Jump to content

Baile de Celebración del Aniversario CCXXXIII de la Revolución Francesa


 Compartir

Publicaciones recomendadas

2c47e7a58d14d7c27cd2f10ffa94aa48.jpg

 

La gran fecha de la celebración del día de Francia por fin llegaba y en los planes estaba una gran celebración que el Ministerio de asuntos mágicos de Francia realizaría en la sede de la embajada en Londres. Se realizaría un baile para la conmemoración en el edificio, que fue encabezaría la Ministra y la embajadora de Francia en Gran Bretaña. 
La fecha era sumamente importante para lo franceses y procurábamos que siempre se hiciera por lo alto el evento que conmemorará la fecha en que se había gestado la liberación de la tiranía del reino de las dinastía de los Borbón para el pueblo galo. Las ideas de la ilustración habían traído consigo todo un cambio de pensamiento que había causado que el pueblo se levantará en contra de sus gobernantes. Celebrábamos el inicio y base de los derechos humanos entre los ciudadanos, el nacimiento del espíritu del pueblo francés. Las personas demeritaban muchas veces el significado de esta celebración, pero su fundamento había dado a la humanidad la base de toda la libertad de expresión de todos, la puerta a la individualidad de las personas y la libre elección de su propio camino, sin distinción de origen. La primera vez que se realizó esta celebración, había sido en el año 1790, un año después dela toma de la Bastilla y fue llamada Feté de la Féderation o fiesta de la Federación y había sido realizada a campo abierto en los champ-de-Mars, como símbolo del inicio de la revolución, desde aquel entonces había nacido la tradición al celebrar este día. 

 

ca6aef7e169071ff9a0c98a17f512045.jpg


La sede del ministerio de asuntos mágicos de Francia en Londres estaba totalmente listo para recibir los invitados, el salón principal estaba adornado como si fuese el cielo nocturno, evocando la primera celebración del este día que fue bajo el cielo en París. Los balcones y la pista de baile estaban iluminados por luces brillantes y todas las mesas en donde los invitados disfrutarían de la cena y los canapés que había sido cuidadosamente elegido para esa noche. 

 

2456bf824eca0ed431c5c3e5eb15904c.jpg


Era momento de que empezara la celebración, todo estaba preparado para los invitados pudieran celebrar en una magnifica noche donde celebrarían bajo las luces de un hermoso cielo estrellado

Editado por Ada Camille Dumbledore

firma-ada.png

Ministre de la Magie Français // 🌙 gfPUyue.gif


Regalos

  • 36
  • 20
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Se quedó contemplando por unos momentos la invitación que había recibido, la misma refería a la celebración que se realizaría por conmemoración de la Revolución Francesa, y tendría lugar en la embajada francesa en Londres. No entendía muy bien en carácter de qué estaba siendo invitada, pues no ostentaba ningún puesto prestigioso dentro del mundo político londinense. Supuso que era por el quidditch, aunque su desempeño no era tan digno últimamente.

    Imaginó enseguida quién estaba detrás de todo aquel: Ada. Si bien la ministra tenía últimamente ciertas actitudes poco gratas hacia su persona, era más que destacable su buen gusto y el afán por generar las mejores fiestas. Ella había estado encargada, en gran parte, de su propia boda, así como de la gran mayoría de las más recientes uniones mágicas. De no haber sido por ella, tal vez la propia nunca hubiese tenido sitio… aunque, a fin de cuentas, eso hubiese sido bastante bueno. Al menos un recuerdo menos que intentar apagar en su mente.

    Suspiró. No supo bien por qué, pero había decidido asistir apenas leer la tarjeta. Claro, iría sola, decidida en la aventura de buscar buena compañía o, al menos, pasar un buen rato.

    Escogió un vestido corto, ceñido a su figura de tal modo que resaltaba sus mejores virtudes y no dejaba traslucir sus múltiples defectos. Recorrió con la mirada la verde tela, al tono de sus intensos ojos, y acarició suavemente la pedrería que lo decoraba. Le agradaba cómo se veía. Trenzó su cabello para lograr un aspecto prolijo y delicado. Sandalias con bajo tacón acompañaron el atuendo, discretas como para evitar generar un tremendo incidente ante una mala pisada.

    Sin más, dejó atrás su recámara en la mansión Gryffindor para dirigirse al lugar de reunión. No descartaba, en su expedición, encontrar algo que pudiese sumar en el recorrido que emprendía junto con Mael, aunque requería saber más al respecto para saber ajustar la mirada en la búsqueda.

    Una vez en la embajada, se adentró hacia el hermoso salón, maravillada por el estrellado cielo que habían generado para el evento, debió cubrirse la boca para evitar el gesto de asombro. Sus ojos se empañaron levemente, era realmente una hermosa vista. 


    w4W6RRn.png
    4dV4RuU.gif       gfPUyue.gif


    Regalos

  • 34
  • 24
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Darla-PB-banner.pngDarla tenía una pequeña negación a regresar aún a Inglaterra pero la invitación de su cuñada había llegado a su retiro y con sinceridad le rompía el corazón decir que no. Se paró frente al espejo y ensayó su mejor sonrisa. Sentía una pena en el corazón que no sabía disimular salvo con metamorfomagia y oclumancia. Se mordió el labio al recordar esta última capacidad enseñada en el pasado, había aprendido a poner su mente tan en blanco y modificar tan bien sus recuerdos para protegerlos en su palacio de la memoria.

    La vampiresa pintó sus labios, recogió sus cabellos en un peinado delicado, se colocó un par de aros que hacían juego con el vestido  azul, con detalles de Broderie en su escote y lo que serían sus mangas y dejó a la vista el tatuaje que en el pasado había revelado solo a su prometido. Una vez que estuvo lista calzo unas sandalias a tono y echó sobre sus hombros la capa de terciopelo negro. Tenía oculta entre sus ropas la varita, su monedero de piel de moke con varios medallones, los anillos mágicos engarzados entre sí lucían junto al de compromiso y al de lapislázuli y plata, había pasado dos veces una joya de amatista delicadamente multicolor y la colgó de su vestido como un detalle más de adorno. Estaba lista para irse a la fiesta francesa.

    Salió del hogar de los Frost y una vez en las calles irlandesas se despareció rumbo a la embajada francesa en Londres. Cuando apareció frente a la fachada tuvo un pequeño vuelco en su corazón. Recordó las veces que habían hablado de ir y la vez que había asistido por última vez, cuando la llegada de los italianos. Su mirada castaña paseó por el lugar, mientras recuperaba la compostura y su respiración se calmaba. Si @ Adrian Wild  se enteraba que de nuevo andaba suelta en Londres seguro pondría el grito en el cielo. Pero bueno, había personas más importantes que ella misma. 

    Caminó despacio, mientras recitaba dos mantras en su mente: memento mori y carpe diem. Era gracioso como eso le venía últimamente a la mente, él pensaba así, ella no, el calor del brazalete pirokinético se hizo sentir en su brazo y Darla notó como aparecía y desaparecía jugueteando en su brazo. 

     

    Editado por Tessa Brower
    jum

    Regalos

  • 32
  • 32
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Con Matt:

    Mientras me arreglaba el recogido con las manos, comprobando que las horquillas estuvieran en su sitio, asomé la cabeza por el hueco de mi habitación y grité a mi hijo, a quien oía refunfuñar porque tenía que acompañarme a la celebración de los franceses en la embajada.

    -- ¡¡¡Sí, HAS DE ACOMPAÑARME!!!

    Le volví a sentir murmurando ciertas palabras que no son aptas para todo el público y volví a asomar la cabeza, apoyándome en el quicio mientras me ponía bien la hebilla del zapato plateado que llevaría a la fiesta.

    -- ¡NO! ¡TU PADRE NO PUEDE VENIR ESTA VEZ! EL AÑO PASADO CASI SE LÍA CON MARIA ANTONIETA Y ESTE AÑO  ESTÁ CASTIGADO.

    Matt (¿o fue tal vez su padre? Su voz es tan parecido cuando refunfuñan) volvió a protestar. Yo sé que no le gustan los actos sociales, pero que se aguante. Yo una fiesta en la embajada londinense de Francia no me la pierdo por nada del mundo. Lo siento, eso le pasa por ser el hijo mayor de la casa.

    -- ¡NO DIGAS ESAS COSAS EN VOZ ALTA, QUE TE PUEDE OÍR LA NIÑA!

    Y no sé si la oyó o no, pero Elentari se puso a llorar a gritos en su cunita. Tomé el bolso a juego con mi vestido de gala y taconeé de prisa hacia la habitación de Matt que, por cierto, está en la planta de abajo. No veas como tenía que hablar para que yo le oyera desde el mío.

    -- ¿Ves? ¡No grites! ¡Has despertado a la niña! Menos mal que la abué está aquí, mi cielo.

    Entré sin llamar. ¿Para qué? Menos mal que ya estaba vestido, aunque yo pasé directamente hacia la cuna, adelantando a la elfina que corría con un biberoncito. Se puso delante y no me dejó agarrar a ni nietecilla, diciendo que iba muy hermosa y que podía vomitarme.

    -- ¡Bah! No hay problemas con llevar ese medallón de mi niñita -- protesté. Aunque me alejé porque sí, era mejor no ensuciarme, ahora que ya estaba lista. Me giré 180 grados y me encaré con mi hijo. -- ¿Camisa desabotonada? Ni loco, muchachito. Ay, ¿por qué no serás como tu hija que se deja vestir sin protestar?

    @ Matt Blackner , que no había dejado de protestar en ningún momento, aumentó el tono en cuanto le puse la pajarita negra y le abotoné hasta arriba, hasta el último botoncito, aunque le apretara el cuello. Puse un dedo entre la carne y la camisa.

    -- ¡No protestes, aún te queda hueco para respirar! Estás precioso, mi niño, vas a ser el soltero de oro de la fiesta. ¿Nos vamos ya? El carruaje está abajo esperándonos. No sé como lo haces para salir siempre el último, hijo.

    Vale, sí, algo de caradura soy yo, pero que se aguante, que soy su madre.

    • Love 1
    • jajaja 2
    • Hogwarts 1

     

    kNTUx8c.gifsf6Sw.gif

    ylQW6BL.jpg

    uzYptQk.jpg

    XXBPo79.gifKRLtVZp.gif

    tOWLU4S.gif     KhGckEc.gif.6e9b2b71e2797bafac6806b66df1d1b0.gif     Icr0JPz.gif


    Regalos

  • 118
  • 39
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Un año había pasado tan rápido que el rubio no podía creer que tan solo hace doce meses había entrado a aquel salón para conocer a Ada Camile, su cuñada, y a muchos más miembros de la comunidad mágica. Tantas cosas habían pasado desde ese momento, se había unido a la orden del fénix y luego se había convertido en lugarteniente de la misma, se casó y su vivienda explotó. Había tantas aventuras vividas y muchas más por vivir que no podía estar más agradecido por haber llegado a aquella época un año atrás. Ahora era momento de rendir ese agradecimiento a su cuñada quien era la ministra de magia francesa y como cada año, organizaba una gala en conmemoración de la revolución francesa.

    Sin embargo, Ludwig no estaba de humor para fiestas o celebraciones, francamente se había casado por amor pero en la boda su pareja se había retirado y no había regresado. Aunado a eso Cillian no se había presentado para apoyarlo en la reconstrucción de la mansión Malfoy o en el ataque al ministerio de magia. Eran tantas cosas y el rubio se sentía cada vez más perplejo por la desaparición de su esposo quien era a su vez el líder de la orden del fénix.

    Fue así que llegó a la gala, con pocos ánimos y un poco de esperanza por encontrarse con su marido. Mica había intentado de animarlo invitándolo a acudir y sin más se preparó con un traje algo sencillo pero que funcionaba para la ocasión. Totalmente negro pues su personalidad últimamente se había opacado por tantas experiencias negativas. Se apareció justo en la entrada del jardín y supo que su llegada seria una mala idea pues recordó los árboles en los que había pasado un momento de intimidad con su pareja. ¿Se había ido con aquella mujer? ¿Qué sería de Ludwig sin Cillian?

    Suspiró y dio media vuelta para retirarse pero era muy tarde ya, Mica ya lo había observado o eso creía el Malfoy, si se iba sin decir nada posiblemente lo tomaría a mal y no le quedó más que encoger los hombros y acercarse a ella quien ya estaba en el salón – hola, te vez hermosa – dijo besando su muñeca – perdona que haya llegado tan tarde, es que no puedo dejar de pensar en la desaparición de Cillian, ni siquiera consumamos la noche de boda, espero que Ada sepa algo de el – dijo suspirando y tomando un trago de tequila de golpe.

    Más adelante estaba Darla a quien tenía tiempo sin ver, la última vez había sido en la mansión Malfoy (aunque no era ella xD). le sonrió y levantó su segunda copa para brindar, parecía que iría con Adrian de pareja, el podría ser de ayuda para encontrar a Cillian.
     

    @ Mica Gryffindor  @ Tessa Brower  @ Adrian Wild  @ Ada Camille Dumbledore

     

     

     

    • Love 1
    • jajaja 1
    • Me enluna 1

    4yjFGAe.png

    bfqucW5.gif


    Regalos

  • 36
  • 25
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Daba por descartada aquella invitación que había enviado a Ludwig. Llevaba tiempo sin ver a su amigo ¿tras la boda? No, más bien tras el atentado a la mansión Malfoy, apenas minutos después de la celebración. Quería mucho al joven y le dolía la distancia que su cambio de bando había significado. Era su elección sí, pero había esperado, al menos al inicio, ser seguida por todos aquellos que le habían jurado lealtad al proclamarla líder. No había sido así, de hecho uno de ellos se había adueñado del puesto. Cillian. No creía que él lo hubiese hecho con intención de suplantarla, comprendía que sus ideales eran diferentes en ese momento ¿pero por qué no la habían seguido? 

    Se sorprendió al divisar a Ludwig en la entrada. Lo notó un tanto raro respecto a la habitual alegría que proporcionaba su presencia. Él notó que lo había visto, tal vez solo por eso pareció animarse a ingresar al lugar. Ella también acortó la distancia, dando rápidos pasos hacia el rubio. 

    Sonrió sintiendo un cosquilleo leve donde los labios del joven se apoyaron, tras saludarla y dejar entrever un cumplido respecto a su apariencia. Negó lentamente con la cabeza, no necesitaba adularla, tenían otro tipo de confianza. 

    No pudo evitar la confusión al saber respecto a la desaparición de Cillian. Instintivamente se acercó hasta abrazar a su amigo, dando un beso en su mejilla y quedándose un momento en sus brazos. En ese momento lo comprendía por completo, pues había pasado una situación muy similar tras su boda. Illidan la había dejado atrás, como si tras cumplir ese objetivo ya no tuviese importancia alguna en su vida. No creía ya en el amor, no podía evitarlo.

    -Te ves muy guapo -murmuró acercándose un poco a su oído -Lo que sea que esté pasando con Cillian, lo averiguaremos pero no dejes que tu desconcierto arruine esta noche. Vamos por una copa, yo estaré contigo -entrelazó sus dedos con los de él, en busca de reconfortarlo. Sabía que con unas copas encima su papel de amiga podría quedar relegado, pero no estaba dispuesta a alejarse de él.

    @ Ludwig Malfoy Haughton


    w4W6RRn.png
    4dV4RuU.gif       gfPUyue.gif


    Regalos

  • 34
  • 24
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Darla-PB-banner.pngLa vampiresa ingresó al salón, notando la bella decoración que como siempre su cuñada había elegido para el lugar, porque no dudaba que se había ocupado ella misma de elegir cada detalle, cada bocado, cada adorno y seguramente cada tema musical que sería tocado esa noche. Admiraba en realidad su gran espíritu y su gracia para organizar todos aquellos eventos.

    A su mente vino en ese momento un recuerdo, no tanto suyo como de su alter ego, Scarlet, quien discutía y hacía callar a Ernest y cosas horribles que decía en la boda de Ludwig. Lo que la llevó a hilvanar otro recuerdo de la despedida de soltero del mago, éste sí de ella misma, dándole la bienvenida a su local, carraspeó nerviosa y aceptó la copa de mojito que llevaba en ese momento uno de los elfos que servía de mozo en la fiesta de la embajada.

    —Merci —agradeció y tomó un trago, volviéndose a observar, si sintió que los calores hubieran subido a sus mejillas ahora recorrían todo su cuerpo al descubrir la figura del rubio que daba ingresos a la fiesta.

    Dudó, esperaba no tener que aclarar nada, en sus recuerdos había imágenes de un encuentro posterior, no tan íntimo, pero no sabía bien qué hacía en la Malfoy además del cumpleaños de Noe. Agradeció que en ese momento Mica se hubiera lanzado a saludarle, eso lograba que ella se escabullera en su tristeza, aunque él la noto y la pelirroja le dedicó una sonrisa y respondió a su cuasi saludo desde lejos, como él había hecho.

    Se sorprendió un poco de ver a la pareja tan apegada, pero recordó en ese momento que ella no sabía los pormenores de la vida mágica en Londres. Se encogió de hombros y se alejó hacia donde podía distinguirse un cuadro representando la bastilla y el París de la revolución, quería sentirse en paz consigo misma y no era algo que estuviera alcanzando tras cinco meses de intentarlo. Y sabía muy bien que no debería culpar a nadie por aquello, pero lo hacía y no quería arruinar la fiesta de su cuñada, así que mejor intentar recuperar la calma antes de cruzarse con nadie en esa noche tan bella y especial.


    Regalos

  • 32
  • 32
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Había muchas cosas en común que Mica y Ludwig compartían y parecía que el abandono de sus respectivas parejas justo después de sus bodas era una de ellas. Si había alguien que pudiera entenderlo en el momento que estaba pasando posiblemente era ella ya que había vivido un duelo de pérdida tan similar que parecía una maldición que le ocurría a los líderes de la orden del fénix, se casaban y sus matrimonios fracasaban. Tenía que sacar esos pensamientos negativos o arruinaría la noche a más de uno, después de todo y de tantos meses, Ludwig se merecía un momento de alegría y felicidad así que decidió aprovechar el momento para tomar un poco más.

    Sintió el beso en su mejilla y rápidamente se sonrojó, no era algo común en el rubio pero el casi contacto de sus labios con los de ella le causó una impresión de que algo estaba diferente. Sonrió un poco nervioso y por un instante se olvidó de su marido abandonador – gracias y aunque lo niegues tu también estas muy guapa – aceptó caminar con ella de la mano y llegaron hasta una barra donde pidió un trago más, era el tercero que bebía en la noche y no llevaba ni diez minutos de haber llegado. Algo le decía que esa noche terminaría ebrio.

    Darla a lo lejos le respondía el saludo y brindaba con el, se veía un poco abrumada o pensativa, más adelante también se acercaría para sacar un poco de conversación sin embargo en aquel momento necesitaba aclarar unas cosas con Mica que aún no habían podido comentar. Con todo lo que había pasado no sabía como decirlo y la manera en que ella movía sus dedos entre los del rubio francamente le quitaba la concentración, tomó su trago una vez más y dijo.

    -Es extraño que hace un año llegué a éste lugar y estaba solo pero ahora que no estoy solo me siento así, ya no quiero estar así Mica – la miró directamente a los ojos – aunque Cillian regresara no creo que pueda perdonarlo y no quiero seguir pensando en el al menos no éste noche, hoy quiero olvidar así que ¿brindamos? – agarró su copa y la volvió a levantar mientras de fondo sonaba una canción de saxofón amenizando la velada.

     

     

    @ Mica Gryffindor  @ Tessa Brower

    • Love 1
    • Me enluna 1
    • Hogwarts 1

    4yjFGAe.png

    bfqucW5.gif


    Regalos

  • 36
  • 25
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Captó el saludo del rubio y su leve brindis. Solo entonces notó la presencia de Darla allí, llevaba algún tiempo sin ver a la pelirroja, desde que ésta se marchó de la Marca Tenebrosa. ¿Siempre sentiría al verla aquel sabor amargo de las cosas por aclarar? Supuso que sí, pero no era el momento de pensar en ello.

    Caminó con Ludwig hacia la barra, era extraño lo bien que se sentía estar a su lado, incluso sus dedos entrelazados se sentían muy bien, cómodos. 

     Sonrió ante las palabras del muchacho, le agradaba que intentase ser más optimista. Centró sus verdes ojos en los de él, dejándose por un momento llevar por los recuerdos. Era verdad, hace un año las cosas eran tan diferentes que la vida parecía otra. Apretó un poco su mano ante el sentimiento de soledad que él estaba poniendo en palabras, era más que conocedora del tema. 

    -No permitiré que nunca estés solo mientras me permitas estar a tu lado -aseguró, mientras alzaba su copa y la acercaba hacia la de él -Brindemos... por nosotros, nos lo merecemos -sin decir más, chocó suavemente el cristal de su copa con la del Malfoy -¿Tu por qué quieres brindar? -agregó tras dar un leve sorbo de la dulce bebida. 

    De fondo, la música parecía querer preparar el ambiente para una celebración en que todos se sintiesen cómodos. Ella no estaba preparada para presenciar un acto protocolar, pero lo haría si el joven así lo quería. Su objetivo, esa noche, pasó a ser el hacerlo sentir cómodo y querido, liberarlo de las preocupaciones que, de seguro, invadían su mente... así como ella también necesitaba sentirse. Libre. 

    @ Ludwig Malfoy Haughton


    w4W6RRn.png
    4dV4RuU.gif       gfPUyue.gif


    Regalos

  • 34
  • 24
  • 2
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    La pregunta de la Gryffindor dejó al rubio un poco pensativo. ¿Cuál era el motivo de aquel brindis? No estaba seguro de por qué quería brindar pero si estaba seguro de que querían disfrutar el momento que tenía con su amiga. No había tenido un momento de relajación en mucho tiempo y aquel podría ser el perfecto pretexto para dejar de un lado todas sus responsabilidades y centrarse en la compañía que su amiga le ofrecía. El reflejo de su copa le permitió ver el destello de los ojos verdes de Mica y por un momento sintió que estaban totalmente solos.

    -Quiero que brindemos por nosotros – dijo sonriendo y estrechando finalmente su vaso contra el de su ex colega – hace mucho que no podemos relajarnos así que podría ser un buen momento para limar las asperezas y volver a comenzar – si bien habían terminado bien las cosas desde que ella se había salido de la orden, Ludwig sabía que de alguna manera su amiga aún le guardaba el resentimiento de no haberla seguido. Posiblemente las cosas hubieran sido diferentes pero no podía negar que tenía un compromiso con sus hijas y no podía dejarlas atrás, sin contar claro a su marido desaparecido.

    La música cambió de un tono suave a una melodía más entretenida que impulsaba a los invitados a comenzar a bailar, a lo lejos un maestro de ceremonias invitaba a las parejas a abrir la pista de baile mientras los demás invitados llegaban. Ludwig sonrió y le dijo - ¿bailamos? – la tomó de la mano y juntos se colocaron en el medio del salón y al calor de la noche tomó su cintura y comenzaron a bailar algo que parecía ser un tango moderno. El rubio había aprendido muchos pasos de baile precisamente para la boda y deseaba sorprender a su amiga y a todos los espectadores en aquella noche.

     

    @ Mica Gryffindor

     

     

    4yjFGAe.png

    bfqucW5.gif


    Regalos

  • 25
  • 36
  • Enlace al comentario
    Compartir en otros sitios web

    Unirse a la conversación

    Puedes publicar ahora y registrarte más tarde. Si tienes una cuenta, conecta ahora para publicar con tu cuenta.

    Guest
    Responder a esta discusión...

    ×   Pegar como texto enriquecido.   Pegar como texto sin formato

      Sólo se permiten 75 emoji.

    ×   Tu enlace se ha incrustado automáticamente..   Mostrar como un enlace en su lugar

    ×   Se ha restaurado el contenido anterior.   Limpiar editor

    ×   No se pueden pegar imágenes directamente. Carga o inserta imágenes desde la URL.

    Cargando...
     Compartir

    Sobre nosotros:

    Harrylatino.org es una comunidad de fans del mundo mágico creado por JK Rowling, amantes de la fantasía y del rol. Nuestros inicios se remontan al año 2001 y nuestros más de 40.000 usuarios pertenecen a todos los países de habla hispana.

    Nos gustan los mundos de fantasía y somos apasionados del rol, por lo que, si alguna vez quisiste vivir y sentirte como un mago, éste es tu lugar.

    ¡Vive la Magia!

    ×
    ×
    • Crear nuevo...

    Información importante

    We have placed cookies on your device to help make this website better. You can adjust your cookie settings, otherwise we'll assume you're okay to continue. Al continuar navegando aceptas nuestros Términos de uso, Normas y Política de privacidad.