil como aquel en el que te transformas.

 

Dejó el pescado sobre una bandejita cercana a la hoguera. Sacó de entre sus pieles la elástica varita de sauce enano, la cual empleó para convocar un servicio de té y galletas hacia la recién llegada, pues Cissy ya se había servido, haciendo hincapié en que debía seguir con sus hábitos de cuidado durante el embarazo. Así pues, retomó su atención con la muchacha Macnair.

 

No tienes que disculparte, jovencita. Y, francamente, nunca te disculpes por buscar conocimiento. negó con la cabeza, como un pequeño aferrándose a un berrinche sin sentido. Dices que ya estuviste aquí antes, lo cual significa que no partimos de cero, ¿verdad? En ese caso, hay que ubicar desde dónde partimos. Previo a las ocasiones en que te presentaste aquí, ¿cómo fue que tuviste la certeza de poder emplear la animagia?

 

Podía escrutar con la mirada a su alumna y obtener la respuesta a través de Legilimancia, pero no era fanática de invadir la privacidad de sus alumnos. Podía notar en sus ojos, que estaba un tanto insegura. Y podía entenderla; cuando ella hizo sus pruebas para convertirse en la Arcana de animagia, tampoco estaba muy segura de sobrevivir, y peor aún, de vivir, pues eso implicaba el fallar dicho reto.

 

Así que, cuéntanos, Kaori, ya que esto podría servir de conocimiento a futuros alumnos, ¿experimentaste alguna dificultad al momento de transformarte, considerando tu embarazo?

 

Suluk tenía ante ella, a dos practicantes que ya habían tenido contacto de alguna manera con la habilidad, por lo que quizá no le sería tan difícil llevar a buen puerto su aprendizaje de dicha magia. Con una floritura de su varita, hizo que la antena que controlaba el clima dentro de su morada, deshiciera el frío invernal y diera paso a un templado más propio de los bosques en la Costa Este de Estados Unidos.

 

5Id4HH2.png

Enlace al comentario
Compartir en otros sitios web

Unirse a la conversación

Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

Guest
Responder a esta discusión...

×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

  Sólo se permiten 75 emoji.

×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

Cargando...

Sobre nosotros:

Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

¡Vive la Magia!

×
×
  • Crear nuevo...

Información importante

We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.